BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 13 de marzo de 2012

6283.- FEDERICO IRIZARRY NATAL

Foto: Sonia Gaia





FEDERICO IRIZARRY NATAL
[Nació en Septiembre de 1972 en Ponce, Puerto Rico] Estudió su maestría en la Pontificia Universidad Católica de Ponce. Actualmente estudia su doctorado en literatura en la
Universidad de Chile. Ha publicado sus escritos en el periódico Notí-Sur, Antología del círculo literario Rene Marqués y El sótano 00931. Ha ganado el primer premio de poesía novel del Ateneo de Ponce y el primer premio de poesía del periódico La nao. Es uno de los organizadores de los encuentros de (De)Generaciones y parte de la Junta Editora de la revista El sótano 00931. Su primer libro Kítsch fue publicado por Isla Negra Editores.







Zoom


Poetísimos:
yo, federico;
poeta menor;
ignorante de mi genoma;
lavavajilla de dioses.
Nacido, no apaleado
bajo el signo de ningún eclipse;
rojo como el bronquio de un pescado.
Rr con rr;
adúltero fallido;
adulto follando;
fallecido y adusto:
hiena en mí mismo
y oficiante de cobaya.
De nada, poetísimos, reniego:
ni del rebudio entre los carismáticos,
ni del mirar a los recién nacidos
con la cara de la mónada de Munch,
ni de hacer el amor bajo el influjo
de los helicópteros de Stockhausen.
Insecticida y maderable,
miro sonriente a la cámara,
digo oink,
y respiro un poema por la nariz.
Mañana juro correrme a latigazos
frente a dos piedras del tamaño de un televisor.










En la popa hay un toro reclinado


El problema no es
que haya una nave al garete.
Sino haber convertido
sospechosamente aljosco
en una vaca sagrada.










Rapsodia Grunge




1


1889, y Turín
no es más que un hotel
con caballo inquieto (cuyo cochero
incomprensiblemente flagela);
un hombre que rompiendo
con la humanidad llora
y se abraza, pródigo,
al cuello numinoso del animal.




2


1940, y Francia
no es más que un pueblo
con fronteras,
sin españas ni liberación;
un hombre que, nacido
bajo el lento signo de Saturno,
redacta, a golpe de piedra, una carta
y pone punto final.




3


1976, y la calle Belfort
no es más que un pub lumpen
para nosferatus;
donceles y doncellas
aullando juntos
en manada apétala
y extravagante
hasta la cálida respiración
del monstruo original.




4


Kurt Cobain: dioses fallidos,
como tú, los hombres
siempre tienen un caballo que abrazar,
una carta escrita al vacío,
una vieja cola de dragón.




5


¡Salud por ello, arrebatado y duro cantor,
porque hacia la larva,
como en tus canciones,
los hombres siempre ponen pie




6


en ruta de regreso!
















ARS


Entusiasmado


salí temprano en la mañana
a robarme el fuego de los dioses,


pero regresé tarde y lento
fumándome un cigarrillo.












Camp


Ven, levanta sin miedo esta manta.
Mira, este grumo de grasa y humores podridos
alguna vez fue importante para un hombre
y también se llamaba patria y delirios.
-Gottfried Benn


Hagamos una revolución para divertirnos.
-D.H. Lawrence




En el oscuro bar de izquierda
-ya sin fuego nutrido en la mirada-
tu agitado rostro reluce
desde el póster de una pared.


¡Es la huelga del 34 y gritas!


Pero descontextualizado


en este bareto
no haces más que abrir la boca


para cantar canciones
de Jim Morrison o de Lou Reed;


en todo caso
para pedir heroicamente un trago.


En las mesas
hay jóvenes bellamente alborotados;
bajo luces de discoteca


todos discuten sobre ti.


Enérgica Generación Medalla,


yuppies y barbies nacionalistas
que te reclaman
divo de la nación,


como indiscutido salvapatrias,
cual peluche patriótico,
como su mascota revolucionaria.


En las mesas
hay jóvenes en aire acondicionado;


bajo luces de discoteca
todos discuten sobre ti,


Albizu Camp,
Albizu Pop,
Albizu Kitsch.










Imago Mundi


Entre el poder extremo
y la masturbación


no hay diferencia alguna:


el hombre termina
ejerciendo su soberanía


a solas.