BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 13 de marzo de 2012

6282.- GLADYS MENDÍA



Gladys Mendía.
Maracay, Aragua, Venezuela, 1975. Estudios de Licenciatura en Letras en la Universidad de Los Andes. Poeta y traductora. Ha publicado en diversas revistas literarias, así como también en las Memorias del Primer Festival Internacional y Popular del Libro 2007, Bogotá, Colombia, en la Antología El Hacer de las Palabras 2007, San Juan, Argentina, en la Antología El Mapa no es el Territorio, Editorial Fuga, 2007, Valparaíso, Chile y en la Antología Tránsito de Fuego, Editorial de la Casa de las Letras Andrés Bello, 2009, Venezuela. Ha participado en diversos festivales internacionales de poesía. Es miembro de la Red de Escritoras y Escritores por el Alba; actualmente, forma parte del consejo editor de la Revista de crítica cultural, integración y resistencia Pasajeros del Bandido. Es directora y editora de la Revista Literaria Latinoamericana Los Poetas del 5, en sus dos versiones web e impresa.
Contacto: mendia.gladys@gmail.com


Nosotros las pieles

es que tenemos las pieles mezcladas es que las recordamos todas al mismo quejido y tartamudeamos repetimos y nos cansa 500 años nos empujan y somos 500 voces en bocas oídos y ojos de todas las flores escribimos sobre el naufragio      sin prólogo foto ni solapa mientras el sistema imprime señales de reglamento sin lengua vamos ardiendo y nos quejamos por otras cosas algunos encuentros algunos retrasos algunos aciertos nosotros las pieles








Parpadeos del incendio

en el túnel a veces veo la mano
a veces las piernas
y luego salgo a la nieve negra
parpadeo de luces entre ceguera y videncia
parpadea la nieve en las montañas
me encandila el relámpago que salta
me hiere los ojos como hundiéndolos en los vapores oscuros
la nieve es el mar
se le salen los colmillos goteando
quién es uno sino un poco de nieve
el túnel es el parpadeo en sombras
pero veo todo derretirse en sombras
pero veo todo derretirse corriendo
en el túnel intermitente los ojos parecen girar
dar vueltas de ruleta
las ventanas del túnel te permiten cosas
asómate a la ventana
qué es uno sino un asomarse
el viaje comenzó
aunque no te muevas el viaje comenzó
desde las ventanas veo las semillas que aún no revientan
y ya piensan en el fin
el túnel me enseña la voz
aprendo a usarla
cómo será la voz
es negra
es india
es blanca
el túnel es la destrucción lenta
el viaje es la mezcla entre sombras y luces
entre paredes y ventanas
no veré el sol de la voz pero el viaje ha comenzado



PARPADEOS DEL INCENDIO
(fragmentos)

en el túnel a veces veo la mano a veces las piernas y luego salgo a la nieve negra parpadeo de luces entre ceguera y videncia parpadea la nieve en las montañas me encandila el relámpago que salta me hiere los ojos como hundiéndolos en los vapores oscuros la nieve es el mar se le salen los colmillos goteando quién es uno sino un poco de nieve el túnel es el parpadeo en sombras pero veo todo derretirse en sombras pero veo todo derretirse corriendo en el túnel intermitente los ojos parecen girar dar vueltas de ruleta las ventanas del túnel te permiten cosas asómate a la ventana qué es uno sino un asomarse el viaje comenzó hace largo rato que comenzó sin caminar porque aunque no te muevas el viaje comenzó desde las ventanas veo las semillas que aún no revientan y ya piensan en el fn el túnel me enseña la voz aprendo a usarla cómo será la voz es negra es india es blanca el túnel es la destrucción lenta el viaje es la destrucción el viaje es la mezcla entre sombras y luces entre paredes y ventanas     no veré el sol de la voz pero el viaje ha comenzado


sólo somos parpadeos con nombres confinados y finados nombres
repitiendo los mismos incendios caen los pedazos de piel mientras caminamos y conversamos y comemos y dormimos se nos hace cenizas el nombre todo arde  sin saber pero a veces uno sabe o sueña que sabe se sabe parpadeo torpe en el viaje repetitivo en la caricatura perdido en las ventanas enfermo de tanto asomarse

los órdenes teóricos están hirviendo se evaporan no hay sagradas escrituras la voz es un momento que será sin territorio sin atuendos marciales
sin combate cuerpo a cuerpo sin código de honor ni orgullo ni altivez
ni lealtad ni venganza destejer hay que destejer acabar con el rito la voz se está construyendo mientras arde fríamente el intelecto es caricatura el viaje se ha iniciado la desarmonía de las partes la llama de las partes la inestabilidad de las partes lo tóxico de las partes amamantan a la voz lentamente










La silenciosa desesperación del sueño

(Fragmentos del libro inédito del mismo nombre)

el sueño es la máscara las sandalias aladas vueltas piedra la visión
no directa
la autopista está en el sueño del túnel no es mística no es el símbolo sino una
pasta amorfa que los ojos deciden que sea autopista mientras parpadea
ocasiona un accidente un herido fatal



el auto marca la pauta aunque el asfalto es más largo se podría decir infinito
pero el infinito es un estado intermedio ella lo sigue aunque
no es su reflejo




el túnel sostiene una rosa roja que deja caer en la autopista el asfalto mira
cómo respira piensa que sin él la rosa no sería suave no tendría olor no sería
rosa la autopista ve los átomos vibrando y piensa en ella en el asfalto
en sus miradas



en la autopista corre un avión tiene pánico la torre de control persigue al
avión detrás camina el observador vaciando el cerebro de gasolina pronto
quedará en panne quiere ser autopista justo en la encrucijada del amor
para no elegir quedarse por siglos viendo cómo los autos se dejan guiar por
las señales de precaución su instinto siempre lo supo un beso no
lo salvaría el viaje no lo salvaría las señales de precaución no lo
salvarían la única respuesta era quedar en panne



el alcohol sigue siendo lo volátil sigue siendo la suma de todas las
autopistas la voz es la búsqueda la búsqueda está condenada al fracaso
la polilla está condenada al fracaso



a la autopista le dieron la llave de la puerta que encierra el amor perfecto
la cura de la enfermedad el éxtasis perpetuo la autopista lanzó la llave al
vacío y se sintió cómoda el observador asimilado recordó su
humanidad derramó unas lágrimas que rápidamente se evaporaron del asfalto  




la autopista desea crear ilusiones a los autos pozos de agua vibrando desde
lejos pero que al llegar se desvanecen ese es el juego el remolino de agua
sal azúcar en su cerebro sin luz el cerebro siempre fluyendo el observador no
está en el cerebro la autopista está en todas las autopistas el observador
hace centro en la carretera es la fórmula perfecta para atascarse
quedarse en las imágenes dijo la parte liberada es el testigo la parte sin
adornos es el testigo el testigo es el observador que se une a otras carreteras que no son reales que son una mezcla de matices




la autopista está en la superficie con la silenciosa desesperación del sueño
las líneas blancas son los cuerpos la autopista se está construyendo
las líneas blancas siguen pintadas en el asfalto no hay que
borrar las líneas
no hay que ver por el espejo retrovisor




la autopista no es un lugar sino un foco de atención está al borde de reacciones
incontrolables mira cómo se angosta cómo se hace túnel y se extiende al
infinito el infinito es un estado intermedio despierta del sueño con los ojos
cerrados no sabe qué es real ama la muerte un parpadeo de luces altas
para quedar fuera del asfalto las cosas son así suena en el cerebro de piedra
caliza donde almacena los juicios




la autopista está bloqueada los hombrecitos de nuevo pintando las líneas
poniendo carteles que se iluminan con la oscuridad escucha sus voces sus
pequeñas lenguas producen tormentas eléctricas se pasean por el asfalto
como un elefante salvaje la autopista duda si las metáforas son tóxicas el
camión duda si la autopista es tóxica el elefante salvaje duda si es elefante
los hombrecitos son surcos blancos en el asfalto negro y espeso la autopista
quiere ser negra y espesa ser las voces murciélago las voces
elefante las voces polilla



la autopista no sabe que es todas las autopistas el auto queda atrás los
hombrecitos corren con las maletas detrás del avión pisando las
líneas blancas las líneas blancas son los poemas del asfalto las líneas
blancas de la carretera que ahora forman la silueta del difunto