BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 2 de marzo de 2012

6184.- FRANCISCO ÁLVAREZ VELASCO


Francisco Álvarez Velasco nació en Cimanes del Tejar (León), en 1940. Ha sido profesor de Literatura en los institutos de bachillerato de Ocaña, Tarancón y, durante veinticinco años, en el Real Instituto de Jovellanos de Gijón, ciudad donde reside.
Publicaciones

Obra poética:

Tiempo de maldición, Madrid, Taranto, 1979.
«En el nombre del árbol» (en el colectivo Libro del bosque), Gijón, 1984.
«Tierra» (en el colectivo TetrAgonía), Gijón, Ateneo Obrero, Col. Deva, 1986.
Del viejísimo jugo de la tierra, Gijón, Ateneo Obrero, Col. Deva, 1988.
La hiedra del silencio, Madrid, Cuadernos de Cántiga, 1993.
Noche, IX Premio Internacional de Poesía "Antonio Machado en Baeza"-, Madrid, Editorial Hiperión; Premio de la Crítica de Asturias 2005.
Las aguas silenciosas Gijón, Ediciones Trea, 2007.
La Luna tiene una liebre / La Lluna tien una llebre, Oviedo, Pintar-Pintar, 2009 (versiones en castellano y en asturiano).
Memoria de la sombra, Cáceres, "El Brocense", Colección AbeZetario, 2010.
Poemas suyos han sido traducidos al portugués, italiano, francés. Fa Claes ha hecho una versión al flamenco de La hiedra del silencio (De klimop van de stilte, 2005) y de Las aguas silenciosas (Het stille water).

Traducciones poéticas:

Andityas Soares de Moura, Lentus in umbra, Gijón, Ediciones Trea, 2002.
En el año 2007 consiguió el Premio de la Crítica de Asturias en la sección de columnismo literario.






Memoria de la sombra


La rosa de los vientos
pintada de colores
iluminaba el mundo.


Hacías que girara
para que el sol saliera por poniente;
y la sombra, con la aurora;
y que el viento llegase alguna vez
de donde nunca llega;
para que el Norte fuera Sur;
y África,
Europa;
y Este, el Sureste.


Y el mundo (y tú con él),
tan campante y alegre
se movía a su aire.


Hoy la rosa no gira
y el viento está parado
y el sol va hacia el oeste
y la noche amanece con la tarde.


Memoria de la sombra, Cáceres, AbeZetario, 2010








La hiedra de silencio


CUERPO TENDIDO


A sol y a espliego hueles.
Y al tibio sacramento de tu carne
caminan las hormigas del deseo.












AUTOPSIA


Alguien le abrió los ojos,
y en su interior había:
luces de amanecer, lentos trenes del alba,
un árbol con su sombra,
la hojarasca de otoño,
un rostro ante el espejo,
la escarcha en los cristales,
unos labios abriéndose,
otros ojos mirando…


(La hiedra de silencio, Madrid, Cuadernos de Cántiga,1993)






Del viejísimo jugo de la tierra


TAL VEZ puedas salvarte
si hoy por tu espejo vienen
bandadas de palomas que marcaron
linderos a la infancia
y campanas que fluyen
en altos campanarios
y nos convocan, llaman, están llamando a fiesta.
Cruza, en cambio, una niebla repleta de presencias ignoradas
con el espeso espanto del insomnio.
Y detrás de esta niebla,
otra niebla te llega sin orillas.
Tal vez puedas salvarte
si encuentras los caminos
y otro mundo detrás de los espejos
con mares, playas, islas.
Hay otra vida acaso en ínsulas extrañas
donde estés tú tendida para siempre.










HOY remonto en mi sangre
hasta la servidumbre lejana de mi abuelo
y le ayudo en las piedras que tuvo que mover
y le aparto del palo
y luego le enderezo la espalda
hasta mi tiempo.
Y me pongo con él a caminar hacia otros días.












¿QUÉ HACER ahora con toda esta nuestra esperanza
sino ver en qué para
aquel que está sentado
a la puerta del templo, y auscultarle
el dolor, ¡ese suyo!, debajo de su pecho,
tan gran dolor que vino acumulando
desde cuando era niño
grano de arena a grano
en ambos lagrimales?
Y mirar qué le pasa
a aquel otro sentado
en la última piedra, a la orilla del mundo,
llegado ya al final de su duro camino,
contando sus vacíos,
los que van entre angustias
y angustias, allá arriba en su cerebro,
su cerebro viejísimo.


(Del viejísimo jugo de la tierra, Gijón, Deva, 1988)








Trece poetas


L ‘étoile a pleuré rose au coeur de tes oreilles…
A. Rimbaud


AL FONDO de tu oreja late rosa una estrella
que me llama y acudo, al fondo de tu oreja,
con los labios y beso el pabellón de nácar,
el lóbulo de musgo encendido de rosa.


El espacio infinito es un arroyo claro
que salta de tu nuca, desciende por los hombros
sin tregua, fluye y fluye por la espalda su luz
y se despeña y luego remonta la cintura.


La mar perló de rojo suave y nácar tus pechos,
y levantan su vuelo como gaviotas blancas
en el alba de junio, y detienen su vuelo
como amapolas rojas por los campos de trigo.


Y yo, aquí, a tu costado. Ríos de sangre en sombra
me recorren por dentro y de ti me separan
como si tú estuvieras en el final de un túnel
negro, estrecho, infinito. En el final de un túnel.


(Trece poetas. Asturias 1972-1985)






Tierra


ARCILLA luminosa donde el tiempo se comba.
Es arcilla tu cuerpo, remanso en que las manos,
arcilla en que los ojos, donde los labios secos
aquietan hoy sus pulsos, la luz más honda beben
que atesora la tierra.
¡Tierra arcilla tu carne,
honda tierra en silencio! Abierta gloriosa-
mente para la mano que avanza donde late
el fuego inextinguible de un corazón secreto.
A grandes sorbos busco la pura luz profunda.


(de «Tierra», en TetrAgonía, Gijón, Deva, 1986)








A Federico García Lorca


1936


He visto que las cosas cuando buscan su curso encuentran su vacío F. G. L.


AQUELLOS ojos tuyos de mil novecientos treinta y seis
no vieron a la hormiga pacer en el pubis rubio de la muchacha 
que duerme bajo el puente,
ni los aleteos del claror en la brisa de las alondras,
ni la lengua de agua que canta en los molinos por el valle 
de las adelfas.
Aquellos ojos tuyos de mil novecientos treinta y seis
vieron un nido de jilgueros llorando en las culatas,
una fila de alacranes que aguardaba en el metal
y una madre vieja que buscaba en los tejados
el sabor ocre de la tierra para calmar la sed de su vientre desolado.
Aquellos ojos tuyos a la altura del suelo,
a la altura del óxido en las rejas,
a la altura del polvo caído de las mariposas muertas,
a la altura del corazón sin goznes, tapiado con pedruscos, barro y paja.
Sábana sin cuerpos,
camisa sin culebra, caparazón rojo sin cangrejo,
celdilla sin polen y sin huevo,
lino blanco sin Cristo a la orilla del ángel.
Allí los ojos tuyos.
Ya nada preguntamos. Sabemos que los sapos
están siendo castrados y perderán los ojos para cantar 
en los coros de Roma,
que las palabras dulces doblaron las esquinas del silencio,
que un musgo rojo crece en la lengua de los toros
y que la axila del caballo lleva un puñado de huevos verdes.


(de A Federico García Lorca, Gijón, Deva, 1987)