BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 16 de diciembre de 2011

5572.- ENRIQUE FIERRO


Enrique Fierro (Montevideo, URUGUAY 1942) vivió, entre 1974 y 1984, en la ciudad de México y, desde 1989 hasta hoy, es profesor de la Universidad de Texas en Austin. Entre 1985 y 1989 fue director de la Biblioteca Nacional del Uruguay.
Su primer título de poesía apareció en 1964 ("De la invención", Montevideo, Siete Poetas Hispanoamericanos), el último en 2002 ("Mutaciones, 2", México, Ediciones Sin Nombre).

Vintén Editor ha publicado cuatro de sus libros: "Quiero ver una vaca" (1989), "Homenajes" (1991), "La savia duda" (1996, Premio Nacional de Poesía del Ministerio de Educación y Cultura) y "Selección natural" (1999).








DONDE LA SIESTA DEL FAUNO

la siesta del fauno donde la luz de Austin
la luz de Austin donde pecho palpitante
pecho palpitante donde los tristes trópicos
los tristes trópicos donde la nieve blanca
la nieve blanca donde caballo muerto
caballo muerto donde tarde secreta
tarde secreta donde mi prima Gladys
mi prima Gladys donde los días crueles
los días crueles donde deslices varios
deslices varios donde amores y espanto
amores y espanto donde la Vía Láctea
la Vía Láctea donde la piel que toco
la piel que toco donde no fuiste nadie
no fuiste nadie donde te dije todo
te dije todo donde los propios ojos
los propios ojos donde nada se sabe
nada se sabe donde fisura y corte
fisura y corte donde la letanía
la letanía donde nunca llegaste
nunca llegaste donde los pocos muchos
los pocos muchos donde Montevideo
Montevideo donde la cabellera
la cabellera donde la pesadilla
la pesadilla donde fosa común
fosa común donde todo es mentira
todo es mentira donde blanco y celeste
blanco y celeste donde vino y se fue
vino y se fue donde carta perdida
carta perdida donde insecto de la nada
insecto de la nada donde dos orquestas
dos orquestas donde la siesta del fauno












MEJOR MIRAR UNA MANZANA

Entre ficciones y dicciones,
metáforas y catacresis,
mejor mirar una manzana.

Entre carnales y corales,
entre Flebas y Palinuro,
mejor mirar una manzana.

Mejor mirar una manzana
que ribera de los regresos
y ceniza de los exilios.

Mejor mirar una manzana
que muda la sombra del puerto
de la ciudad que ya no existe.

Mejor mirar una manzana
que mitos, que ritos, que versos
hacia palabras, ilusiones.














ENTRE DOS: RIO ABAJO, TIEMPO ATRÁS

Cara a cara (la variante
de cara a cara), río abajo,
la profunda, la sorpresa,
tiempo atrás la somnolienta,
la butaca, la amazona
o el tornillo y el molde y el trapecio
o la hamaca o carretilla o posesión,
catapulta, acrobática, la doma
(la variante de la doma)
y el salvaje y el arco y la salvaje,
las aspas del molino,
el abrazo, el sometido (la variante:
la fusión del sometido)
tiempo atrás y río abajo
la variante de fusión.














POR LA VUELTA DE LOS ANGELES

Piedra que se coloca con la mano.
Mano que se lleva a la cabeza.
Cabeza que se llena de pájaros.
Pájaros que se entienden con la noche.

Piedra que se coloca con la mano
que se lleva a la cabeza
que se llena de pájaros
que se entienden con la noche.

Como aquella piedra
que se coloca con la mano
que se lleva a la cabeza
que se llena de pájaros
que se entienden con la noche.

Así afanes y tareas
de la ronda nocturna
de los ángeles
(la duda ofende)
para llegar a ninguna parte.














SUPLICA DE SABADO

Súplica de sábado
en el desierto: runas,
pliegues de las historias
rústicas y en colores
sordos como tu voz.
Deambulas por la hoja
de ruta de tus viajes
hacia aquel mudo parque
que nunca abandonaste,
al que nunca llegaste,
al que no llegarás.
Pierdes el tiempo, ave
que vuela y que te ignora,
mientras piensas y piensas
en tus amados muertos
presentes y que esperan
que abandones la tarde
de juegos y fantasmas,
que te unas a ellos
y alimentes el fuego
de la verdad. Oremos.














ELLA: IDA VITALE

Ella sola amanece:
abunda entre los tibios
decires del que cuenta
y lanza nombres propios
y ajenos y las cosas
regresan de los sueños
atroces o felices
y aletean, se posan
y vuelven a volar.

Comienza un nuevo día:
ella de par en par
abierta y afanosa
ordena y desordena
las cosas de la casa.

Para mí suficiente
paraíso real
y se lo debo a ella.














¿SE TRATA DEL ARCHIVO?

Si la noche no era
sería la mañana
y el clima más extraño:
un monte de cipreses,
oración, penitencias,
espíritu agitado,
retratos, claroscuros,
desprecio de las reglas
del dibujo, escrituras
inmóviles, ausente
cabeza gris y triste
y muerte para siempre.

¿Se trata del archivo
de la memoria viva
de aquellos ojos muertos?















PREGUNTA QUE SIEMPRE

La que trova, que yerra
y extiende su dominio
atiende a su demonio
por página ni trampa,
ni truco, negaciones.

Campo magnético,
silencio escondido,
memoria que llegaba,
casa del abismo.

¿Y el sello de los muertos?













Y

Vivir, cuarto de luna,
el acento del agua,
por los cuatro costados
la busca del tesoro,
la Venus, los Adonis,
el final de la vida
muerta, Montevideo,
los jefes y la peste,
los adentros del coro,
las afueras del templo.
Y este rostro que quiere
verse con el verdugo.














JUNTARSE, VOLVERSE

Del tronco la patria
épica de penas.
La roca resiste
las faltas de alguien.
Los siete demonios
bajemos los ojos.
Dispersa y esparce
mantis religiosa.
En el extranjero
lámina y adeudo.
Da gusto y de moda
juntarse, volverse.














DOMINGO, PORQUE SI

Los últimos colores
de la tarde de ayer.
Los ojos que se cierran
para más ver la noche.
La noche que la boca,
la boca que se abre,
la húmeda que lengua.
La boca que se muere,
los ojos que se abren.
Los últimos colores
de la tarde de ayer.











VIGILIA SIEMPRE

el sueño endriago
la infame turba de nocturnas naves
polifemos barrigas voladoras
viuda la guerra misma
los soles negro fósforo
napalm defoliaciones lentas
pies y manos
contramuerte también
desde las codornices y el maná
a falo y fuego hoy
vigilia siempre

(para exposición de dibujos
de Eugenio Darnet)











PALABRAS PARA P(L)ACER PALABRAS

recorrer el campo de palabras
anterior a la escritura ¿no es
anterior a la escritura?
mirar el mar a mares de palabras ¿no es
anterior a la escritura?
dicen que no que no es
anterior a la escritura dicen
que la palabra no es
anterior a la escritura por
eso después no nos vimos
allí no en otra parte aquí
y nos vimos antes y para siempre
no nos vieron ni los vimos
¿que no hay lo que hay antes?
sólo hay el salto mortal que es
el principio del fin del placer
anterior a la escritura no hay
placer sólo hay
palabras para p(l)acer palabras

Escrito en México, 1974-84.










1) Una liebre nos oye

la muerte de febrero
y las puertas de marzo
que suman vientos
alisios y cloris
recogen tempestades
y siguen geórgica
deferente lección
en parva donde
entonan una silva
que nos dice un arroyo
hasta el fin de la tarde
que es un campo de lino
donde trema la luz
y una liebre nos oye










3)

a bienes abadengos de rinoceronte
a rinoceronte de babel
a babel de babieca
a babieca de san vito
a san vito de bóreas
a bóreas de cálido
a cálido de cardumen
a cardumen de celidonia
a celidonia de golondrina
a golondrina de fuego de la ira
a fuego de la ira de dos ladrones
a dos ladrones de cándido y sencillo
a cándido y sencillo de quererte tanto
de quererte tanto a bienes abadengos
de bienes abadengos a rinoceronte
de rinoceronte a babel
de babel a babieca
de babieca a san vito
de san vito a bóreas
de bóreas a cálido
de cálido a cardumen
de cardumen a celidonia
de celidonia a golondrina
de golondrina a fuego de la ira
de fuego de la ira a dos ladrones
de dos ladrones a cándido y sencillo
de cándido y sencillo a quererte tanto