BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 9 de octubre de 2011

5056.- ÁNGEL GUACHE


ÁNGEL GUACHE (Luanco, Asturias, 1950), vive en Madrid desde 1968. Es poeta y pintor. Ha publicado Apariciones (1979), El viento en los árboles (1986), Vals de bruma (1987), Las sombras del bosque (1989), Canciones para interpretar con maracas (1990), Los adioses (1991), Fábulas del sueño (1991), Diario de un buzo (1991), Disonancias antárticas (1992), Infancia (1994), La mar salada (1994), Sopa nocturna (1994), Libérrimo (1995), Más libérrimo (1995), Piano, piano (1995), Media hora de bondad (1995), Buena vaca (1996), Fútbol (1996), Torpedos flamencos (1997), ¡Que venimos del mono! (1997), Cancionero de la musa patidifusa (1999), Odiseo (1999), Un mundo (2000), Me muerden los relojes (2002), Baladas de un hombre flaco (2003), Se venden frases (2004), Su realismo (2004), y Alucinaciones flacas y gordas (2005). Como pintor ha realizado numerosas exposiciones, entre las que destaca la individual Poemas geométricos (2001) en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. En los anales de la historia de la ciencia quedó registrada su reformulación de la “Ley de la Gravedad”.



POÉTICA

Prefiero que mi verso sea chirriante,
cacofónico, afónico, ligero.
Que tenga suelta impronta de jilguero
–aunque soy pajarraco bien tunante–.

Que suene con estruendo retumbante
cual petardos de amor de mi tintero.
Me importa un bledo recibir un cero
del profesor o del censor pedante.

No soy santo ni sabio ni soy cura,
ni erudito ratón de biblioteca.
No hago al verso sesión de manicura.

Mis versos no son versos de manteca
ni del rollo de la poesía pura.
Yo escribo como un terco karateca.





Poesía desafinada de Ángel Guache

El poeta asturiano presenta en el Museo Evaristo Valle su último libro, «Desafinado», acompañado por vídeos musicales basados en sus letras


Pablo J. GARMÓN

Nacido en Luanco (Asturias) en 1950, Ángel Guache, poeta y artista plástico,hace tiempo que abandonó la poesía melancólica para atacar todo aquello que simbolizan los certámenes literarios. «Un premio literario es algo repulido, florido, afectado, pedante, rebuscado, redicho y, por lo tanto, falso», condena el artista, quien considera su trabajo como «poesía para la gente de la calle; sin adornos ni baratijas, porque no aportan nada. Si me dieran un premio, me preguntaría en qué fallé».

Su libro, que ha presentado en el Museo Evaristo Valle, «Desafinado (canciones patosas para gentes revoltosas)», consiste en canciones de humor a las que ya han puesto música grupos como «Pauline en la Playa» o «Capitán Cavernícola», cuyo cantante acudió al acto junto a un saxofonista.

«Su videoclip en Youtube, hecho con la cámara de fotos, parece de Francis Ford Coppola», lanza Ángel Guache al tiempo que recuerda que el grupo pronto sacará nuevo disco: un repaso por su trayectoria desde los 90 hasta su regreso convertido en informal banda de big band con directos llenos de espectáculo. Su colaboración con el poeta, junto al resto de músicos, se evidenció con la proyección de las canciones en el evento, desde conceptuales a discotequeros o muy caseros. «Se trata de una reunión de amigos viendo videoclips. La reivindicación de lo sencillo frente a lo grandilocuente. Y nada que ver con el videoarte», recalca Guache, todo con mucho humor.

«Los serios dicen que el humor es lo más serio, porque quieren llevarlo todo a su terreno, a la seriedad, a lo cuadriculado, digno y respetuoso. A mí, me interesa el circo, no las divinidades, no estoy encima de nadie. Al igual que Dalí, pienso que el humor y lo cómico tienen una fuerza corrosiva que supera a cualquier forma artística. Todo lo que esté ajeno a las convenciones del arte», afirma entre cerveza y cerveza. «En mis canciones no se oye tan sólo la voz del poeta, también me pongo en el lugar de la gente de la calle, en cómo un carnicero se declararía a su novia, en la España más profunda», sostiene. En el libro también tiene un gran protagonismo la fuerza visual del dibujante francés Olaf, que sustituye a C. F. A. como acompañante de los poemas de Guache. Sus ilustraciones y cómics ayudan a completar la visión del poeta. «Estoy haciendo antipoesía, y soy muy consciente de que potencio la vulgaridad porque me interesa la frescura y la espontaneidad de la calle. Un poema mío lo deja claro: ¡guerra a la forma! ¡La forma, ése es el enemigo!».




LA FUERZA DEL AMOR

fíjate si te quiero
que cada vez que de ti me despido
es como perder una nave espacial
en una máquina de marcianitos

fíjate si te quiero
que cada vez que te vas
me duele un huevo




Presentación de


INDICIO

Me conformo con ser un pelo de tu cosmos,
y tener cien pies para recorrerlo
y amarlo, trasnocharlo, amanecerlo,
volcarme en ese mundo
frágil como un huevo recién puesto,
cálido de soles que se desvanecen
sobre colinas donde reposa fatal signo,
oscuro indicio de lo sobrenatural.

(Del libro ‘antimundo’, ed. Tansonville,
Valladolid 2007. Con ilustraciones de Luis Cruz Hernández)







EL EQUIVOCADO O MI VIDA EN LA MANO

“la risa es su último cartucho”
Benjamín Peret

nací en el lugar equivocado
el año equivocado
se equivocó mi vida
descendiendo a los infiernos
se equivocó de cielos
se equivocó mi vida alcóholica
y melancólica
se equivocó mi vida
quizá me muera un día equivocado
en un lugar equivocado
por eso ahora en la cruda vigilia
piso la tierra firme
y escéptico
quemo mi último cartucho

Del libro “Disonancias antárticas”








BRUJITA
Letra

Brujita, hoy quiero,
desde este agujero,
decirte que muero por ti.
Por tus manos frías,
por las brujerías,
por tu forma de toser.

Tal vez esté escrita
mi vida, brujita.
Tal vez te llegue a perder.
Pero ¡cuánto te quiero,
mi amor verdadero!
Sin ti está mal hecho el mundo.

Ya huele a tormenta,
rechinan veletas,
mas tú, tú me puedes salvar.
Desciendes deprisa,
sin paracaídas,
en tu escoba a todo gas.

Brujita, me irrita
la gente, ¡maldita!,
que trata de hacerte sufrir.
Yo los mataría,
les arrancaría la piel
hasta verlos morir.

Como un cocotero,
como un rascacielos,
así de bonita eres tú.
Te observo durmiendo,
pequeño misterio
que nadie jamás resolvió.

Tal vez esté escrita
mi vida, brujita.
Tal vez te llegue a perder.
Pero ¡cuánto te quiero,
mi amor verdadero!
Sin ti está mal hecho el mundo.
¡Sin ti está mal hecho el mundo!





BOBALES

Si eres más bobo no naces,
porque el bobo es lo que haces

multiplicado por mil.
Más bobo que un alguacil.

Gilipollas, tonto´l culo,
mezcla de burro y de mulo.

Ay, bobo bobín bobón,
y, encima, vas de matón.

Tienes pinta de besugo
pero sólo eres un tarugo.

No nos toques más las flowers;
anda vete a un Afterhours

y quédate por allí,
que estamos mejor sin ti.

Que eres tonto de remate,
tan tonto como ese vate

al que seguro conoces;
uno que da muchas coces.

Sí, mírate al espejo,
reconoce tu pellejo

y tus modos de garrulo.
¡Anda y que te den po´l culo.

"Anarcobohemia"













ALBADA O CANCIÓN DEL DESPERTAR

ruge el sol de la mañana
luchas por levantarte
y haces aspavientos de molino
sin agua
lees en mis ojos y no entiendes
yo leo en los tuyos
y oigo el ruido del mar
y niños que comen rugientes patatas
eres todo un carácter
croando
y con tus saltos
de rana
al fin sales de la cama
y te estiras como tigresa encelada
y pones cara de aspirina
y pones cara de persiana
Del libro “Disonancias antárticas”