BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 16 de septiembre de 2014

FÉLIX ARVERS [11.090]



Félix Arvers 

(23 julio 1806-7 noviembre 1850) fue un poeta y dramaturgo francés, famoso por su poema "Un secret".
Nacido en París, Arvers abandonó su carrera de derecho a los 30 años de edad para concentrarse en el teatro. Sus obras obtuvieron un éxito moderado en su tiempo, pero ninguna fue tan notoria como Un Secreto, dedicada a Marie, la hija del escritor Charles Nodier. Este poema fue tomado de una pieza que escribió, Mes heures perdues (Mis horas perdidas).

Felix Arvers no encontró manera de expresar su amor no correspondido y aliviar su dolor, no tenía forma, pero confió sus sentimientos en un soneto. El poema era tan desgarrador y saltó éxito y la popularidad con su potente descripción romántica de sentimientos profundos entre los frecuentadores de los salones literarios de París que se distribuyó para recitar entre ellos durante años antes de convertirse en un clásico de la poesía romántica francesa después de muerte.






Mi alma tiene su secreto, mi vida tiene su misterio:
Un amor eterno nacido de un instante
El mal es sin remedio, pero debo acallarlo
y aquella que lo ha hecho, jamás lo ha sabido.

¡Ay!, he estado tan cerca, inadvertido,
A su lado siempre, pero solitario
Y acabaré mis dias en esta tierra
Sin reclamar nada y las manos vacías. 

Ella, que Dios hizo dulce y bondadosa
Seguirá su camino, distraída, sin oír
Este murmullo de amor surgido ante su paso;

Y del deber austero, sagrado, fiel
Exclamará, ante estos versos colmados de ella:
"¿Quién será esta mujer?" sin entenderlo.


Traducción de ERNESTO SCHOO y RICARDO VALERGA



Mon âme a son secret, ma vie a son mystère,
Un amour éternel en un moment conçu :
Le mal est sans espoir, aussi j’ai dû le taire,
Et celle qui l’a fait n’en a jamais rien su.

Hélas ! j’aurai passé près d’elle inaperçu,
Toujours à ses côtés, et pourtant solitaire.
Et j’aurai jusqu’au bout fait mon temps sur la terre,
N’osant rien demander et n’ayant rien reçu.

Pour elle, quoique Dieu l’ait faite douce et tendre,
Elle ira son chemin, distraite et sans entendre
Ce murmure d’amour élevé sur ses pas.

À l’austère devoir, pieusement fidèle,
Elle dira, lisant ces vers tout remplis d’elle
"Quelle est donc cette femme ?" et ne comprendra pas.