BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 16 de septiembre de 2014

CARLO MICHELSTAEDTER [11.089]



Carlo Michelstaedter

Carlo Michelstaedter fue un filósofo y dibujante italiano nacido el 3 de junio de 1887 en Gorizia y fallecido en 1910.
Carlo Michelstaedter nació en Gorizia, ciudad situada hoy en la frontera italo-eslovena, que pertenecía al Imperio Austro-Húngaro. Michelstaedter era considerado, según los criterios de este último, italiano de nacionalidad y judío de confesión. 

El 5 de octubre de 1910, Michelstaedter envía a Florencia su tesis de filosofía sin los "anexos críticos", que terminará de redactar el 16 de octubre. 
El 17 de octubre se suicida dándose un tiro en la cabeza.

Además de una gran cantidad de dibujos, caricaturas y retratos, Michelstaedter deja una obra poética y algunos trabajos filosóficos. Estos últimos están formados por La persuasión y la retórica, los Anexos críticos y diálogos filosóficos cortos o inconclusos, excepto el Diálogo de la salud, así como una cantidad considerable de textos diversos que están reunidos bajo el título de Scritti vari en la edición de las obras completas del autor, publicada en 1958.
La perspectiva filosófica de Michelstaedter parece haberse formado de manera repentina y su vida breve no le permitió explorar alternativas. Para él, la vida ordinaria era ausencia de vida, estrecha y engañosa, tanto como el "dios del placer" que decepciona al ser humano al prometer placeres y resultados que no son reales. La retórica comprende la vida social, en la cual el hombre rebasa a la naturaleza y a sí mismo por su propio placer. Sólo viviendo en el presente como si cada momento fuese el último puede el hombre liberarse a sí mismo del miedo a la muerte y arribar así a lo que Michelstaedter llama "persuasión", es decir, auto-posesión. Resignarse y adaptarse uno mismo a la vida es, para él, la verdadera muerte.

Bibliografía

La persuasión y la retórica. Traducción de Belén Hernández González. Editum, 1996.




Te saludo vida, en el cielo que ilumina el sol naciente en la campiña azul.  
Te saludo vida, potencia misteriosa, río salvaje, poderoso, eterno.  
Razón y fuerza de todo el universo.        
Te siento vibrar, vida, en mi sangre, mientras que de mis labios brota un grito: 
Salud vida! 

(C. Michelstaedter, El canto del gallo)





AL ISONZO

  DE las blancas gargantas, de los turbios
  montes lejanos con rabioso aliento,
  sopla la ráfaga con áspero silbido,
  rompe la densa, la pesada niebla,
  de las grises nubes bajas se apodera
  y las empuja en ondas grávidas.

  Pasa rozando los álamos trémulos
  —se cierne sobre el negro llano el peso
  de la ciclópea batalla del éter.
  Pero más fuerte a ella responde el ímpetu
  salvaje y joven del río rápido
  que las carcomidas riberas retienen:
  su potente mugido entremezcla
  con el silbido del petrel y el vívido
  claror del límpido y lejano cielo
  refleja lívido en las ondas turbias.

  Y al mar lleva el anuncio de la lucha
  que niebla y viento libran en el cielo,
  al mar lleva el anuncio del tumulto
  que hincha mi corazón cuando la náusea,
  cuando el torpor, la duda, el abandono
  de tu mirada combate, Argia, el coraje
  con más fervor y sueña el mar abierto.

  Noche del 22 de septiembre de 1910.




CARLO MICHELSTAEDTER
Diálogo de la Salud. Poesías @Ediciones De La Mirándola, 2013.
Traducción de Tomás Lorma y Miguel Ángel Frontán.



ALL'ISONZO

Dalle nevose gole, dai torbidi
monti lontani con lena rabida,
con aspro sibilo soffia la raffica,
rompe la densa greve nebbia,
stringe le basse grigie nubi
e le respinge in onde gravide.

Passa radendo sui pioppi tremoli
- sul nero piano incombe il peso
della ciclopica lotta dell'etere.
Ma a lei più forte risponde l'impeto
selvaggio e giovine del fiume rapido
cui le corrose ripe trattengono:
il suo possente muggito al sibilo
della procella commesce e il vivido
chiaror del lontano sereno
riflette livido, nell'onda torbida.

E al mar l'annuncio porta della lotta
che nebbia e vento nel ciel combattono,
al mar l'annuncio porta del tumulto
che in cor m'infuria quando la nausea,
quando il torpore, il dubbio, l'abbandono
per la tua vista, Argia, più fervido
l'ardir combatte e sogna il mare libero.