BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 2 de enero de 2012

5730.- EUGENIO FLORIT




EUGENIO FLORIT
Nació el 15 de octubre de 1903 en la calle de Jorge Juan del madrileño barrio de Salamanca. Hijo de don Ricardo Florit, español y de doña María Sánchez de Fuentes, cubana. Creció desde los dos hasta los seis años en Barcelona y hasta los quince en Port- Bou, cerca de la frontera con Francia.
ETAPA CUBANA. Inicio y plenitud de un decir poético
1918 Se traslada a la Habana
1922 En el Colegio de La Salle de La Habana termina el bachillerato.
1926 En la Universidad se graduó de doctor en Derecho Civil y Público y ejerció su carrera, por algún tiempo, en un bufete de abogados postulantes.
1927 Ingresa a la Secretaría de Estado.
1927 Se une al grupo de la Revista de Avance.
1930 Da conferencias y trabaja como actor de radio y en grupos teatrales de aficionados.
1936 Conoce a Juan Ramón Jiménez. Le prologa Doble acento. uno de sus libros más importantes.

ETAPA NORTEAMERICANA. El magisterio de un poeta
1940 Se traslada a Nueva York destinado al Consulado General de Cuba. Desde entonces hasta a los 80's permanece en Nueva York. Allí conocerá a Jorge Guillén, Pedro Salinas, Luis Cernuda y muchos otros con quienes compartió los cursos de la Escuela de Verano de Middlebury, en Vermont. Nueva York sería el escenario de casi todo su trabajo como ensayista, crítico literario y traductor.
1948 Visita México.
1945 Renuncia a su actividad diplomática para dedicarse por completo a la docencia. Se consagra a la enseñanza en Barnard College, de Columbia University en el Departamento de Español en la Escuela de Graduados de la Universidad y en la Escuela de Verano de Middlebury College. Colaborador de Repertorio americano, Revista de Avance, Lyceum, Revista Cubana, Orígenes, Revista Hispánica Moderna cuya dirección compartió con Federico Onís y con Angel del Río.
1951-55
Viaja por Europa. Visita Francia, Italia, Bélgica, Suiza, Inglaterra y España.
1959 Su último viaje a Cuba.
1962 Asume totalmente la dirección de la Revista Hispánica Moderna.
1969 Abandona la enseñanza en la Universidad de Columbia, así como en el Barnard College.
1982 Se retira a Miami, después de tantos años de imponer cátedra.
1991 Fue uno de los tres candidatos presentados para el Premio Cervantes de ese año por la Academia Norteamericana de la Lengua Española.
1992 Publicaba su última obra, Hasta luego.
1994 Recibe el premio Fray Luis de León, de la Universidad de Pontificia de Salamanca y el Premio Mitre, que le concedió la Hispanic Society of America, en Nueva York.
1994-95 Volvió a ser candidato para el Premio Cervantes.
1997 Homenaje del Centro Cultural Español de Cooperación Iberoamericana de Miami que bautizó su biblioteca con su nombre.
1999 Muere el 22 de junio a los 95 años a consecuencia de un paro cardíaco.
Fue mentor y guía de varias generaciones. Recibió honores en Nueva York, en Salamanca, en Miami. Se le cuenta entre los mejores poetas hispanoamericanos.

BIBLIOGRAFÍA
32 poemas breves. Editorial Hermes, La Habana,1927.
Trópico. Revista de Avance,La Habana, 1930.
Monólogo de Charles Chaplin en una esquina. La Habana, s.i., 1931.
Doble acento. Prólogo de Juan Ramón Jiménez, Editorial Úcar, García y Cía,La Habana, 1937.
Reino.Úcar, García y Cía.,La Habana,1938.
Cuatro poemas. Úcar, García y Cía.La Habana , 1940.
Ensayo «Notas sobre la poesía en Martí», 1941.
... Que estás en los cielos. [New York?, 1946].
La estrella, auto de Navidad. Ucar, García y Cía,La Habana, 1947.
Poema mío (1920?- 1944). Letras de México,México, 1947.
Conversación a mi padre. «Colección Yagruma», Ayón, impresor, La Habana, 1949.
Asonante final. Separata del No. 14, Revista de la Universidad de Bogotá, 1950.
Antología de la poesía norteamericana contemporánea. Selección, traducción y ensayo preliminar. D.C. Unión Panamericana, Washington ,1955.
Asonante final y otros poemas. (1946-1955) Orígenes, La Habana ,1955.
Alfonso Reyes: La poesía. Hispanic Institute, New York, 1956.
Antología poética (1930?1955). Antologías «Studium», eds. D'Andrea, México 1956.
Un «boceto de comedia», Una mujer sola, de 1956.
The selected writings of Juan Ramón Jiménez. Translated by H.R. Hays, edited with a preface by Eugenio Florit, Farrar, Straus and Cudahy, New York1957.
Tres autos religiosos. «Papeles de Son Armadans»,Palma de Mallorca, 1960.
Siete poemas. «Cuadernos Julio Herrera y Reissig», Montevideo,1960.
Retratos de Hispanoamérica. En colaboración con Beatrice P. Part, New York, Holt, Rinehart and Winston, 1962.
Cien de las mejores poesías españolas. (Seleccionadas y anotadas) Las Américas Publishing Company,New York, 1965.
Lorca: obras escogidas. Introducción y notas. Laurel Language Library, New York, 1965.
Hábito de esperanza. «Insula», Madrid, 1965. *(P)
José Martí: versos.( Estudio preliminar, selección y notas) Las Américas Publishing Company,New York, 1962. Segunda edición, 1967.
La poesía hispanoamericana después del Modernismo. En colaboración con José Olivio Jiménez, Appleton, Century-Crofts,New York,1968.
Antología penúltima. Poemas, 1930-1970. Con un estudio preliminar de José Olivio Jiménez, Madrid, Editorial Plenitud,Madrid, 1970.
Literatura Hispanoamericana. Antología e Introducción Histórica, en colaboración con Enrique Anderson Imbert, Holt, Rinehart and Winston, New York,1960. Segunda edición corregida, 1970.
Antología poética de Juan Ramón Jiménez. Selección y prólogo, Editorial Biblioteca Nueva, Madrid, 1971.
Spanish poetry; a selection from the Cantar of Mio Cid to Miguel Hernández. In Spanish with English translation. Selection, introduction biographical and critical notes, tr.by Eugenio Florit, Dover Publications, New York, [1971?]
De tiempo y agonía (Versos del hombre solo). Revista de Occidente, Madrid,1974.
Poesía en José Martí, Juan Ramón Jiménez, Alfonso Reyes, Federico García Lorca y Pablo Neruda: cinco ensayos. Ediciones Universal,Miami, Florida,1978.
Poesía casi siempre. Ensayos literarios. Editorial Mensaje, Madrid, New York,1978.
Versos, pequeños (1938-1975). Miami FL., 1979.
Obras completas. Ed. por Luis González del Valle y Roberto Esquenazi-Mayo ,Society of Spanish and Spanish-American Studies, 3 tomos, Nebraska,1982.
Donde habita el recuerdo. (Homenaje a Luis Cernuda sobre a1gunos de sus versos),Ultra Graphics, Miami ,1984.
Momentos (1925-1985). Ultra Graphics,Miami,1985.
Castillo interior y otros versos (1987).Ultra Graphics, Miami, 1987.
A pesar de todo, Versos (1970-1986). Ultra Graphics, Miami, 1987.
Abecedario de un día gris.Ultra Graphics, Miami, 1987.
Cuatro poemas. La Habana, 1940./ Edición facsímilar, Ultra Graphics,Miami, 1987.
Las noches. Ultra Graphics, Miami, 1988.
Tercero sueño y otros versos (1988-1989).Ultra Graphics,Miami, 1989.
El cementerio marino. Traducción del poema francés de Paul Valery, Ultra Graphics, Miami, Florida, 1990.
Niño de ayer. New York, 1940; nueva edición, con dibujos de José Luis Florit, Ultra Graphics, Miami1991.
Obras completas. (contienen todos sus libros poéticos y sus trabajos en prosa: ensayo, critica literaria, teatro, narrativa), ed. Luis González del Valle y Roberto Esquenazi Mayo,5 vols., University of Nebraska,1983-1991.
Antología personal: De Trópico, (1930) a Tercero sueño y otros versos (1989). Con un retrato lírico del poeta por J.RJ. Colección de Poesía "J.RJ.". Huelva, 1992.
Hasta luego (versos), 1990-1992. Ultra Graphics, Miami, 1992.








MAR (fragmento)

De Trópico, 1930.

3
Viaja en descenso feliz
para un resbalar de luz
sobre la mar, al trasluz,
quintaesenciado matiz.
Hay una fuga, un desliz
de materia. La altivez
perdida, vive otra vez
incierta vida sin voz.
Y la pupila precoz
bifurca falso doblez.
4
Mar, con el oro metido
por decorar tus arenas;
ilusión de ser apenas
por dardos estremecido.
Viven en cálido nido
aves de tu luz, inquietas
por un juego de saetas
ilusionadas de cielo,
profundas en el desvelo
de llevar muertes secretas.
5
Roto en espinas al peso,
cielo, de urgente llamada;
por anhelo de ser nada
en marina cárcel preso,
ábrese suicida beso
de nube en sendas oscuras,
frágil a las inseguras
luces de mentido día
hundido ya en la sombría
cuna de nubes futuras.





MARTIRIO DE SAN SEBASTIÁN

De Doble acento, 1937.

A mi hermano Ricardo

Sí, venid a mis brazos, palomitas de hierro;
palomitas de hierro, a mi vientre desnudo.
Qué dolor de caricias agudas.
Sí, venid a morderme la sangre,
a este pecho, a estas piernas, a la ardiente mejilla.
Venid, que ya os recibe el alma entre los labios.
Si, para que tengáis nido de carne
y semillas de huesos ateridos;
para. que hundáis el pico rojo
en el haz de mis músculos.
Venid a mis ojos, que puedan ver la luz;
a mis manos, que toquen forma imperecedera;
a mis oídos, que se abran a las aéreas músicas;
a mi boca, que guste las mieles infinitas;
a mi nariz, para el perfume de las eternas rosas.
Venid, sí, duros ángeles de fuego,
pequeños querubines de alas tensas.
Sí, venid a soltarme las amarras
para lanzarme al viaje sin orillas.

¡Ay! qué acero feliz, qué piadoso martirio.
¡Ay! punta de coral, águila, lirio
de estremecidos pétalos. Si. Tengo
para vosotras, flechas, el corazón ardiente,
pulso de anhelo, sienes indefensas.
Venid, que está mi frente
ya limpia de metal para vuestra caricia.
Ya, qué río de tibias agujas celestiales.
Qué nieves me deslumbran el espíritu.
Venid. Una tan sólo de vosotras, palomas
para que anide dentro de mi pecho
y me atraviese el alma con sus alas...
Señor, ya voy, por cauce de saetas.
Solo una más, y quedaré dormido.
Este largo morir despedazado.
como me ausenta del dolor. Ya apenas
el pico de estos buitres me lo siento.
Qué poco falta ya, Señor, para mirarte,
Y miraré con ojos que vencieron las flechas;
y escucharé tu voz con oídos eternos;
y al olor de tus rosas me estaré como en éxtasis;
y tocaré con manos que nutrieron estas fieras palomas;
y gustaré tus mieles con los labios del alma.
Ya voy, Señor. ¡Ay! qué sueño de soles,
qué camino de estrellas en mi sueño,
Ya sé que llega mi última paloma...
¡Ay! ¡Ya está bien, Señor, que te la llevo
hundida en un rincón de las entrañas!





A LA MARIPOSA MUERTA



De Reino, 1938.

Tu júbilo, en el vuelo;
tu inquietud, en el aire;
tu vida, al sol, al aire, al vuelo.

Qué pequeña tu muerte
bajo la luz de fuego vivo.
Qué serena la gracia de tus alas
ya para siempre abiertas en el libro.

Y en ti, tan suave, en tu morir callado,
en tu sueño sin sueños,
cuánta ilusión perdida al aire,
cuánto desesperado pensamiento.





LA COMPAÑERA

De Asonante final, 1950.

A Cintio Vitier

A veces se la encuentra
en mitad del camino de la vida
y ya todo está bien. No importa nada.
No importa el ruido, ni la ciudad, ni la máquina.
No te importa. La llevas de la mano,
compañera tan fiel como la muerte,
y así va con el tren como el paisaje,
en el aire de abril como la primavera,
como la mar junto a los pinos,
junto a la loma como está la palma,
o el chopo junto al río,
o aquellos arrayanes junto al agua.
No importa. Como todo lo que une
y completa. Junto a la sed el agua,
y al dolor el olvido. El fuego con la fragua,
la flor y la hoja verde,
y el mar azul y la espuma blanca.
La niña pequeñita
con el brazo de amor que la llevaba,
y el ciego con su perro lazarillo,
y el Tormes junto a Salamanca.
Lo uno con lo otro tan cerrado
que se completa la mitad que falta.
Y el cielo con la tierra.
Y el cuerpo con el alma.
Y tú, por fin, para decirlo pronto,
mi soledad, en Dios transfigurada.





VERSOS



De Asonante final y otros poemas, 1955.

Como no sabes lo que pasa
te parece la noche más oscura
dentro del vaso de cristal
y ya ni tienes miedo
a que salgan los sueños a morderte,
que están seguros en su Puesto.

Como no sabes lo, que pasa
no quieres ver lo que te ronda
sobre el giro del día
y ya no temes ni la flecha,
ni el color, ni la llaga
de la luz que nos pesa.

Y como pues no sabes
ni lo que pasa ni lo que se queda
no te angustia la flor
que allí en su rama temblorosa
lejos de ti, puesto que no la miras,
se está quedando de ti sola.

No sabes lo que pasa
porque de ti no sabe nada nada.

Como no se sabe qué color tiene Dios
-¿será blanco y azul como este libro,
o rojo y púrpura como el ocaso,
o amarillo y rosado de la aurora,
verde tal vez como este mar,
como la cinta, como son las hojas?-
Ay, que Dios sin color se me desliza
y se me queda gris como ceniza.

Ceniza gris, Dios gris me gusta:
gris de pensar lo permanente,
gris de llover, de transitar palabras,
gris de pasar la rueda,
gris de torcer el hilo de las tardes
y de mirar lo que nos queda.

Y como no se saben los colores
que aquí y allí nos dejan en la mano
temblorosos de fines los adioses.

Pero es que ni tú, ni yo, ni aquél,
ni nadie, ni cualquiera
sabemos lo que pasa o lo que queda.
New York, 13 de enero de 1949.





EL DESEO



De Antología poética (1930-1955), 1956.

El mar esta mañana
Me alegra con su sal.

Permite, Señor-Nada.
Lo que quieras será.

Pero si acaso, acaso
Me quieres escuchar,

Señor, de vez en cuando
Déjame ver el mar.





CARACOLAS



De Hábito de esperanza, 1965.

A Alcides Iznaga,
El mar preso en las manos.
Y no tan solo el mar: el universo.
Y más que el universo: preso Dios,
que me habla en el ruido de la ola
?espiral interior de caracola-
con la sola palabra de su verso.

2
SE vuelve a tu color, siempre;
al nácar, a la aurora nueva.

Se te mira, lejana aquí
del sol, la sal, el mar, la arena;
pobre sin ellos,
y rica, a su pesar, en tu belleza.

¡Y que ilusión de ayer, que gloria,
qué luz del que te tiene cerca!





EL MAR

De Tiempo y agonía, 1974.

«Un ambiente especial de serena inquietud...»
¿Puede ser esto así?
Vienen las olas
rizando su copete, deslizándolo
en giros desiguales, y seguras
de su destino de acabar, volviendo
a su eterno moverse, en la serena
ordenación del mar que nunca cesa.
Cerca es el ondular, y más allá, la calma.
Por fin, el horizonte estático
unido al cielo fijo, gris, que apenas dibuja
su línea.
Ahora, en la desierta playa,
sin cuerpo que tocar, quedan las olas
en su inquietud de agua serena
para esperar los cuerpos de mañana.




MOMENTO



De Obras completas,1983-1991.

Si no me falta nada. Si estoy bueno.
Si hay sol con frío por el aire.
Tengo cariño a mano. Mas no tengo
el que dentro de mi tener querría.
Es tranquila esta paz, pero me duele
con un vacío que no tiene nombre.
Y no acierto a decir lo que quisiera. . .
Tal vez un poco de melancolía.

5 de febrero, 1974, después de leer a Bécquer.





EL CREYENTE

DE Obras completas, 1983-1991.

Yo creí que era un ángel,
Y era sólo un papel que iba volando.
Creí que llamarían por teléfono,
Y era alguien equivocado.
Creí que llovería,
según mi bruja lo estaba anunciando,
y era el calor, la niebla, el desespero
y el pensar en lo lejos y hasta cuándo.
Creí, creí. No sé cuánto creía
Y cuánto no creer entra en mi cuarto.
Pues sí, hay que no creer;
no creer en ti, ni en ti, ni en otro, dando
un revés a todo, menos a una,
la que yo sé que me está esperando.
La que siempre me espera.
La diosa ciega de los velos blancos.
1975.





EL TESORO



De Niño de ayer, 1991.

Lo claro, sí. Ya es gracia perdurable.
Porque la noche calla
y en el hondo decir
tiene la oscura lumbre de la estrella.

Porque en la noche, ahora
que se piensa, además, como llorando,
está lo de verdad,
lo que se queda al aire tras la muerte.

Y lo que Tú, Señor, vas a guardarnos
para la vida allá, sobre tu nombre.





DESTINO



De Hasta luego, 1992.

Mejor ámbito aquí, dentro de casa,
para escribir lo ancho
y lo pequeño de este mundo.
Apenas diferente
conocer la distancia de una estrella
o el alado camino
de la hoja caída de su árbol.
Preciso es dar al aire
este amargo sabor que muerde dentro,
que pide luz de fuera, la que arde
de su estar siempre fiel a su destino
que es el lucir en las palabras
y saltarse los mundos que conoce
y los que aún no han sido revelados.
Un ámbito que esconde
en sí el oculto pensamiento
-brillante piedra que en su día
nos pidió rescatarla,
a ella, la escondida de los siglos,
humilde aún, que espera
el roce misterioso de unos dedos ...
Ahora, despertada
de su soñar antiguo,
nacida a luz y sol,
hecha ya una palabra.
Milagro al fin que vive
al amor de su dueño:
de quien soñó con ella
en la forma final de su destino.