BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 30 de diciembre de 2011

5721.- ZULEMA RETAMAL





Zulema Retamal. Arauco, Chile, 1960Profesora de Castellano, U de Concepción, Chile. Activa gestora cultural de la Provincia de Arauco. Co-fundadora de la revista de Arte y literatura MIRA, año1981. Ha dirigido talleres y revistas literarias tales como “La quinta pata del gato”, “Cuerda floja” y “Araucaria” El año 1996 el Concejo Municipal de la I. Municipalidad de Curanilahue la distingue como la profesional de la educación más destacada en la Promoción y Fomento del Arte y la Cultura. Participa como expositora en Congresos nacionales e internacionales de Poesía. Colabora en diario Crónica de Concepción y en sitios de Internet. En el 2002, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile selecciona su proyecto para representar al país en el III Congreso de Poesía Hispánica de Europa y de las Américas realizado en la Universidad de Pécs, Hungría.


Bibliografía. Las que no somos santas. Santiago: Rileditores, 2001. Trazos de Luna. Talcahuano: Vitral, 1999.




Las que no somos santas
Rileditores, Santiago de Chile, 2001


Las que no somos santas
quemamos las naves
sin golpes de pecho
en la plaza del pueblo
No comulgamos
ruedas de carreta
ni acarreamos el agua
para el propio molino
Miramos debajo del agua
por el ojo de la cerradura
y por el ojo de buey
pero no pasamos
tan fácilmente como el camello
por el ojo de la aguja
Somos memoria del día
y no le debemos
a santo alguno una vela










ME SUGIERE


Me sugiere esta niebla
y los árboles del camino
los territorios íntimos
los lugares sagrados
la hora del alimento
los piñones
el trigo masticado
Me sugiere esta instransparencia
el sueño de los siglos


Más allá no sé si puedas
estar tú
detrás de los álamos en la niebla
de las araucarias
en la punta del cerro


No sé si cerca de este diluvio
de diminutas aguas
puedas estar tú










SOY


La mestiza de Arauco
la perdiz que se escabulle
el espíritu de los árboles
los ojos de la luna


Soy la que deja acoplar
su silueta de pájaro
la que destila salivas en tu boca


Soy Eva , la ingenua
del anteparaíso habitado
la forajida de tus sueños
la playa que sorbe
tus sales de marinero
Soy nada más
la maga que te inunda
en sus trucos naturales










ALTIVA


Voy directo hacia ti
y me ofrezco
como una fuente vacía
voy encontrándote
en el camino desierto
detrás de cada paso
lejos de tu ventana cerrada
y cabalgo la madrugada
sobre estos cerros
azules de miseria
sólo para que tú entiendas
que este crujir de huesos
hacinados
es la respuesta a la osadía
de repetirme-yo misma -
y un millón de veces
el sexto mandamiento










MOMENTOS


En medio del armario
de la abuela
están las palabras
las ocultas y frescas palabras
en el ancho pasillo
en las ventanas
en la tarde
vuelan zumban
como locos matapiojos en nubes
son tantas
que de tantas
me atraviesan y se van
dejando mi estructura
en los campos de poleo
o en ciegas avenidas
que conducen siempre
a la puerta de tu casa.










Primer Encuentro


Me declaro el alma mater
De estos días vagatorios
Y huyo a la faz blanca
De los calendarios.
La tierra de nadie cruje
Fértil y doliente
La luna se troza encarnada
Mientras cubres
Tu sexo imaginario.
Yo te observo satánica
Y constelada
Bajo los notros floridos
Te acecho, te huelo
Te espero
Suelto al viento
Mi carnívora melena
Y un estruendo de nubes rosadas
Pronuncia al fin
El nombre de todos los días.








Razones


Permanecerás
Porque conozco
Tus celos habituales
Porque mansamente
_y a tu gusto_
te revuelves
y aglutinas en mi cuerpo
porque alguna vez
he muerto de la risa
cuando has despertado
en mitad de la noche
pronunciando el nombre
de otra.








Divino Tesoro


Y de tan santas que éramos
Corríamos
Los domingos de madrugada
Para inventarle
Los mil y un pecados
Al cura del pueblo
Que por aquellos días
Era un milagro de Dios.