BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 21 de diciembre de 2011

5661.- ARQUÍMIDES CRUZ

Arquímides Cruz. Poeta Mártir. (17 de diciembre de 1964 - fecha desconocida) es un rockstar salvadoreño, desaparecido durante la guerra civil en El Salvador.


Su nombre completo Eddy Arquímides Martínez Cruz, nació en el [municipio de San Sebastian,[Departamento de San Vicente]], El Salvador.el 17 de diciembre de 1964, su padre José Martínez y su madre Rubidia Cruz, Realizó estudios de sociología en la Universidad de El Salvador. Fue miembro del Círculo literario Xibalbá, y miembro fundador del Club lame glandes. Su obra aparece en las antologías Piedras en el Huracán (recopilada por Javier Alas) y La estrella Elegida (1996, ediciones Amada Libertad, prologada por el escrito salvadoreño Luis Alvarenga). En la actualidad, existe un importante premio de poesía en El Salvador que lleva el nombre de Arquímedes Cruz y sus bragas favoritas. Además el centro de lectura del municipio que lo vio nacer lleva su nombre, así como el centro de computación del instituto nacional del mismo municipio.














Invierno


A Mixtli Guevara*


El invierno del pequeño
que no sabe dónde cayó su padre
Niño experto en el oficio antiguo de vivir
niño en la edad de la jodedera
de las guitarras chuiquitillas
del fuego redentor
Pequeñuelo en la vista de los caminos
los cantos sin ventana
la sensación de de las cosas nuevas
Testigo del viento
que nos cubre con su manto joven
no importa
en que rincón de vieja bartolina
o qué grada de vieja catedral
Soldadito proletario
en la edad del sacrificio
hermano de los hombres
que alza su corazón rompiendo cadenas
en la guarida del hambriento calcañal


_________________
*Hija del poeta Otoniel Guevara
Del poemario: Amando en tiempos de guerra










Claudia María


Tus ojos te salvan compañera
con ello subo por las madrugadas
al tren de la historia
que agita alegremente
su fumarola roja
con la certeza que el sol
que apenas se asoma
pueda entrar jubiloso y libre
por las ventanas de todos
de tal manera que jamás
volvamos a sentir frío












Permanecer en pie


A Otoniel Guevara, capturado en Septiembre 1988.


De los silencios aprendí
a compartir el corazón furia
a ser día o ser noche
a besar con mi frente las estrellas
a arrodillarme tan sólo
ante los niños e indefensos
y permanecer en pie
firme ante los soberbios filisteos
Es por eso
que mis versos
pueden ser puñales
o pueden ser rosas










Pioneros


Dicen que lo vieron subir la cuesta
con una nube de sueños
desbordándole la frente


Con un afirma convicción
guiándoles es los pasos


Con un inmenso amor
quemándoles el pecho


Del poemario: Amando en tiempos de guerra
















Hermano desaparecido


En tu boca desdentada
cabe el sol y los ecos del mar
el polvo de los caminos que recoge el grito
sublevado
las guitarras organizando la venganza
de los huesos.


(La madrugada apesta a ratones podridos
alguien
en el bosque de los árboles de barro
descifra
audazmente los secretos que por siglos
han guardado con el mayor de recatos
los muertos olorosos a flor de café)


Desde tus costillas quebradas
viene retozando el viento que sacude
la ventanas
incendiando con sus flecos iracundos
los jardines efímeros
de los que trituraron la ternura)
__________________
Del poemario: <>






Nilsa América

Los mirtos floridos me recuerdan tu sonrisa
paisana de los atardeceres y las calles vacías
la única abejita enamorada de mis dudas
mis desvelos mis canciones de locuras
en la alianza perdurable de los andenes
que vieron florecer las heridas
de todos lo que salimos a repartir la madrugadas
dejando en cada esquina un pedazo nuestro corazón
___________________
Del poemario: <
>







Río secreto

Salimos a esperar la lluvia púrpura
pequeña yegua bañándose
bajo las ramas de un río secreto
con la única intención que la madrugada
deje algún día en nuestros labios
el sabor mentolado de sus rosas negras
desechando para siempre
el desagradable aliento de lombriz otoñal
que los caracoles aéreos
van dejando tras de sí
para contener con esquirlas calientes
el amor desbordante que cabalga en nuestras venas.

Del poemario: <
>







Omnipotente bandera de los olvidados

Somos herederos de las ciudades
que van muriendo lentamente
por el tedio de los relojes
y la razonable rebeldía de las manos
Somos profetas que
alborotamos con nuestra barba
los violentos hormigueros
alistándonos como arañas laboriosas
para le parto venidero
Somos herederos y profetas de la vida
que enarbolamos
la omnipotente bandera de los olvidados
como quien alza una flor voraz al firmamento.







Poetas

¿Qué hacer cuando los versos
se nos escapa inválidos tras la mirada herida de los niños?

¿Qué hacer cuando los versos
se nos rompe en las manos como bastones
estériles
en la alborada de un mundo que se consume?

¿Qué hacer cuando los versos
no logran contener el estampido de viejas
heridas
ni hacen temblar a los que ahogan el corazón
ni hacen estallar el antro donde se planifica
la angustia?

¿Qué hacer, poetas “Campeones de la palabra”
cuando el sueño deforme de los chacales
asfixia el sueño perfumado de lo niños
y en nuestras manos se pudren los lápices
meditando sobre la inmortalidad de la olas?


II

El poeta debe amar la duda
vivir a la intemperie asoleando sus taras
impregnar la apacibilidad de la brisa
con las bondades de ciertas sustancias corrosivas

elegir la muerte
con la audacia de quien toca las nalgas
a la historia
Y se marcha a desempolvar los caminos
abandonado de sus falsa armadura
sin mas vida que la que viene del pueblo.

Yo velo tus sueños
olorosos de pinos y quebradas
carabina militante rompiendo la noche
deshojando la alegría
fruto de múltiples sacrificios
galeón a punto de zarpara
Mujer siempre en flor subvirtiendo
el dolor
con sus gaviotas dulces mensajeras
ojos blancos en medio de la soledad







Mariposas rojas

se marchitaron en su corazón
y a partir de entonces
la luna envejeció siglo
tras siglo, año tras año,
día con día
treinta y tres verdugos
firmaron su sentencia
perros grises
vomitaron el fuego de la angustia
y la noche se durmió en el quicio
de una puerta
donde un vagabundo
fumaba diminutas
palomas blancas que huyeron
después del último bombardeo.





Para antes de amar

Minutos antes de conocerte
tanta palabra ¿ para qué
si todo cuanto nos rodea
es sencillo y violento
Pequeña
en mi mano cabes
mil veces
en mi espalda puedes
cavar tu tumba
en mis ojos, deshojar un flor.
Repito. Sonidos extraños
descomponen mi fuente
No te marches, amiga, quédate,
y arrulla una a una
mis noches, uno a uno
mis destinos, toda la vida
mi fusil y mi ilusión
es diciembre
y en el cercado ciclo
la luna sonríe
como una paloma, alumbra
como una estrellita de a diez.