BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 8 de noviembre de 2011

5304.- TASOS LIVADITIS


Tasos Livaditis (GRECIA, 1922-1988) perteneció a la Primera Generación de Postguerra junto con otros poetas como Titos Patrikios y Takis Varvitsiotis. Esta generación, en opinión del filólogo Dimitris Armaos, creció y afinó su voz "en un ambiente de conversación en voz baja, de tono inesperadamente melancólico (de ahí también el nombre de Generación de la Derrota), pero muy humano y por supuesto en asonancia con el clima general de pobreza que dominaba en la sociedad neohelena." Recibió varios premios nacionales e internacionales y Mikis Teodorakis puso música a varios de sus poemas. El poema que presentamos está tomado de su libro Descubrimiento (1978).





Asesinato

“¿Quién es?”, “calma, nadie”, dijo, las moscas se ahogan en las sobras del vino, cubriendo con negras manchas el brillo del otoño, “¿dónde vamos?”, pregunté, “te aposté –dijo– y perdí”,

las estatuas me hacían señas, pero era algo inexplicable, en verdad cómo lo saben, me preguntaba, y en las noches me inclinaba, “¿estáis bien?”, preguntaba, porque yo no había sepultado a mis muertos,

mi pecado era que traté de escapar al destino, llené de nuevo los vasos, “bebe miserable”, dije, luchamos con rabia sobre la alfombra, y cuando me arrojó por la ventana, una mujer lejana abrió el tragaluz y me cubrió con sus párpados,

entonces apareció la luna, debía apresurarme, debía ocultar todos esos cadáveres que inundaban el sótano –dios mío, cuántas veces me habían matado,

y cuando abrió la puerta, vi sobre la mesa, como vino derramado, nuestro largo viaje, “si regreso, ¿nos encontraremos de nuevo tal vez?”, dijo, “sí –le digo–, porque yo estaré siempre en la orilla”.








Lo mínimo

No es que hayas perdido tus sueños más hermosos.
No es que se hayan ido tus más preciados años.
No es, no, que hayas visto a tus últimos amigos
traicionarte o desertar. Este agujero es terrible
en el muro que con trabajo levantaste, noches en vela,
destruyendo tus manos y tus años
en las piedras –muro para ocultarte de la implacable
indiferencia del vacío.
Y ahora, un pequeño agujero, casi invisible, por donde
entra sin ruido e irrevocable
todo el frío de la gran vanidad.

Véase La Jornada Semanal, 27/VII/ 2008
Versiones de Francisco Torres Córdova










Aquello.

Hay horas, en que de repente te inunda por entero
la nostalgia de lo inexpresable -igual que el recuerdo
indefinido y opaco del sabor de un fruto
que alguna vez comiste, hace años, cuando eras niño,
un día lejano, soleado- y quieres recordar
y se te escapa. Tus ojos
se llenan entonces de un matorral de tiempos infantiles perdidos.
Y a lo mejor de lágrimas.

Por esto, les digo, créanle siempre a un hombre que llora.
Es el instante en que su mano les extiende
amordazado y enorme
Aquello que nunca habrá de decir.

Buenas noches

Versiones de Francisco Torres Córdova