BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 7 de septiembre de 2011

4840.- JOSÉ CAMPUS DELEUCHI


José Campus Deleuchi nació en San Juan (Argentina), enero de 1930. Estudios primarios, secundarios y teatro, los realizó en su provincia. Como actor, formó parte de distintas compañías circenses recorriendo gran parte del país. Como director teatral, dirigió varios grupos de teatro, tanto en San Juan como en Río Gallegos, Provincia de Santa Cruz. Obtuvo premios a la mejor dirección, en dos oportunidades. Escribió poemas, cuentos y teatro. En cada una de estas disciplinas, fue merecedor de primeros premios.
Publicó los libros "Quiero" (1962), "Marrón anterior" (1967), "Ayer fue tiempo y otros poemas" (1968), "Abigail" (1971), "Los libros de José Campus - Antología" (1994), el cual contiene -además de su obra editada con anterioridad- obra hasta ese momento inédita como es el caso de los libros "Entre cuatro paredes" (1990), "Cuentos de amor y magia" (1992) y sus obras de teatro. En 1998 aparece su libro "Textos de un caminante", seguido de "Apuntes", 2001. En septiembre de 2005 se publica "Volumen 3", su tercer libro de cuentos. Trabajos suyos ioncluidos en antologías referidas a su región.

En 1998, fue declarado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de San Juan.
La U.N.S.J lo distinguió por su labor como poeta, dramaturgo y director teatral.

Falleció en San Juan en Septiembre de 2009.








en estos momentos descreo de las palabras
no sirven de nada
cualquier cosa que escriba es una burla a lo que sentimos

el Pepe se nos fue con una estrella rota en cada mano
como él mismo lo dijo
(como si la predicción apagara un poco la tristeza)

no hace falta haber sido un compañero de su vida
no hace falta haber compartido el vino y la palabra
yo soy un pendejo trasplantando
y me fue suficiente
un libro abierto
y algún saludo perdido

una persona que dio su vida por abrir caminos para que todos nosotros los transitemos
nos ha dejado

el también lo dijo: "septiembre sería eterno..."










si quieres encontrarme...

no me busques
en casas nuevas.
búscame
en aquellas tejidas de adobes
donde vidrios rotos lastiman vientos.

(raspando sombras
encontrarás sueños...
allí
donde los muros sangran,
está la mano alisando esperanzas)

Búscame
donde el frío.
donde la muerte
abriendo puertas del llanto,
deja niños
repasando platos.

ven a buscarme

estaremos en paz.





del libro QUIERO


el frío,
los años
la mancera,
los surcos

dándole vueltas
bailando la ronda.
tiene las manos
cargadas de callos,
los huesos de herrumbre.
que no se detenga
parecen decirle sus hijos
rodeados de hambre.
caerán las semillas
cantarán los pájaros,
habrá una cosecha,
entonces
de nuevo la ronda.



he visto,
la niña de los pies descalzos,
acercarse
pisando retazos de sombra
para ver
jugar a los niños.

no tiene muñecas,
hermanos,
amigos.

cuando
el sol de verano
aquieta las cosas,
pisando retazos de sombra
se vuelve
cruzando el baldío.




EPITAFIO

vengo
de calles
con árboles de hojas asustadas

estamos,
vida,
donde nadie,
sabe nuestros nombres.

donde no lastiman los recuerdos,
y la semilla
germina
sin cansancio.






Del libro: “Entre cuatro paredes”


D
u
e
l
e

este constante caminar callesciudade

escenarios grises cemento sin medida

Oír llorar oír morir y caminar

y caminar sin encontrar lugar para los pájaros.









Del libro. “Apuntes



Llegó cuando apenas iniciado silencio de sol.
era obrero sin palomas.

Buscó rincón al fondo. Pidió por señas.

Desbordaron su copa con vino tinto.
Bebió apresurado.

Intención de acabar cansancios.






Del libro: “Ayer fue tiempo y otros poemas”



Debió ser brutal para Él,
sentir maduro hierro,
áspero hierro
frío hierro

y la madera joven
beberse en cada golpe martillo
sangre
corazón
vena
y la luz de los dos ojos.

Debió ser brutal para Él.



José Campus según Silvio Campillay (2002)