BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 9 de agosto de 2014

SPIROS KATSIMIS [10.845]



Spiros Katsimis 

Nació en Kérkira, Grecia,  en el Eptaneso, en 1933. Estudió Derecho en la Universidad de Atenas y trabajó como periodista en diarios atenienses, en revistas y en la televisión estatal. Ha colaborado en varias revistas literarias como El Árbol, Ensayo, Letras y Artes, La Palabra, etcétera. En su patria chica fue miembro del consejo de redacción del periódico El Primer Escalón, y responsable del programa Arte y cultura del Canal 1 estatal. Es autor de once libros de poemas y ha sido traducido al inglés, francés, alemán y polaco. También es pintor.

Véase La Jornada Semanal, núm. 788, 11/IV/2010

Versiones de Francisco Torres Córdova.







Suicidio

El último tiempo ya tarde en la noche 
volvías cansado a tu apartamento 
y empezabas a imaginar a tu familia
en la habitación con los yesos rotos.

Mas allá las olas golpeaban las rocas 
  y sosegadas
llegaban al pequeño café del muelle.

No sabías que te atraparían
cuando adolescente saliste 
del barrio de pescadores.

Era tu destino trabajar sin cesar para 
  la empresa
y esa noche tardaste en llegar
a la roca de tu memoria
y te ahogaste en las máquinas.







El oculto

Afuera caía aguanieve
y en tu tibia casa señorial
apareció pálida, atormentada
con aquellos ojos que en otro mundo
te habrían enamorado.
Desamparada mujer de paso
que parecía una mendiga y se atrevió
a mirarte con lástima
al percibir algo de la desgracia
que tantos años has ocultado.






En los días soleados de invierno

En los días soleados de invierno
la casona deshabitada se encanta, el desconocido
se aparece en el balcón, camina
en el jardín lleno de hierba, frente
al mar y el bosque de pinos.

En los días soleados de invierno
los altavoces alborotan entre los árboles de plátano
los extranjeros escuchan la orquesta popular
                en la tribuna
del café “La bella Elena”
y yo te murmuro al oído una melodía olvidada
así como desde tu parcela, sin pintar
                encendidos
los labios rebasas la feria.

En los días soleados de invierno
se iluminan tumbas, monumentos y miles
de tomos de manuscritos desgastados
                en el húmedo
“archivo de la historia”.

En los días soleados de invierno
la banda infantil toca
en las playas, los molinos, las ruinas
del viejo fuerte
toca composiciones de los clásicos

en los días soleados de invierno.