BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 29 de agosto de 2014

ROSINA CONDE [11.036]


Rosina Conde


Hilda Rosina Conde Zambada (10 de febrero de 1954) es una escritora, lingüista y novelista mexicana nacida en Mexicali, Baja California. 

Estudió la licenciatura en lengua y literaturas hispánicas y la maestría en literatura española (Universidad Nacional Autónoma de México). Tiene publicados 22 libros de cuento, dramaturgia, ensayo, novela y poesía; ha grabado tres discos de blues; ha creado y representado cinco obras de arte-acción (performance) con guión, vestuario y escenografía original, y ha sido traducida al inglés y alemán. Su obra ha sido merecedora de 12 reconocimientos nacionales, estatales y municipales. Ha sido incluida, aproximadamente, en 40 antologías de México, Estados Unidos, Francia, España, Inglaterra, Austria/Alemania y Cuba. Durante un año trabajó en la elaboración de argumento original y 160 guiones para telenovela (Televisa). Desde hace 36 años se dedica a la docencia y desde hace 33, a la labor editorial.

Entre otros reconocimientos, obtuvo el Premio Nacional de Literatura "Gilberto Owen", en la categoría de cuento (1993); el Premio Nacional de Literatura "Carlos Monsiváis" (2010), y fue nombrada Creadora Emérita 2010 de Baja California por sus actividades artísticas y literarias. Ese mismo año, la XXVIII Feria del Libro de Tijuana le rindió un homenaje por su actividad como escritora. Actualmente, forma parte de la Academia de Creación Literaria de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Publicaciones

Ha publicado en numerosas revistas y suplementos culturales, tanto de México como del extranjero:

Caravelle
El Cuento
El Buscón
Cultura Norte
Blanco Móvil
Zurda
Tierra Adentro
El Último Vuelo
La Línea Quebrada

Obras

Algunos de sus libros publicados incluyen:
Poemas de seducción (1981)
El agente secreto (1991)
Arrieras somos (Premio Nacional de Literatura Gilberto Owen 1993, DIFOCUR, 1994)
La Genara
Como cashora al sol (2007), novela




QUIERO PALABRAS FUERTES 

Quiero palabras fuertes, detonantes;
que rujan, que destellen;
exploten en sonidos delirantes;
iluminen el ruido de la noche;
a los muertos levanten:
palabras-fósforo, palabras-trueno,
cañón, metralla, cohete.
Quiero palabras que no se intimiden
ni se arredren con sombras de nostalgia;
palabras migratorias
que permitan cruzar sin pasaporte:
palabras-salida, palabras-túnel,
vía rápida, avenida,
palabras-puente.
Quiero palabras que aplasten gigantes,
palabras-dragón, palabras-montaña,
grandiosas palabras-kamikase.
Denme palabras mil, palabras denme
se tornen en palabras-semillero
y otras mil me regalen, sólo quiero
convertir-las palabras-artillero
que derritan palabras-desencanto,
y así también destierren
palabras-bomba, snuff, cuerno de chivo,
las aplasten, derroten;
que cimbren los cimientos de la guerra
del viaje sin retorno.





TESTAMENTO

    A Daniel Sada, in memoriam

En posición fetal quiero mi tumba
sin gemidos ni llantos ni lamentos
sólo un canto febril, zumba que zumba
que amortigüe el camino en el momento.

Bacanora, sotol, una marimba;
son jarocho plagado de recuerdos;
un tequila, un mezcal, cimba que cimba
que acompañen mi paso sempiterno.

Llevar quiero un baile placentero;
del mariachi, su música y su canto,
un fandango, un danzón, un buen bolero;
pan de trigo y maíz con amaranto.

De la vida me llevo el argumento
de mis hijos, mis padres, mis carnales;
yo adopté desde el mismo nacimiento
los amigos, los cuates, los amantes.

No embalsamen mi cuerpo, en la mortaja
vivir quiero al unirme a los gusanos
que en su gran devenir darán ventaja
a la tierra en su danza con el guano.

Viviré al morir con la certeza
de ser planta, animal, tierra fecunda,
formaré con mis alas la corteza
de la abeja y su miel, zumba que zumba.

(2011)







PENINSULAR

En desérticos montes
el órgano me mira a la distancia;
retando al horizonte,
renuncia a la fragancia:
magnitud que reviste su elegancia.
Despojado de flores
el órgano se yergue misterioso,
frente al mar de colores
bajo el sol silencioso
en medio de cactáceas, luminoso.
Expeler al supremo
no pretende este ser meditabundo,
sino hallar en su fuero
en cerúleo inframundo:
absorber lo fugaz y lo fecundo.
Retener con audacia
los ríos que acompañan su entreceño
para dar eficacia
a un saludo costeño
más no aquel que se piensa caribeño.
La playa lo acompaña
en medio de silencio y maravilla:
la arena se lo apaña
el sol por coronilla
y una choya que le hace segundilla. 
No ceja el horizonte
perpetrar su silueta en alborada
cual si fuera Creonte
con las horas marcadas
por hercúleas proezas generadas.
Pacífico despide
con la luz del océano que se apaga
a las olas humildes
cual diosas que naufragan
que tratan de aferrarse a las biznagas.

(2009)






Poemas de seducción IV

Te seduciré
con una pera y un racimo de uvas.
Con las uvas
bañaré tu cuerpo
para beber sus gotas una a una.
La pera la comeré en cuclillas
sobre tu rostro.






De preferencia

I

Se solicita señorita
para trabajo fácil,
que sepa cocinar y lavar platos,
servir la mesa, coser, planchar,
zurcir calcetas, barrer, trapear.
De preferencia bilingüe
(con pasaporte).
Se quede a dormir.


II

Se solicita señorita
para trabajo fácil.
No importa que ignore el lenguaje académico
y quiera comprarse televisión a colores.
Lo que importa es que no exija
un lugar en la historia,
que no ponga en crisis el servicio…


III

Se solicita señorita
para trabajo fácil.
No se requiere experiencia.
Ofrecemos salario superior al mínimo indispensable,
un ambiente agradable
y la seguridad de que nunca se enterará
de que lo maquilado por usted
contamina al mundo entero,
de que sus hijos nacerán con malformaciones
cerebrales
y que a los veintiún años
usted no servirá ni para contestar el teléfono.