BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

jueves, 21 de agosto de 2014

LUBIO FLORES [10.970]


LUBIO FLORES

(CHILE)
Nace en 1960, miembro de la cofradía dispersa, círculo de poetas nacidos durante los 60 en el sur del país y que realizaron su quehacer escritural durante los 80.

Entre la militancia política y la vida urbana, Lubio Flores es miembro fundador de la Ex-Coordinadora Cultural de Hualpencillo y de diferentes instancias literarias de su ciudad.




I

Sus caderas aparecen 
Al borde de la sábana 
El misterio de estar 
Sola al final de la pieza 
Mientras sus dedos buscan
La entrada de lo tibio



II

Posaba con el sol en 
Mi espalda cuando 
Aparece de improviso 
Para tener algo conmigo 
Le hablo en silencio 
Levanta su deseo y me responde estoy sola
Le puse mas leña al fuego 
Apoyando mi dedo en su cintura



III

No puedo olvidar tu imagen 
En la pantalla
Donde estabas muerta boca arriba 
La hermosura de tu juventud 
Se quiebra en tu rostro la sábana 
No puedo alcanzar tus heridas 
Esta poesía me duele 
Donde tus lágrimas queman



IV

Cuántas veces te hablé 
Te llamé por tu nombre 
Y el jardín gira con sus propios soles
La sombra espera la luz para verla
Detenidamente 
Y desabrochar  el botón de su blusa



V

Puedo esperar
Sí 
Puedo esperar de pie
Frente a ti 
Para que me escuches manifestarme
No yo solamente 
Todos los que te hemos visto crecer 
Agazapado en los patios de la casa 
Y puedo esperar más a que tu vomito se derrame 
En los ventanales y en los techos 
En las paredes 
Mientras el estado te cuida como niño





VI

Sin tocar las manos
Los rostros 
Sin tocar el pavimento congelado 
Palpita tu rostro
Mientras tus dedos juegan en el teclado 
Y tu risa cae silenciosamente



VII

Tú princesa que caíste  de las estrellas 
Tan rápidamente que me levantaste de esta mesa 
Haciendo poesía bajo la luz de la ampolleta
Mientras todo está presente 
Hasta tu espíritu de sal 
Ahí estás tú siempre escuchando el sonido



VIII

Debajo de su sombra 
La entrada de sus piernas 
El sonido 
Un fondo en movimiento 
Un improviso de esta pluma 
Desplazándose impaciente



IX

El átomo se deslizaba 
En la arena en una playa Imaginaria 
Donde su voz sonaba humana 
Dentro del pensamiento



X

Aún estando sola 
La muerte esperaba
Sus coronas para  inmortalizarse
Desnuda frente a mí
Con su traje de fiesta



XI

El amor también 
Crea escenarios
Con butacas y espejos



XII

Las cuatros mujeres 
Mojaban su boca 
Buscado el ombligo



XIII

En mi pintura descubrí 
Extrañas figuras en el  centro 
Donde había un constante movimiento 
Que se trasladaba de un lugar a otro 
Buscando la  sombra de la vitrina 
Los huesos  
El casco 
Y la mujer que mostraba los senos





Poesía fetal





Ballena

Mi cuerpo estaba tendido
en la orilla de las rocas
el color de mi piel era diferente
mi olor alertaba al visitante
estaba descomponiéndome
sacaron mi rostro
ya no tenia cara
era un NN más

Recorrí todos los mares
me mataron frente a la costa de Ramuntcho






De improviso

La miré de improviso
cuando pasó por la ventana
su falda acariciaba la
madera de la tierra
y sus pies giraban
con sus movimientos de las manos
para amarla simplemente
amarla y dormir en su cama







Clandestina

En sus pupilas palpitaban
besos que salían de su boca de fuego
el que me levanta y me libera
para amarla
donde la muerte no ocupa espacios
y se oyen suspiros tras la pared
clandestinamente

Cuántas veces te hablé
te llamé por tu nombre y
el jardín giraba con sus
propios soles y la sombra
esperaba la luz para mirarte detenidamente
y desabrochar el botón de tu blusa







Voces

De prisa caminaba
no pensaba en el reloj
del otro lado de la vereda
se sentían las voces que venían
del extremo de donde estaba
y no estaba






Piel

Parece que estuviese aquí
declarando en las esquinas
de un papel tendido y otros
objetos que parecen extraños
y sé que yo siento el aroma de su piel
brotando de su cuerpo