BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 20 de agosto de 2014

KARINA RIEKE [10.956]


Karina Rieke 

Nació en Santo Domingo, República Dominicana, el 23 de octubre de 1971. Periodista, Poeta, pintora y dedicada a la promoción cultural en New York donde reside desde el año 1984. Estudió teatro en Hostos Community Collage con Osvaldo Dragun. Formó parte de los grupos teatrales Nuevo Surcó y Orientación. Graduada de la Universidad de City College con una licenciatura en pintura, fotografía con concentración en cerámica y el uso de la Rueda. También curso estudios de pintura y dibujo en Arts Student League de New York.



Karina Rieke se ha dedicado a la enseñanza de arte, teatro, artesanía y pintura en las Escuelas Públicas y Privadas de la Ciudad de New York.



Es la creadora de la Fundación Dominicana Culturarte de New York Inc., la cual dirige desde el año 2001, y es co-directora de la Schools of the Arts en Washington Heights. Coordinadora de los Encuentros Latinos Culturarte: Forum Vivo de Cultura y Literatura en New York y del Coloquio de Lectores de la misma institución. Iniciadora y promotora de los Retiros-Culturales.



Fundadora del Taller de Escritoras Camila Henríquez Ureña el cual dirige en la ciudad de New York. Es también editora-en-jefe del periódico “Palimpsesto” y en la actualidad completa su maestría en Literatura Creativa en la Universidad de City College en New York, actualmente imparte docencia en el Instituto de Periodismo Digital.






Aunque no Recuerde

 “Soy instante en que poseo todo
la madeja de pensamiento que me sostiene soy.” 
 Jorge Piña


Aunque las remembranzas parecen perdidas
se que algo dejaste en mi.

Busco en tu ausencia
ese recuerdo difundido
que ya no siento
en la soledad.

Anhelo esos momentos
desaparecidos
años después de mi sepulcro.

Sin tí
lejos de ti
mi alma se acaricia
en las memorias
sin recuerdos.

Divago en el momento
que no existe porque sola
yo me enfado.

La muerte sin ti reencarna
en un nuevo ser
sin sentimientos

Aunque no recuerde
cuando ni cómo
te llevaste la última gota
de mi ser
que ahora es sólo tuya
Ladronzuelo.






Quiéreme Grande 

Quiéreme grande
que he inventado mis propias
palabras para referirme al ser
y hablar conmigo misma.

Yo que he dejado de ser
mito en redención,
que he trastornado
toda posibilidad fatal
de nuestro ser.

Para aguantar la caída
en lo desconocido,
en el instante donde el mundo
encarcela mi voz,
en el círculo infinito
de mis particularidades.

Quiéreme grande,
que soy visible ante nuevas
y extrañas peripecias,
yo que he roto conmigo misma
la mitad tu espacio
pues apenas el tiempo
inmediato del fluir ha caído
rehundiendo un nuevo
deshabitado elemento
que me cubre
de tus intereses,
pasiones
y tus  angustias.

Quiéreme grande
que dejé de ser tu complemento
para vivir,
sé una misma realidad.

Yo que soy orgullo
de una oscura noción de culpa,
yo que soy deforme a  la muerte
y vivo con
sólo la conciencia del morir.

Existiendo sólo por un instante
de vida plena.

Quiéreme grande
que no soy carne
que se ignora a si misma,
que no soy materia indiferente
ni rostro impasible,
ni  busco tentativas formas
petrificadas
que oprimen.


Soy punto de partida
trascendencia que implica
ruptura cuando se siente presa
de una imagen que no tiene
ritmo
ni prisa de expansión.

Quiéreme grande
que soy esa mujer
que retrocedió
una
y otra vez
logrando
quebrantar la ley del mundo
para tenerte.

Que soy esa mujer
que con una evidencia casi natural
tocó trasfondo.

Buscando el estallido
de nuestra intimidad.

No me defiendas
para más tarde oprimirme,
que soy mi propia voz
que se niega a ser fruto de
una historia inerte.
  




POEMA EN FUGA 

Respiro mi ser en el poema
En esos breves instantes que Narcisa 
Ahogándome mi espacio 

El poema teje en mis ojos su mirada
Travesía óptica que retoma forma memoria
En su transfigurada obsesión al poseerme

El poema me sigue 
Tentadoramente convida  mis movimientos a la fuga 
Me  transforma en vidente de sus pasos  
Efigie retentiva de los míos

El poema se empeña en seducir mi silencio
Improvisa crónicas quiméricas
Y rasguea reminiscencias de nuestra infancia
Afán estoico por hacernos semejante

El poema soy yo inmutable 
El poema solo es el conmigo   
Andrógeno ser de confusiones
Que certifica, decreta y aprueba mi ser  




Ser de migajas

Soy ese ser de migajas
Que reverdece camino
Indecible a lo infinito
  
Canto de memorias muertas es mi voz
Boca de entorpecida  palidez 
Paladar que revela la falsa de esta lengua

Cuerpo lacerado solo por mis manos
Sumo  de  monturas haciéndose y rehaciéndose en tradiciones simuladas 
Siluetas almacenadas de un cadáver silenciado por la espera
Existencia desplaza por la tarde

Mujer  extraída del viento
Concepción absurda de la noche
Que bebe las horas de su angustiante entrega

Diosa nombrada en  venganza
Resguarda ante la búsqueda vertiginosa
De la insostenible historia que persigue

Hembra  de avenidas estrechas
Por donde deambula la vida
Enflaquecida navaja  de suicida
Que insiste en morir todas sus muertes

Mujer gnosis de los magos
Conciencia repleta de innombrables  palabras
Ideas impasibles de un lánguido discurrió
Exhalando páginas monótonas
Sin latidos
Sencillamente
Escasas de verdades




Dialogo Reflexivo del Silencio

Ángeles rebeldes azotan mi muerte
Ya ofrecida
Un silencio entredicho
Quebranta el equilibrio
Inusitado de mi vida

Reitero mi soledad
Invirtiendo los valores
Pronunciando de  mí ser irreflexible 

Voces inquietas
Siguen resonando en mí

Zozobras de tiempo
Suavemente en mi espacio se arrinconan

Risas inciertas que me anuncian
La misteriosa angustia de estar viva

Reinvento los alientos
Retorno a la falsa protección
Desaparezco en quejidos
Inconmensurables de dureza

Prescindir en el momento
Oportuno
Es pretender vencerme

Consumir la propia vida
Es el dialogo
Reflexivo del silencio
   






Más allá

Más allá
Me pienso entre falsos razonamientos
Voluntad amarrada
Fatalismo propio de los débiles

Cuerpo
Intenso dominio de
Lo que se adivina
Cuando lo vivido se a silenciado

Liberta el motivo
Habitándome
Voces anfibias renacen
Entre mis ecos

Desprendida lengua de vidrio molido
Me nombran
Juicios sintéticos
Paren mi futuro

Y aun
Zonas distraídas
Beben las descargas de
Mis ruinas









Tiempo en espera

Palabras extrañas
Calman esta espera
Dolorosos movimientos
Irrumpan  mi cuerpo
Y me pierdo ante una
Sucesión obligada
Por definir

Oscuridad abstracta
Reposan sobre estas páginas
Sombras geográficas
Se atenúan
Retornándome

Y aun mis palabras
Se pierden
Ante un reflejo
Casi incomprensible
De voces que me nombran
Sin decir nada en este
Tiempo en espera





Subsuelo de mi Aliento

Me pierdo ante mi misma en el
Subsuelo de mi aliento
Confusamente mi alma
Recorre los dolores de esta voz

Y sigo errando entre
Silabas abandonadas que
Entierran y destierran mis pasos

Fuera de mí
Me pienso
Gravitando las Palabras
Inconclusas
Intentando soportarme
Me convierto  en aire

Me alejo de mi misma
Entre estas paginas
Que reposan en mi frente
Ante el asalto del tiempo

Hoy solo soy sombras
De mí patio
Deambulando entre preces
Que desdicen

Pasión en  tinta
Vislumbra los  tormentos e
Incertidumbre de mi boca






  
Espacio Silenciado

Mi voz
Habla con mi voz
Deletreando memorias
Que se evaporan en
Verdades  
Reflejos que nos miran

Entretejidos del Ser
Disponen un murmullo
Seco quieto simétrico
Cerrado a mis oídos

Por eso  hablo con mi vos
Por que no escucha el

Desteje del tiempo
Alfabeto envejecido ante la
Falacia de mi cuerpo
Anulado por la espera

Mi voz
Habla con su voz
Delatando su transmutada
Complicidad que respira
Y se  mira
Sin miradas

Mi voz
Habla con mi voz
Por que ya es de ella

Atenuándose entre si misma
Con palabras precipitadas
Galanteando
Edificando sus espacios
Silenciados




Semejanza de lo Eterno

Tu risa como a un desespero
Arroje a mi alma
Tu lengua angelical
No toca mi cielo y
Solo basta tu sueño
Entre mis voces traicionadas

Espacios  vacíos resguardados
Perdidos entre ritos
Juegos silenciados de
Niña expropiada

Este rostro que finjo
Me lo dice todo

Mis huesos han escrito con su burla
Vergüenza  reclamada
Culpa que mastica el regreso

Mis dedos comparten la profanación
De mis heridas simuladas
Soy la historia de tu lengua
Deslenguada

Hoy  solo me urge
El asombro de mi pena que
Emerge de mis huecos







Confín del Tiempo

Me molesta el viento indigno
El invisible rostro de caricias
Que añeja el semblante
De mi alma 
Que resguardaba en el espejo 
Indescifrable de los años

Me molesta el viento
Me aturde su burla  retadora 
La consistencia  de su voz 
Y el paladar desafinado 
Como grito de trompetas

Me molesta el viento 
Y la enloquecedora energía de sus movimientos
Que ponen en riesgo mi equilibrio
Pericia  de su ser 
Que me estrella
Desafiando mis pasos

Me molesta el viento
Que endurece mi cara
Y deja perpleja mi sonrisa
Protagonista de perniciosos episodios  
Violentos agasajos 
Que atropellan y 
Humillan mi existencia







Pliegue del presente

"No comprendo como el tiempo pasa,
Yo, que soy tiempo y sangre y agonía"
Jorge L. Borges


Soy mil derrotas en mi piel que ya no siento
Los trazos que cubren a mis huesos sus espacios
Soy esa voz sensata del recuerdo 
Que olvida el misterio del tiempo y sus fracasos

Soy tu derrota pliegue del presente
Posición de la noche abochornada
Pesadilla y espanto que se mueven
En la castrada pasión cuando se acaba

Soy el derrumbe de tu riza que agoniza
En el desorden de tus muecas solitarias
Soy el azote de tu piel cuando codicia
La frialdad cancerosa en la mirada

Soy la derrota de mi cuerpo inexistente 
En la obsesión mentira misma del deseo
Trozos de miedo son mis huesos que se pierden
En el rincón del pensamiento que no vuelve

Cicatriz en el poema son mis senos
Que soñaron ser amor y no son nada
La voz y sus zozobras 
Que al final no dicen nada






LUJURIA DEL DESEO

Mujer soy asombro que vive en el poema
Miedo del tiempo 
Mujer vergüenza soy de su desprecio

Que pensara su lengua si rechaza la mía como ajena 
Que pensaran mis años si mueren en cada punto del rechazo
A donde se trasladan los ácidos jugos  de mis labios que 
Desaparecen en la suplica imposible del desprecio

Mis dedos espejos insensatos de mis ganas
Instrumento del orgasmo 
Reaccionando a la sorpresa brevedad de tus caderas

Propicia para el olvido soy
Sola yo me repienso
Sola yo me convierto en el abismo olvido de mi encanto 
Sola yo me vengo 

Mis dedos se cansan 
Mi cuerpo grita y rechaza la frialdad de mis tumbas
Muero 
Y no conozco el punto donde todos perecemos