BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 9 de agosto de 2014

JORGE CONCHA LOZANO [10.842]


Jorge Concha Lozano 

(Poeta argentino. 1974-2013)

Ubicación: San Miguel de Tucumán · Tucumán · Argentina

Estudié Licenciatura en Filosofía en la Universidad Nacional de Tucumán. Ocupación: escribo novelas, poemas y ensayos. Trabajo: periodista en feos medios de comunicación.

Me interesa: la epistemología, la literatura de ficción, la antropología, la sociología de las comunicaciones, la biología molecular, la genética, la filosofía, internet, la filosofía política.

Me apasiona: la escritura creativa. La vida creativa. Ver películas.

No me gusta: trabajar en diarios (lo que siempre hice en estos últimos 10 años). Los jefes. La política. Ver televisión. El orden. Las instituciones (no incluye familia, amistad, pareja).






Hospitalidad

Algo del rostro
me comió su risa.

Mi cara ya no es mía.
No será de nuevo.







Algo sobre mí (poema y autorretrato)

Aquí un poema que dice algo parecido a lo que pienso a veces que debo decir sobre mí:

“Arrastro manos y patas.
De perro.
De perro como hombre solo.
De perro de la noche.

Muerdo la basura de las casas.
Trago mi dolor con las sobras.
Troto, corro la pista del cielo.
Me acerco a los otros.
Pero los otros, perros también,
quieren ser solos y caminar.

Ladro a quienes hablo.
Quienes hablan me ladran.
Todas las palabras son perras
en esta noche de diarios
como viejos que recuerdan
en la vereda de sus casas,
apoyados sobre las verjas.

A veces, durante mi trote
y olisqueo, llego a creer
que mi casa queda cerca.

Pero mi casa son todas las casas.
La ciudad es mía,
puedo ir donde quiera.
Pero no quiero ir donde quiero.
Mi cajoncito todavía no me espera”.







CIERTO EJERCICIO EN VERSO

UNO

Y qué idiotas se muestran las razones.
Y cómo pregna la oscuridad esos los motivos disimulados,
los espasmos del corazón.
Y cómo la biología mastica la voluntad,
traga nuestra elección.
Y cómo los albedríos sucumben al placer.
Y cómo la libertad es esa diplomacia del deseo
empeñado en la imposición,
en el hambre de sujetar,
asolar aún a los queridos, los admirados, los adorados
con igual álgebra que ignora a los despreciados,
los odiados, los arrencorados, los desocorrespondidos…
Y cómo nuestra ciencia extranjera
no imagina pisar el pavimento de las heridas,
el territorio de esa nuestra libertad,
esa nuestra carcelaria dignidad.







TODOS LOS QUE SOLÍA SER CON VOS

Mi corazón se levantará
peleará tras tu escape último.

Yo recordaré tu excelente cintura,
la sinuosidad de tu cadera,

Yo seguiré viendo ese trasero
estampado en el frontal de mi cerebro.

Pensaré -pienso- en esa noche,
emplazados en una cama ajena,
que me leías la Rayuela de ese Julio tan amado.

Y repetiré que siempre fuimos ajenos:
yo viejo, anclado casi en los cuarenta,
con un secreto y un lenguaje imposible de mostrar;
vos, de agotadores, voluntariosos veintiseis,
vos, vos, vos, vos y vos sin parar,
a bailar contemporánea, a azotar los pisos
con tu pie flamenco, y desmontar,
licuar la mirada de los comunes hombrecitos
fascinados con los diamantes de tus piernas.

Y advertiré que nada, ni los recuerdos,
me pertenecen, y me convertiré en un
hombre sin derechos sobre tu luz o tu oscuridad.

Y no sabré más quién soy.
Me habré ido, sin los seres que solía ser con vos.







NOMBRES

Un sustantivo: esa hueca esponja
donde se atestan las astillas del mundo.
Mi nombre: una vacilación,
el intento en duda,
en desespero ya,
los huecos,
la reunión impotente,
los granos de sonidos
que por el universo discurren:
duran las horas que seguro ignoro.

Y es que yo,
yo me sostengo
–contra todo–
de mis fósiles metáforas,
sus agotados cimientos,
de una razón sin el rosado de su granito,
su aterrado ladrillo en que apila
mentira sobre mentira.

Mi nombre, en verdad,
sujeta apenas un verbo:
el descorazonado intento
por extender la huella
de un cuerpo efímero,
el sonido de un capricho
que nada nombra
y tanto inventa.





Amor como espanto o destiempo

Ya no puedo señalarte con estos ojos:
sospecho que no debo intentar mirarte.

Sobran las muecas del corazón:
no es posible sonreirte ahora.

No queda una pena, o el resto de labios:
no es cuestión ahora y ya besarte.

Mis brazos no son el calcio, la célula:
me extravío en la tentación de tocarte.

Mis palabras: una bulla muda:
escaparon todos mis sonidos.

Inútiles las estrategias que me salven:
me estraga todo tu corazón simultáneo,
conspira tu cielo como un abrigo mayor,
crece el espanto de tu amor como una alegría total.







ODA A LA MARAVILLA VII

(Ejercicio)

Hace unos meses, hoy o cuarenta mil años atrás, yo me olvidé de mi pasado. Así lo es: yo soy un  hombre sin memoria. Y me gusta, sí, me agrada repetirlo: ¡soy un cuerpo sin recuerdos! / Mañana, dentro de tres o cuatro meses, de setenta u ochenta mil años, nada habrá cambiado: yo ya dejé de enraizar planes bajo la tierra de mis mañanas. / Por tanto, soy un hombre sin proyecto. Y más aún: soy un hombre sin futuro. Y vaya que me gusta repetirlo: ¡soy un hombre sin futuro! / Y esto es la alegría: escuchen la alegría. Hubo un Misterio que decidí explorar. (Y no todos los misterios conducen hacia la alegría). Y estudié ese Misterio; y trabajé con la aplicación de un alumno ejemplar, sí. Y el Misterio me trago. Y me gustó que me engullera: nada de lo que mi ojo o palabra había estudiado sobre Él se le hubiera aproximado. / Nunca pude entenderlo: la Maravilla me había ya alcanzado. Y no necesité más mi nostalgia en la memoria. Ni mi previsión de mañana. La Maravilla me encontró, y para siempre (desde ahora, desde entonces) todos los días serán hoy. Hoy, hoy. Y el miedo habrá escapado.

(del libro Oda a la Maravilla)








Presentación 
de `Todos los hombres´
de Jorge Concha Lozano en Tucumán
Noticia de ARGENTINA AL MUNDO




Pontevedra es una de las ciudades donde se genera Argentina Mundo en España. A metros del estudio se encuentra "El taller del Poeta" de ediciones muy especiales, artesanales, cuidadas, como que el editor es poeta, nuestro amigo pontevedrés Fernando Luis Pérez Poza. A un paso de aquí se plasmaron en libro los versos del tucumano Jorge Concha Lozano, `Todos los hombres´. Aunque el poeta argentino se ha marchado para siempre semanas atrás, en su ciudad, la bella San Miguel de Tucumán, presentarán en la fecha que se había establecido el que se transformó en libro póstumo, cuyos versos retienen su voz y pensamientos.

El acto se llevará a cabo el viernes 8 de noviembre 2013, 21 hs., en El Círculo de la Prensa, Mendoza 240, en la capital de la Provincia de Tucumán, Argentina. Hasta allá viajará el poeta Pérez Pozas, que abrirá el acto moderado por Mónica Mera. Se referirá al poeta y su obra el docente e investigador de la Univesidad Nacional de Tucumán Pedro Arturo Gómez. 

“En medio de la desazón y el desconcierto que nos produjo la muerte del joven poeta nos llega la certeza de su poesía con la aparición de su libro”, dicen los organizadores. Pedro Arturo Gómez nos ha hecho llegar esta selección de versos de Jorge Concha, del poema `Algo sobre mí´ incluido en el libro `Todos los hombres´, objeto de la presentación

Portada del libro "Todos los hombres" , obra póstuma del poeta tucumano Jorge Concha Lozano, editado por Fernando Pérez Poza en Pontevedra, Galicia, España

 Portada del libro "Todos los hombres" , obra póstuma del poeta tucumano Jorge Concha Lozano, editado por Fernando Pérez Poza en Pontevedra, Galicia, España

Arrastro manos y patas
De perro
De perro como hombre solo
De perro de la noche
Muerdo la basura de las casas
Trago mi dolor con las sobras
Troto, corro la pista del cielo
Me acerco a los otros
Pero los otros, perros también
quieren ser solos y caminar 


Fernando Pérez Poza participará, después de este homenaje en Tucumán, en el VI Encuentro Internacional de Escritores de Tarija, Bolivia. Junto a la información que nos ha entregado, llegaron también sus versos recordando a Jorge Concha Lozano, nuestro poeta tucumano...



LLAMAS

Hay llamas que no se ven, pero arden 
y queman todo lo que tocan,llamas
que encienden la tristeza y apagan
la alegría, llamas, a fin de cuentas, llamas,
letanía de fuego que retuerce 
el pensamiento y duele, llamas. 
Están ahí, aunque nadie las vea 
o no las quiera ver, llamas, 
pero nadie te responde, llamas, 
pero el amigo se fue y no dijo 
a dónde, se fue, envuelto 
en sus llamas, en sus preguntas 
que sabía no tenían respuesta. 
Todo es fuego y tristeza 
y un ¿por qué? ¿para qué? 
¿De donde salen? ¿A dónde van? 
Llamas, pero no hay respuesta. 
El teléfono no responde. El face se ha quedado vacío. 
No existen las horas, ni aquí, 
ni en la Argentina, ni en la Patagonia. 
Y no hay lágrimas que las apaguen.
Y no hay vientos del Norte, 
solamente el Sur, arrojándose a la nada. 
Llamas, solamente llamas, que queman 
el corazón cuando piensas que alguien 
te necesitaba y no supiste estar allí 
o no te enteraste.




Fernando Luis Pérez Poza, poeta y editor de Pontevedra, Galicia, España.
Fernando Luis Pérez Poza, poeta y editor de Pontevedra, Galicia, España. 
Octubre, 2013 ©Fernando Luis Pérez Poza Pontevedra. España.