BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 9 de agosto de 2014

CECILIO PEÑA [10.841]


CECILIO PEÑA   

Poeta, crítico y narrador montevideano, nacido en 1925. Murió en Montevideo en 2000. Fue profesor de Literatura en Enseñanza Secundaria, egresado del Instituto de Profesores “Artigas”; dirigió la revista literaria Psiquis (1951) y, junto a Pablo Aurelio Chiarelli y Jorge Medina Vidal, los Cuadernos Uruguayos (1958).

Colaboró en varias publicaciones e incursionó en el cuento con “La lágrima negra”, que fue traducido al inglés por Morris R. Steinberg y publicado por la revista norteamericana Poetry and Drama Magazine. Más que sus trabajos críticos, siempre con un marcado perfil docente, destacamos su obra poética: Desde Eidar, la que recibió el Premio Municipal en 1963. 

BIBLIOGRAFÍA:

El hombre entredormido (poesía), Montevideo, Comunidad del Sur, 1957.
Cuarteto del Ser (poesía), Montevideo, El Siglo Ilustrado, 1961.
Desde Eidar (poesía), Montevideo, Arca, 1966.
Cervantes (ensayo), Montevideo, La Casa del Estudiante, 1973.
Rubén Darío (ensayo), Montevideo, La Casa del Estudiante, 1973.
Antonio Machado (ensayo), Montevideo, La Casa del Estudiante, 1976.
Lorca, su lírica (ensayo), Montevideo, La Casa del Estudiante,1977.
Poema del Cid (ensayo), Montevideo, Técnica, 1978.
Quevedo, el poeta lírico (ensayo), Montevideo, La Casa del Estudiante, 1979. [2ª edición ampliada]
Rinconete y Cortadillo (ensayo), Montevideo, Banda Oriental, 1979.
La ilustre fregona, Montevideo, Banda Oriental, 1979.
Gabriela Mistral, poemas y estudio (ensayo), Montevideo, La Casa del Estudiante, 1980.
La gitanilla (ensayo), Montevideo, Banda Oriental, 1982.
Con punto y noche (poesía), Montevideo, Banda Oriental, 1985.
Pablo Neruda (ensayo), Montevideo, La Casa del Estudiante, 1987.
Hacia el sentido del Persiles (ensayo), Montevideo, El autor, 1988.
“Cantos y señas” en El País Cultural, Nº. 305, 1994.






Trilce y las rosas

Cóncava, blanda de asma
voz disparada
                    quién iba a decirlo
hasta el hoy: sonrisalba.

Trilce entonces: me muerde
alejarme de ti, volver como a hurtadillas
por estas rosas
                     presas en el Prado,
las mismas en luztiempo.

(Marchas estridan lejos
Caldera rota:
                        es esta
de mango negro, sabio)

Y el teléfono entonces y el telé–
              "Si suena y suena el teléfono
              y la otra voz está ausente
              todo es adrede
              El mundo algo quiere."

Y el telé
fo.
              (Me confundían entonces
              desde tu casa
              con quienes bien sabemos...)

Previo: tu mundo estaba...
                                      no sé dónde.

Y el teléfono aquel ya no era el tuyo
Trilce entonces, que ahora
besotravez, en sueños:
maravilla de dos: viva tijera...
Cortamos rosas, mapas,
uno que no se explica.

(¿estridan los silencios
ecos
de aquellos en el mango
desta caldera rota, negro y sabio?)

Tu voz, cóncava de asma
Trilce viuda en el Pra–
do.





La vida, esta visita
feroz y dulcemente ahora

(Quizás una tenaza
que amo)

La vida esta visita

Y por qué puerta
vino.





La vida, esta visita
feroz y dulcemente ciega
esta tenaza púrpura
este amor clandestino, sin pregunta.

Y el címbalo,
con que quiero llamarla, por más cerca.

La vida, esta visita
sin motivo.





La vida, esta sintaxis
viva, y el diccionario
quemado juntos, como
invento derivando.

La vida, esta sintaxis.





"Vida", insomne palabra
de aquel texto escolar
                                      –¿era el de sexto?–
Laocoonte juvenil viene venciendo
dibujada serpiente... se miraban.

Hoy las serpientes –tantas–.
                                        No renuncio.

La  fourchette

1

La fourchette en mi plato reverbera
tiñéndose. Se crece

y es horquilla en mis ojos; puede
con toda rauda tierra
a compás y despacio

La fourchette alza el trozo:

es carne de mis álguienes.

2

Resta la letra para–
petada en sí,
fuera de sí rugiendo

Va el mensaje con rabia
y humillación:
                    resuelto.

3

Mis versos... esta pájara
de papel que atribúlase
vuela
(disparate escribirse)

La pájara se estrella contra firmas
de ex alumnos ignotos; en el marco
solfeos amarillos.
                                Los ocres
me recobran pese a todo.
                                Reinicio.

4

La fourchette reverbera.

                                                                                           (Del libro inédito Boomerang)