BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 13 de agosto de 2014

ELSA PÉREZ CARRASCO [10.902]


Elsa Pérez Carrasco

Elsa Pérez Carrasco, nacida en Puerto Montt, Chile. Parte de su trabajo literario aparece publicado en los libros “Antología Diez Años de Talleres Literarios” (Puerto Montt, 1984), “Nuevas Voces” (Osorno, 1995), “Voces de Mujer” (Puerto Montt, 1996), “Rostros de la Palabra” (Puerto Montt, 2001), “Fragmentos de una historia” (Puerto Montt, 2002), “IX Concurso de Poesía Voces del Chamamé” (España, 2004), “Baúl sin Fondo” (Puerto Montt, 2006), Revistas Literarias “Pájaro Verde” y “Divulgando la Literatura Regional” (Puerto Montt, 2008), “Antología Poesía chilena en el año del Bicentenario” (Santiago, 2011). Sus textos también han sido musicalizados por la cantautora puertomontina Elizabeth Coli Guerra “Hijas de lluvia” (Puerto Montt, 2008) y el músico y compositor Reinaldo Nano Barrientos “Caudal de Fuego y Lluvia” (Puerto Varas, 2013).





Del libro “Baúl sin Fondo”


Quiero camuflarme en tu lunar con forma de corazón
Abrirte desde los hombros hasta el ombligo
Para que veas cómo se siente
Para que sientas cómo se ve
Una mujer en forma de cruz.



Mi cabeza da vueltas y vueltas
A galope tendido la piel me perforas
Como un mapa en el agua
Sumergida me veo en el océano de tus estrellas
Mientras naufrago en tu piel
Sin querer encontrar la orilla.


Cuando ya no estés qué hacer
Cuando se apague la noche y los perros ladren
Cuando crujan las paredes y mis pasos no te escuchen
Qué hacer cuando no estés
Qué decirle al silencio
Al miedo
A Dios
Qué decirle.


Los ojos de la amante no tienen horizonte
Son fantasmas sus besos
Huérfanos su labios
Anclas sus caderas en la piel de la cama
La amante se acurruca
Y deja que se acurruquen a su lado
Los bostezos del cuerpo
Cierra ventanas y puertas
Y deja caer la cabeza sobre la almohada
Sola.


Habría preferido una pausa tras otra
Pero mi armadura dio vueltas
En el huracán de unas piernas
Que le hacían sombra a mi sombra.


Quiero que me devuelvas todas las semillas
Todas las estrellas que estrangulé en tu boca
Y no olvides llevarte esta camisa de fuerza
Que tú llamas “amor”.


Es invierno y vuelo boca abajo por tus pliegues
Dibujando anclas en tu río se me cae el rostro
Tus dedos son como una emboscada de cruces
Todo es frágil y enloquecedor en este viaje
Sabiendo que tu cuerpo esconde
Un huracán de molinos.



Del libro inédito “Coordenadas”

Todo es circular cuando demoras los besos
Los ojos no se buscan y tu cuerpo despierta
Como si conociera desde siempre el mar
Y abres mi piel girando alrededor tus manos
Todo a pausas como el sol entrando por la ventana
Todo lluvia después
Tibia lluvia que me adormece.


Cuando no te dejas venir
Ni me dejas ir en el juego circular de los abrazos
Cuando te pones de rodillas para buscarme
Y yo no de rodillas todo te lo doy
Lo que quieres lo que no conoces
Cuando late el corazón en su forma de naranja
Ya no duele tanto la tristeza
No duele tanto como dicen
Las lágrimas en la boca
La puerta abierta para siempre en luna ciega
Sin buscarte me duermo
Como un niño con juguete nuevo.


Siempre que terminas durmiéndote en mi cuello
El juego empieza desde abajo desde los pies
Subiendo la desnudez a las manos
Y entonces despierto siempre a la misma hora
Que tú quieres que despierte 
Para mirar tus ojos como al principio: la magia
La nuez de mi boca en la palma de tu mano
Desbordándose tu lluvia en mis profundidades
Y el ahora no importa no tiene ningún sentido
Sólo debemos lanzarnos en caída libre
Sabiendo que abrieron todas las amapolas
Su pecho rojo durazno
Rezándole a Dios sin creer en él verdaderamente
Viéndote venir aunque no vengas en el mismo color
Ahogándome en tu boca en tu saliva
Dejándome alcanzar por la humedad de tus flechas
Que la muerte ya no duele tanto si nos vamos juntos
Porque este cuerpo tiene todas las palabras
Que necesitas aprender para volar.




http://www.panoramacultural.net/?pag=2199