BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 12 de agosto de 2014

ALEJANDRA WOLLETER [10.901]



Alejandra Wolleter. Foto:Fabiola Narváez





Alejandra Wolleter

Alejandra Wolleter nació en la ciudad de Puerto Montt, Chile y estudió Traducción Inglés-Español en la Universidad de Concepción. Desde 1998 pertenece a la Sociedad de Escritores de Puerto Montt y –desde esa fecha- ha participado activamente en el encuentro poético “Arcoíris de Poesía”.

El año 2002 parte de su poesía fue publicada en la Antología “Fragmentos de una Historia” (Editorial de la Universidad de Los Lagos, Puerto Montt); el año 2005 publica el libro de poesía y fotografía “El Jardín de Manzanos (Santiago). Durante estos años ha sido invitada a participar en varios encuentros poéticos, entre los que se destacan el “2º Encuentro de Poesía Femenina” (Osorno, 2008), el “4º Encuentro de Poesía Femenina” (Osorno, 2010) y el “1er Encuentro de Escritores de la Patagonia” (Palena, 2012). Últimamente, su trabajo literario se ha volcado hacia la narrativa, lo que la ha llevado a ser parte de los talleres Ergo Sum, dirigidos en Santiago por la escritora Pía Barros. El año 2011 publica el libro de poesía “Cosa de Palabras” (Puerto Montt) y el año 2012 es invitada a participar con un trabajo de mini ficción en el libro “Basta, 100 Mujeres contra la Violencia de Género” (Santiago).



Poemas de Alejandra Wolleter

Del libro “El Jardín de Manzanos”


Puedo convertirme en mago, si quieres, con pocas palabras,
Hacer llover un año o dos o tres, con pocas palabras,
Traerte el mar.
Tal vez así, con pocas palabras, 
Podrá ser más fácil ver cuánta agua ha pasado por debajo de este puente,
En vez de quedarte de ese lado, aferrado a tu salvavidas,
Con pocas palabras, 
Sin atreverte a cruzar.





Sólo existen dos caminos para llegar hasta allá,
El camino recto, cálido e inmanente de la madera
Y el camino frío y sofisticado de los fierros,
Que, por alguna razón,
Siempre termina doblando hacia la derecha.





Ha sido tan bueno respirar cada día un poco más,
Tan bueno aumentar así la posibilidad de sumergirme hasta el fondo
Para ver todo lo que tengo que ver.
Es tan bueno tener la posibilidad concreta del viento
Traspasando estos mínimos espacios,
Así, tan inmensamente posible,
Tan inmensamente posible como tu corazón,
Imaginar una raya en el agua.





Nada que hacer…
Si supieras cómo se manifiesta aquí, en toda su magnitud, la falta de deseo
Y cómo no necesito ya una voz si para eso tengo la tuya, 
Ni mucho menos un nombre si te pueden llamar por el mío.
Nada que hacer…
La vida de la vida es directamente proporcional a la vida de la muerte.






De libro “Cosa de Palabras”


A esta casa llena de silencios
No la sostiene otra mano de pintura.





El agua filtrándose por el concreto
Viene lluviosamente a posarse sobre la almohada
Y de allí, por entre las sábanas, a las piernas
Mojando los sueños.





Dices que sientes cierta atracción intelectual hacia mi persona
Entonces me acerco y tú muerdes mis labios intelectualmente,
Yo, acaricio tu pelo completa y absolutamente.
Tú, intelectualmente, bajas el cierre de mi pantalón,
Deslizas, intelectualmente, tus manos entre mis piernas
Tus dedos se abren paso intelectuales y certeros
Y tu lengua se enrosca, intelectualmente, en mi oreja.
Yo, me estremezco completa y absolutamente
Y completamente te abrazo
Y completamente beso tus ojos, tu nariz y tu frente.
Las lágrimas caen completamente por mis mejillas
A mi cuerpo completamente extendido en el suelo.
Tú, intelectualmente, caes sobre mí,
No existe pausa entre una caricia y otra,
Todo, todo es arrasado por el intelecto.
Extiendo completamente la palma de mi mano,
La pongo sobre tu boca para ahogar tus intelectuales gemidos
Y quedamos así, abrazándonos eternamente
En intelectual y completo silencio.





Por si no lo sabes
Ya era loca antes de ti
Y las primaveras no siempre llegaban en septiembre.





Envidiable poseer un rostro
Una sola personalidad
Casi tanto como tener un espejo
Un pasado propio
La contraseña.





En la hora azul
Una cara redonda desde arriba nos mira
Es ella toda entera llena,
Le pido sus ojos
Salgo a buscar los tuyos.



http://www.panoramacultural.net/?pag=2201