BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

jueves, 23 de febrero de 2012

6131.- FÉLIX LECLERC



FÉLIX LECLERC
(1914-1988)
Félix LECLERC es el primer orgullo seguramente de Québec, aquél que exportará la identidad de los Canadienses franceses fuera del país, en Francia, en Bélgica y en Suiza y en todos aquellos que se interesan por la lengua de Molière.

Eugène Félix LECLERC, Autor-compositor-interprete, poeta, novelista, dramaturgo, actor. Nació el 02 de agosto de 1914 a La Tuque (Québec) y fue el sexto niño de una familia de once hijos; El padre, negociante de madera y grano inculcó a su progenitura su amor por el trabajo y la música. En su casa, todo el mundo cantaba y tocaba distintos instrumentos. A partir de la edad de ocho años, se inició a Mozart y Schubert gracias a su hermana que los interpretaba en el piano.

A 18 años, emprende estudios clásicos en la Universidad de Ottawa, donde escribe su primera canción, "Notre sentier" (nuestra senda). Debido a la crisis económica de 1929, él debe abandonar sus estudios en 1933, para volver ha trabajar sobre la granja familiar en el campo a Saint- Marthe (obtendrá de este medio rural la inspiración de varias de sus canciones y poemas).
Nuestra Senda

Nuestra senda cerca del arroyo es destruida por las labranzas
Si tú vinieras me dice el día, yo te esperaría bajo el abedul.
Los nidos están vacíos y destruidos
El viento del norte elimina las hojas
Las alondras ya no vuelan, las ardillas ni siquiera ya bailan
Los pasos de tus zuecos se aumentan en los charcos de agua

Nuestra senda cerca del arroyo es desgarrada por las labranzas
Si vinieras, indica el día, te esperaré bajo el abedul
Yo repararé un nido de pájaros, coseré las hojas muertas
Pero si tú ves sobre todos los cercos, las citas de los negros cuervos
Ve y lanza en los charcos de agua, ¿tus recuerdos y tus zuecos?

Tú puedes llorar cerca del arroyo, tú puedes romper todo mi amor
Olvida el verano, olvida el día, olvida mi nombre y el abedul.


Entre los años 1934 y 1937, ejerce distintos oficios uno de ellos el de ayudante-embalsamador. Llega a Montreal en 1941, comienza una carrera de escriptor en la radio Radio-Canadá, actua en radiocomedias, tras seguir lecciones de guitarra. Es allí, que participa sobre la escena con la tropa de les Compagnons du Saint- Laurent (1942-45).

Sus cuentos radiofónicos llaman la atención de Albert Tessier, escritor y cineasta, quién le anima para que los publique. Es durante este tiempo, que edita varios textos radiofónicos, reunidos bajo los títulos Adagio (cuentos), Allegro (fábulas) y Andante (poemas) que conocieron unos enormes éxitos en las librerías.

Con dos camaradas, Mauffette y Yves Vien, el funda en 1948 la tropa VLM que presentará en Montréal y en otros lugares de Québec, las obras "le p'tit bonheur" (la pequena Felicidad) y "la p'tite misère" (la pequeña Miseria). En 1939, debuta en la radio como cantante, interpretando "notre sentier", "le restaurant d'en face " y otras canciones, como "le P'tit bonheur", "le Train du Nord" y "Bozo" esto le vale tener su propia emisión sobre las ondas de Radio-Canadá. Durante el final de los años 40, es toda la provincia del Québec que adopta a Félix...



La Pequeña FELICIDAD

Es una pequeña felicidad
Que yo había recogido
Ella estaba en llantos
Sobre el borde de una zanja
Ella se puso ha gritar:
"Señor, recójame
Lléveme a su hogar

Mis hermanos me olvidaron, yo me caí y estoy enferma,
Si no me recogen, yo voy ha morir, ¡qué balada!
Yo me haré pequeña, suave y sometida, se lo juro,
Señor mío: le suplico ¡Líbreme de mi tortura!"

Yo Tomé la pequeña felicidad,
Yo la puse bajo mis andrajos,
Yo dije " ella no debe morir
Ven a mi casa."
Entonces la pequeña felicidad
Se sano
Sobre el borde de mi corazón
Había una canción.

Mis días, mis noches, mis dolores, mis lutos, mi mal, todo esta olvidado
Mi vida de ocioso, yo no tengo ganas de recomenzarla
Cuando llovía afuera o que mis amigos me daban dolores
Yo tomaban mi pequeña felicidad y le decía "tu eres mi reina!""

Mi felicidad floreció
Hizo brotes
Era el paraíso
Se veía sobre mi frente.
Ahora bien una mañana bonita
Que yo silbaba este estribillo
Mi felicidad se fue
Sin darme la mano

Yo le suplique, la acaricie, le hice escenas,
Le mostré el gran agujero que ella me hacía en el fondo de mi corazón
Ella se iba siempre con la cabeza alta, sin alegría, sin odio,
Como si no quisiera ver más el sol dentro de mi residencia.

Yo pensé morir
De pena y de desolación
Había dejado de reír
Era la noche todavía.
Me quedo el olvido
Me quedo el menosprecio
Finalmente me dije
Solo me queda la vida

Yo tomé mi bastón, mis lutos, mis dolores y mis andrajos.
Y pisé con mis suelas, la tierra de otros países desdichados.
Hoy día, cuando veo a una fuente o a una muchacha
Yo hago un grande rodeo o me cierro los ojos.

En 1948, su obra la Caverna de los esplendores adquiere el primer premio en una pieza teatral en un acto organizado por los Amigos del arte.

Es en el año 1950, el decide hacer su carrera internacional como cantante. Vestido con una camisa a cuadrados y acompañado de su guitarra, su voz robusta de barítono y expresando en sus canciones los acentos de la tierra, se convierte en una estrella rápidamente de primer plano en Francia, inspirando a los más grandes autores, compositores e intérpretes quienes, como Brassens y Brel, declaran deberle el valor de haberse atrevidos ha hacerse oír. Todos reconocen su libertad, su fuerza tranquila, su palabra verdadera y justa. En intercambio recibe el premio de la Academia Charles-Cros de París para su canción "Moi, mes souliers" (Mis zapatos) en 1951."

Mis ZAPATOS

Mis zapatos mucho han viajado.
Ellos me llevaron de la escuela a la guerra
Yo cruce con mis zapatos herrados
El mundo y su miseria.

Mis zapatos pasaron por los prados
Mis zapatos pisotearon la luna
Además mis zapatos se acostaron con las hadas
E hicieron bailar a más de una...

Sobre mis zapatos, hay agua de las rocas,
Lodo de los campos y llantos de mujeres
Puedo decir que respetaron al cura
El país, Dios y el alma.

Si marcharon para encontrar la salida
Si caminaron de pueblo en pueblo
Yo no llegue más lejos que mi estatura
Pero me volví más sabio.

Todos los zapatos que se mueven en las ciudades
Zapatos de mendigo y zapatos de reina
Un día dejarán de utilizar los pisos
Quizás esta semana.

Mis zapatos no llegaron Atenas
Mis zapatos prefirieron los llanos
Cuando mis zapatos vayan a los museos
Serán para estar colgados.

El paraíso, parece, mis amigos
Que no es un lugar para los zapatos barnizados
Apúrense ustedes para ensuciarlos
Si quieren ser perdonados...
Si quieren ser perdonados...
A partir de este momento, la carrera de Félix LECLERC se comparte entre Europa y el Canadá. A su vuelta en el año 1953, es invitado al festival de Montréal, se le acoge como un verdadero héroe. De vuelta ya cerca de su isla, la isla de Orleáns, empieza la escritura de una novela "Le fou de l'Île" (El loco de la isla) que sale en librería en 1958.

Luego, en 1959, escribe para el teatro, una obra que se titula "Sonnez les matines" et "L'auberge des morts subites" en 1964. En 1968, publica una recopilación de Poesía "Chansons pour tes yeux" (Canciones para tus ojos) en París.

El arte de Félix LECLERC y sus canciones fueron analizados por numerosos autores y críticos. Benoît L' Herbier escribe en 1974, en la Chanson québécoise: "Desde el principio, la poesía de Félix LECLERC se ha situado en un nivel filosófico que a veces nos recuerda los más bellos y los más inteligentes escritos de Jean de Lafontaine. Ya que Félix Leclerc, el escritor o el compositor, fue un moralista. "

Su poesía simple, directa, nos transporta también a una visión trágica de la existencia. Su mensaje nos impresiona con una inaudita densidad humana y que se debe a la naturaleza a su carácter trágico, a la tela de fondo a través del ciclo de las temporadas que es, incansablemente, por fuga, por muerte, por Dios, por mujer, de país.

La VUELTA De La ISLA

Para soportar lo difícil
Y lo inútil
Existe una vuelta de la isla:
Cuarenta y dos milles
De cosas tranquilas
Para olvidar la gran herida
Abajo la armadura
Verano, invierno
Existe la vuelta de la isla
La Isla de Orleáns

La Isla es como Chartres
Es alta y limpia
Con naves
Con arcos, pasillos
Y acantilados
En febrero la nieve es rosada
Como la piel de una mujer
Y en julio el río es tibio
Sobre los battures

En el mes de mayo, a marea baja
He aquí los gansos
Desde siglos
En el mes de junio
Parte los gansos, pero nosotros la gente
Los descendientes de La Rochelle
Estamos siempre presentes
Sobre todo en el invierno
Como los árboles

Pero no es verdad
Pero sí esto es verdad
Escucha aún

Casas de madera
Casas de piedra
Campanarios puntiagudos
Y en los fondos de los pastos
De silencio
Niños rubios alimentados de azul
Como los ángeles
Juegan a la guerra
Imaginaria, imaginénomos

La Isla de Orleáns un estercolero
Un cementerio
Parques de drenajes, caja de residuos
U. S. parkings
Se quiere ponerla en minifalda
And speak English
Hacerle eso a ella, la Isla de Orleáns
Nuestra flor de lis

Pero no es verdad
Pero sí esto es verdad
Cuenta aún

Bajo una nube cerca de un curso de agua
Es una cuna
Y un abuelo
Con la mirada azul
Que hace la guardia
No sabe demasiado lo que se dice
En las capitales
El ojo hacia el golfo o Montreal
Acecha la señal

Para celebrar la independencia
Cuando se piensa
Es allí en Francia
Esto es como en Francia
La vuelta de la isla
Cuarenta y dos milles
Como olas de montañas
Los frutos son maduros
En las huertas
De mi país

Eso significa
La hora ha llegado
Si tú has comprendido



A partir de 1970, Félix LECLERC utiliza de buen grado una diferente voz, más contestatario, más político, la ironía corrosiva es su principal vehículo. Como en "la Alondra en cólera", escrita exactamente después de la Crisis de octubre en 1970, (conflictos violentos sobre la obtención de la independencia de Québec) dónde presenta su visión de Québec desvalijado y desposeído.

La ALONDRA en CÓLERA

Tengo un hijo furioso
Que no cree ni en Dios
Ni en el Diablo, ni en mí
Yo tengo un hijo abatido
Por los templos de la Finanza
Dónde él no puede entrar
Y por los templos de las palabras
De donde él no puede salir

Tengo un hijo desnudado
Como lo fue su padre
Portador de agua, aserrador de madera,
Arrendatario y sin trabajo
En su propio país
Le queda solamente
La hermosa vista sobre el río
Y su lengua materna
Que no es reconocida

Tengo un hijo rebelado
Un hijo humillado
Un hijo que mañana
Será un asesino

Entonces yo tuve miedo
Y grité "a la ayuda
Al socorro de alguien"
El obeso vecino del frente
Llego corriendo armado,
Vulgar, extranjero
Para matar a mi hijo
De una buena vez
Para romperle todos los riñones
Y la espalda y la cabeza
Y el pico y las alas
Alondra, ah...

Mi hijo está en prisión
Y yo siento en mí,
En lo mas hondo de mi
Por la primera vez
A pesar mío, a pesar mío
Entra en la carne y en los huesos
Instalarse la cólera.


Hace sus adioses a la escena en 1972 y escribe una novela (Mapache o el diablo de las maderas en 1973) y una obra teatral (Que es el padre, en 1977).

En su retiro en la Isla de Orleáns, sigue publicando y hace algunas esporádicas apariciones. Escribe dos libros: Sueños que deben venderse (1984) y Últimos diccionarios, lanzado después de su muerte (1988). Aceptará dar su nombre (Félix) a los trofeos de la música, quiénes se otorgan cada año a los mejores artesanos de Québec del disco.

Su muerte, en la isla de Orleáns el 8 de agosto de 1988, ocurrió nueve meses después de la de otro gran líder nacionalista: el antiguo Primer Ministro de Québec René Lévesque. Las palabras que había escrito a la muerte de este último estuvieron entonces sobre todos los labios: "La primera página de la verdadera bella historia de Québec acaba de terminarse. Los que se quedan deberán de escribir la segunda." A pesar de los entierros modestos en la Isla de Orleáns, millares de personas se reunieron en Québec y Montreal y considerables mensajes vinieron de todas las partes del mundo, muy en particular, del Gobierno francés. Omnipresente, su público se extiende sobre tres generaciones; trazó la vía a una generación de cantantes y poetas de los que él es su antepasado glorioso.
Félix Leclerc, recibió diferentes premios por su obra, fue nombrado officier de l'Ordre du Canada (1968), grand officier de l'Ordre national du Québec (1983) y chevalier de la Légion d'honneur en Francia (1986).

La celebridad lo incomodaba. A la gloria, el hombre prefería la simplicidad. Como nos dice Doris Lussier: "Había dos Félix. El hombre público que era lleno de una discreta humildad. [...]. Pero en la intimidad, lejos de los fuegos de las celebridades, era de una exuberancia, de una alegría contagiosa, de una poesía delirante. "

Permanecerá para el pueblo de Québec, como un personaje mítico, antepasado de todos los poetas y cantantes. Su memoria así que su obra siguen siendo viva gracias a dos premios el Félix-Leclerc (canción y poesía) y la Fundación Félix-Leclerc...


___________________________

© Jaime SEREY -Marzo.2006
http://www.letras.s5.com/js020406.htm