BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 30 de enero de 2012

5873.- ALI PODRIMJA




Ali Podrimja es uno de los más notables poetas de Kosovo.
Nació en 1942 en Gjakova, una ciudad de gran tradición cultural y artística, las fronteras de Kosovo y Albania en la actualidad.


BIBLIOGRAFÍA


LIBRA TË BOTUAR
Thirrje, Jeta e Re, 1961
Loja nën diell, tregime, JETA E RE, 1967
Dhimbë e bukur, RILINDJA, 1967
Sampo, RILINDJA, 1969
Torzo, RILINDJA, 1971, 1979,
Folja, RILINDJA, 1973
Credo, RILINDJA, 1976
Drejtpeshimi, RILINDJA, 1981
Lum-lumi, RILINDJA, 1982,1986,1990, 2003
Fundi i gëzuar, RILINDJA, 1988
Zari, RILINDJA, 1990
Në bisht të sorrës, ART-PENA, 1994
Buzëqeshja në kafaz, DUKAGJINI, 1995
Tkurrja e Atdheut, ese, FAIK KONICA, Tetovë, 1996
Libri që nuk mbyllet, ese, RILINDJA, 1997
Ishulli Albania, RILINDJA, 1998
Burgu i hapur, RILINDJA, 1998
Harakiri, ese, RILINDJA, 1999
Dielli i zi, ese, RILINDJA, 2000
Eni vjen pej Çamërie, [Sprovë antologjie për Çamërinë], ROZAFA, 2003 dhe ARBËRIA, Tiranë, 2003
Një gur i çarë, [Sprovë antologjie për Kosovën], ROZAFA, 2005 dhe botimi i dytë TOENA, 2005.










Atrás dejaron las tumbas


Un día me dijeron:
muda el color de tus ojos,
tus ojos tienen color de sangre.
-Múdalo, caerá la lluvia
y la tierra saciará la sed...


Y pasaron reyes,
sultanes, pasaron
generales-
en el pan y la sal míos
escupieron y pisaron brutalmente.


Tumbas dejaron atrás,
atrás dejaron
tumbas
y lluvia.


Yo arrojé una piedra al vacío.


Del libro 'Hija e tokes'. La sombra de la tierra. Prishtina (Kosova)
















Al correr de la sangre


La tierra nuestra, hora de los tiempos.


De forma asombrosa
vivíamos los perseguidos,
nosotros los muertos
por los siglos y los sueños...


Y cuando pensábamos que existíamos,
hollaba el asesino nuestra tierra,
pegaba fuego a nuestras casas,
pisoteaba en la noche del lobo...


Nosotros partíamos tras las huellas de un jinete
que perseguía a la novia centenaria de nuestros cuentos,
nosotros los amantes de bodas malditas
partíamos al correr de la sangre-


Que la tierra nuestra es hora de los tiempos.