BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 30 de enero de 2012

5872.- RENATO YRARRÁZAVAL




RENATO YRARRÁZAVAL
Nacido en Viña de Mar en 1937, murió en 2011. Titulado de periodista por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Publicó su primer libro en 1964 titulado Retorno a lo simple. Viajó a España becado por el Instituto de Cultura Hispánica en el año 1966. De regreso a Chile, junto a Roberto Escobar, editó el primer Catalogo de Música Contemporánea desde 1990 a 1968, que publicó la Biblioteca Nacional. Entre los años 1970 y 1980 se publicaron sus poemarios Despierto en el sueño y Por la cerradura del espejo. Durante el año 1983 la obra Interrogo al Olvido fue premiada con el “Premio Municipal de Literatura”, le siguieron muchos otros e intensísimos libros de poesía como Sola sombra transformada (1985), 60 poemas (1988), Otras guerras y deleites (1989) El tiempo nunca estuvo (1992), El ojal del corazón (1994), Más allá del ojo (1997), El espejo de la sombra (1998) entre otros donde continuó su escritura hasta el presente.




LUZ


La luz no puede confesar su edad.
El nacimiento quizà
sea la nostalgia de haber sido
un pulido abismo
el abandono lento
en la niebla de una boca.
La mirada del desierto
donde encuentra por fin
reposo la distancia.








Nuestro Instante


Sueño de la nada entre los dedos.
Desasida la luz en el instante supremo,
me devuelve tu mirada en ese dolor predilecto.
Empleo el rito que aprendimos
a leer en el vacio.












Insomnio


Mis espaldas conocieron muchas noches
se perdieron en nieblas y pesados miedos
El arrabal abrió su abismo
con ronco crepitar y espeso aliento.
Sin congregar la piadosa agonía,
la protección de la brisa
o el áspero bienestar encarcelado
En la vastedad del corazón herido,
la nocturna embriaguez de algún apego.
La espera hila la mirada en el insomnio
que arrebata al suelo su vacío.












Epitafio


En al tierra se ha dormido la semilla
de ala grávida abre esa piel suave
y e l musgo va creciendo en la cintura.
La eternidad va tendiendo lo umbrales.
No hay espacio
para mi propia oscuridad arrodillada.