BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 17 de diciembre de 2011

5583.- MICHELE NAJLIS


MICHELE NAJLIS Poeta, narradora, teóloga. Nació en Granada, Nicaragua, 1946. Realizó estudios primarios y secundarios en el colegio de La Asunción de Managua. Licenciada en Ciencia de la Educación con especialidad en Filología. Estudios de Teología en el Seminario Bautista de Managua y en la Facultad de Teología del Centro Intereclesial de Estudios Teológicos y Sociales (CITES) también de Managua. Fue Presidenta de ANIDE período 2005-2007. Pertenece a la generación literaria de los años 60 cuando irrumpieron en la literatura nicaragüense un grupo de mujeres poetas, con Ana Ilce Gómez y Vidaluz Meneses entre otras. Ha publicado poesía, cuentos y aforismos. Su más reciente libro de poesía mística, La soledad sonora, fue seleccionado para su publicación en la Convocatoria Editorial del Centro Nicaragüense de Escritores (CNE)año 2005. Fue profesora de secundaria en diversos institutos de Managua (1962-72), profesora universitaria de Literatura y Directora de Talleres de Poesía en la Universidad Nacional Autónoma UNAN de Nicaragua (1972-97), en la Universidad de Costa Rica (UCR) coordinó la cátedra de Artes (1974-1979), y en la Universidad Centroamericana (UCA) de Managua(1991-97). Asesora del Ministerio de Educación de Nicaragua para el área de Lengua y Literatura (1982-90). Publicó libros de texto de Español y Literatura para 6º, 7º, y 8º grado en el Ministerio de Educación (1983-89). Poeta identificada con la lucha de liberación desde la época estudiantil, cuando descolló por su arrojo y talento en los fundadores años sesentas. Actualmente (2009) es Directora de Teología del Centro Ecuménico Antonio Valdivieso, en Managua. Bibliografía 1. El Viento Armado (Poesía). (Guatemala: Universidad de San Carlos, 1971) 2. Augurios -Poesía y Cuentos (San José: Edit. Costa Rica. 1981) 3. Ars Combinatoria. (Aforismos y cuentos). (Managua: Edit.Nueva Nicaragua,1988) 4. Caminos de la Estrella Polar (Prosas poéticas.) (Managua: Ed.Vanguardia,1990) 5. Cantos de Ifigenia (Poesía y cuentos). (Managua: UCA/Vanguardia,1991) 6. La Soledad Sonora (poesía mística) (Managua: CNE-Ane/Norad, 2005).


























QUIERO UN POEMA SENCILLO Y BUENO


Quiero un poema sencillo y bueno
como el pan,
caliente y oloroso
con ese olor de gente,
de harina,
de manos amasando
y de un gran fuego rojo en el cielo del horno.


Quiero decirte: Ven,
mi pan es tuyo
¿no ves qué manos lo amasaron?
¿no ves que un mismo amor lo ha cocido
y que mis manos y las tuyas
estuvieron juntas en la panadería?
¿No ves que venimos amasando pan
desde el primer grano que sembramos?


Ven:
compartamos el pan y la esperanza
aunque el dolor sea largo
y la angustia infinita.






















YO, MUJER


Yo, mujer,
terca habitante del planeta
veo llegar el día en que el otoño
bese feliz la primavera.
Espero la vendimia de mi sangre.
Veo tomarse ocres las verdes hojas de mis manos.
Siento crecer la vida que sembré con loco amor
e insensatas alegrías,
mientras fueron pasando, uno a uno,
soles, constelaciones y planetas.


Aprendí a pronunciar los nombres de mis hijos
que me fueron revelados poco a poco
cuando ellos eran apenas
dulces astronautas de mi vientre.


Conocí los secretos de la vida.
Bebí con avidez rachas de viento,
embriagué mi piel con la salobre espuma
dorada por el sol.
Conocí la tormenta en el océano
la perfecta oposición de los astros sobre el mar,
y sentí la pequeñez indómita de este cuerpo que ocupa
apenas un fragmento del tiempo y del espacio.


Yo, mujer,
terca habitante del planeta
he dejado mi huella amorosa en la nube
que pasa ligera.


Ahora espero,
gratia plena,
el día en que el otoño bese feliz la primavera
para compartir
gozosa
este jugo fermentado que es ahora mi sangre.




















EL ETERNO CANTO DE LAS SIRENAS


¿Qué decía, Ulises, el canto de las sirenas que tu pobre astucia
no se atrevió a escuchar?
¿Qué fue de la armoniosa perfección
que tus naves esquivaron?
¿De qué sirvieron tus viajes, para qué las arenas de Troya,
la victoria a traición,
la embriaguez de Polifemo?
¿Para qué la gloria de los siglos, insensato,
si, hombre al fin, tuviste el milagro al alcance
de tu mano
--más importante que la gloria
más efímero que la fama, y por eso
sólo por eso, eterno--
y te negaste, cobarde, a descifrarlo?


Pero las sirenas, Ulises, son eternas.
Otros son los que escuchan ahora nuestros cantos.






















CREDO


Creo en el sol aún cuando no brilla
y en la tierra aún si es estéril.
En el trabajo aún si es esclavo
y en las manos aunque no estén unidas.
En el dolor aún cuando nos duela
y en Chile aún cuando agoniza.
En la palabra aún si está en silencio
En la palabra aún si está en silencio
Y en el amigo aún cuando ya no exista.
Creo en el aire aún cuando me asfixio
Y en el amor aún si no regresa.
Solo mi cabeza --"cansada de palabras"--
No reposará ya más sobre su pecho.




















NOS PERSIGUIERON EN LA NOCHE


Nos persiguieron en la noche
nos acorralaron
sin dejarnos más defensa que nuestras manos
unidas a millones de manos unidas.
Nos hicieron escupir sangre,
nos azotaron;
llenaron nuestros cuerpos con descargas eléctricas,
y nuestras bocas las llenaron de cal,
nos dejaron noches enteras junto a las fieras,
nos arrojaron en sótanos sin tiempo,
nos arrancaron las uñas;
con nuestra sangre cubrieron hasta sus tejados,
hasta sus propios rostros,
pero nuestras manos
siguen unidas a millones de manos unidas.




















YA TÚ SABES QUE MURIÓ


Ya tú sabes que murió
y sabes dónde está la tumba del hermano,
aquel hermano que no tuvo sepultura.
Tú lo sabes
porque tu corazón es tierra que lo cubre
y nuestros días flores nuevas para florecer su tumba.