BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 22 de noviembre de 2011

5406.- EL CORI RAMDAN NASS


Aminetu Haidar







El Cori Ramdan Nass. Nació en El Aaiun, provincia del Sahara Occidental, un 4 de Enero de 1964, en la parte Oeste del río Saguia el Hamra, de donde emana la poesía, la prosa, la hospitalidad y la ternura de los hombres azules del desierto. El Cori es un autodidacta, que nunca llegó a pisar la Universidad por circunstancias de la vida. Con su poesía defiende la causa saharaui, sus versos sustituyen a las armas, ya que en pleno siglo XXI, está convencido de que hablando se entiende la gente. Se considera uno más de los poetas de la Revolución.




El destierro forzoso de Aminetu Haidar

Resistencia, coraje, mujer,
digna de ver y escuchar,
juntos con ella hasta volver
a su tierra, Aminetu Haidar.

España y Marruecos en complicidad
su objetivo no van a lograr,
todos moriremos con dignidad
por un derecho y justicia luchar.

Políticos, poetas, actores y actrices
alcemos lo más alto nuestras copas,
para poder brindar juntos y felices
demostrando que con la Iglesia topa.

Se puede matar al gallo
que anuncia el amanecer,
pero el tirano y el vasallo
el alba no podrán detener.










Que no me olvides

Oh, olvidar a mi linda estrella
Lejana de mi mundanal olvido
Vacío me siento, distante sin ella
Inmerso en un mar desconocido.

Donde el olvido deja su mella
Ardiendo en mi corazón partido
Risa pura, de la mujer más bella
Tierna, rosa del desierto florecido.

Espejismo, que divisa la doncella
Nubes, tormentas de fuerte ruido,
Una ráfaga de la voz de metralla

Nace la paz por el viento vencido
Cautivo de amor, dejando su huella
Avanzando silencio incomprendido










Sahara, víctima de reyes

Un pueblo sin libertad.
Sahara, víctima de reyes,
que ocultan la realidad,
e ignoran todas las leyes.

¿Porque actúan con maldad?
donde cosechan el temor.
Sin tener ninguna piedad,
en la sagrada tierra del amor.

La injusticia es más que dolor,
que nace con la frialdad
de las personas sin ningún valor.

Moral, ético, en la humanidad.
como Juan Carlos de Borbón
y Mohamed VI con claridad.











Sultana, víctima del Sultán

Enfurecido, malvado satán
con tu cólera cruel, inhumana
dices ser demócrata sultán
y quitas un ojo a Sultana

Tierno lirio de la tierra musulmana
¿Tú príncipe de los creyentes...?
si no tienes piedad de las hermanas
pero no importa, así las haces más valientes
para acabar con tu maldad tirana











Raíces Cervantinas

En una de vuestras provincias,
cuyo nombre no quieren recordar,
donde reinan las acacias,
las dunas, las nubes y el mar.

En su tiempo eran delicias
cuando los pastores en su andar,
componían sus versos a las Canarias,
la Península y el paraíso Balear.

Hoy en día, son penas e injusticias.
Sólo pido cultura y gomas para borrar,
transformando en besos y caricias,
males que no me dejaron cultivar.

A Cervantes, con tu siroco arrecias,
con aires de paz y tu lengua resucitar.














Soplan los vientos del este.

Soplan los vientos del este.
Mi desierto, triste y dolorido.
Sahara de luto aun se viste
por medio mundo desconocido.

Octubre, por armas convencido.
Suenan versos de un combatiente,
un fusil, un alto el fuego vencido
dejando Europa, hermano valiente.

Quince años han transcurrido.
la paz con el tiempo susurra,
el derecho y la justicia en el olvido.

Haciendo retornar a la guerra.
Lo que nunca hemos querido.
Hasta reconquistar nuestra tierra.











De pronto

Mar azul, cielo estrellado.
Umbrío, mundo de tristeza.
Jaima del gran hospedado
En el círculo de delicadeza.

Ríos, valles, en acantilado,
Estepa, senda de dureza.
Surcando caminos de agrado
Dando un reino de belleza

En cada corazón, labrado.
Luchan armadas, sin coraza
Afrontando afán en cada lado.


Paz, con ternura, amenaza,
Añorada de todo ser amado.
¡Zarpa de mujeres de pureza!