BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 22 de noviembre de 2011

5380.- SILVIO GONZÁLEZ


Silvio González, nació en Rosario, en 1965, donde actualmente reside. Tiene publicados poemas en diversas antologías. Presentador de "La poesía en los Bares", ciclo que lleva más de diez años ininterrumpidos de encuentros. Ha publicado "Barrio Refinería"(edit. Ciudad Gótica, Rosario, 2006). Participó del XV Festival Internacional de Poesía de Rosario, año 2007.









La casa

Cuando lotearon esta manzana
teníamos la esperanza nueva
de edificar allí una casa

Tiempo después pudimos realizar el milagro
de mudar los sueños que habíamos construido
en el lugar más humildemente ambicioso del futuro

luego,
llegaron los colores a los muros
el cartero con las noticias
las películas se hicieron viejas
las golosinas endurecieron
y los juguetes de madera y de lata
nos abandonaron definitivamente junto a nuestros niños.

Hay tardes en que recordamos
al quebrar el sol sobre el tapial
y terminar una jornada más

cuando formábamos aquella fila
y el pasamanos de ladrillos cruzaba el brillo de nuestras miradas
con la fugacidad de la risa joven ardiendo en un tambor de cal
y la inminencia del cemento fraguando en los baldes









King size

Es el. Un humo helado lanzado
por la boca. Una pitada
de vehemencia ultima. Es la punta del zapato
atornillando su sombra a tierra y los restos
de papel tabaco y saliva. El que contempla
una figura difusa abandonarlo sin causa.

El que descalzo comprende que siempre
estuvo allí la tinta fría. La piedra. La galería
de baldosas con arabescos: cielo de niño.

El que acerca la llama a sus labios
enciende otro cigarrillo y piensa en dejar
de fumar, de beber,
y pensar en cosas que no existen.











El animal

Los perros se parecen a lo mejor de sus dueños
Cuando el dueño come, el perro mueve la cola
Cuando el dueño duerme, el perro duerme
Cuando el dueño está triste, el perro es un perro

Y ante su dueño triste el perro perro lame la mano de ese animal que no responde a ningún llamado

un animal que de pronto se ha quedado helado ante un mundo lleno de posibilidades

sentado en una silla del comedor
mirando fijamente el collar sobre la mesa










Tatuajes

Y a la antigua recorrí los precios y en un bolso de yute traje los saldos menos estropeados.
Puse la luz de la celosía sobre la mesa, tendí el mantel en un pequeño rincón y desayuné mates con galleta marina. Ni me sumí en tu foto ni calé ningún vitral.
Acunado, encendí el televisor para ver una de esas películas nacionales viejas, nuestras, donde los límites de la señal y la luz estampaban la simétrica mariposa del futuro en nuestro pecho y sonreíamos entonces ante aquellos tatuajes en blanco y negro de corazones atravesados por flechas sin veneno, madre.










Marcha

La luz voraz
reptando en los rieles,
el chirriar de los vagones
y el polvo cayendo
sobre los yuyos
en la tarde descarrilada.

A los que disponen de ventanillas:
calculen en qué país estaremos.



http://alpialdelapalabra.blogspot.com/










Refinería

Un pibe escapa por la ventana,
hace polvo la siesta de su hora

admitía una ciudad posible
en su cuadra, mujeres de puntas
rosadas y ocres intencionados
caídos de los sucios plátanos

ese imperio de cardos, su tajo
de vías y girasoles secos,
de crepitantes langostas negras
y pequeños hallazgos de carros

La bendición de la sangre quieta
esa verdad que vierte hacia el alma:
memoria de veredas lavadas
sonido de tacos y cuchillos

Un humo desastroso de cereal
purificaba el pobre porvenir
trayendo un gospel de barrio bajo
para morir tras el cañaveral

Los viejos poblaron con sombras
el nombre de un barrio iluminado
con restos de países lejanos
guitarras y voces de avería

Los viejos que dejaron
la pérfida misión de la mudanza,
la piedra que abrillanto alucinado
contra el paredón del ferrocarril
a una hora en que el pibe regresa
de la siesta que jamás durmió.










Refinería II

A los viejos de mi barrio

Todos morimos en un cañaveral
al arrullo de chalas secas
y al costado del camino

Todos supimos del paso efímero
del tren de pasajeros,

nuestra carga era el cereal,
la abstracta rutina del granero
del mundo

jamás convertimos en quintales
ningún sueño

Somos el barrio
la vía y
el espíritu santo
de las fábricas vacías













Creer

Años después
hallé la cortada tomada

el viento la bamboleaba
como a un puente

cerré los ojos y
creí

reptaba en los restos de vías
un brillo

como por las arrugas de un viejo rostro
una lágrima

cerré los ojos
y creí

creí intensamente

















La otra casa

Lavé todas las sombras de la casa
pero aún tu sonrisa vibraba
como el paso del tren

dormí en la habitación más alejada de la noche

desperté en la mañana más afligida y más nueva

y hallé el patio, la enredadera y el tendedero


allí










Vecinas del barrio

Las vecinas, mayores,
mientras barren
miran

¿buscarán ,
cabeza gacha,
alguna pertenencia
en las veredas?

¿Recordarán
viejos salones de baile?

¿a sus compañeros?

¿navidades
de mesas tendidas en la calle
bajo la sombra de los plátanos?

¿Aventarán la realidad
Sus movimientos
como a una pequeña brasa?

¿Serán una excusa
sus escobas ?



















Ofrenda

Esperanzas tan íntimas
que no dan lugar

recetas con medidas exactas
que sólo requieren arte

fruteras en el centro de los abrazos

y sonidos de pájaros
y agua de los patios
y camisas dadas al viento
y calle de tierra sin regar
y tormenta

un rayo de sol transversal
sobre la mesa recién puesta

el albor de una gema










Poema para mi pequeña

Tengo miedo me decías
poniendo tu brazo
en mi cuello

los truenos te asustaban

y todos estamos
juntos
inseparables
en aquella noche

pequeña

cuando estábamos
inseparables
y juntos...

¿escuchás como suenan
estas palabras
en la noche?







Siglomundo (*)

Tuvieron que enterrarlas
en la casa de un tío
que vivía en Villa Constitución

treinta años después
releo el manifiesto surrealista
y sonrío azorado

(Refinería, siglomundo, Villa Constitución)