BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 11 de noviembre de 2011

5330.- FRANCISCO JOSÉ MARTÍNEZ MORÁN


Francisco José Martínez Morán (Madrid, 1981) es doctor en Literatura Comparada. Ha publicado el poemario Variadas Posiciones del Amante (2006, Universidad Popular José Hierro), distinguido con el Premio Nacional de Poesía Joven Félix Grande, así como un Curso de iniciación a la escritura poética (2008, Servicio de Publicaciones de la uah). En marzo de 2009 su libro Tras la puerta tapiada fue galardonado con el xxiv Premio de Poesía Hiperión. En noviembre de 2010 publicó Peligro de vida (editorial El Gaviero), su primera colección de relatos. Colabora asiduamente con numerosas revistas culturales como Salamandria, Piedra del Molino, Nayagua, Dulce Arsénico, Bar Sobia o El tintero.

http://variadasposicionesdelamante.blogspot.com/







Espejos

Los espejos son todo.
Salvo ellos mismos, todo.


El autorretrato de Escher

Al fondo de la sala un hombre observa
su propia intrascendencia, contenida
en un pequeño punto de cristal.

Toda la habitación, en perspectiva,
encaja en la pupila de la mano:
apenas unas sillas, una mesa,
los libros de un estante polvoriento.

La luz ya no ilumina como entonces.

Amasijo de vidrio y soledad,
la esfera es su reflejo en la derrota.

La blanca certidumbre del silencio.








De nuevo, los espejos

Los espejos me gritan que aún soy
Aquel niño asustado y temeroso,
Ese pequeño extraño, cuya mente
creció llena de miedos y desorden,
plagada de taludes insalvables.

Cuando veo mi imagen, desvalida,
sobre el brillo brutal de los espejos,
compruebo, una vez más, aunque me duela,
que algo funciona mal en mi interior,
que algo se me rompió mientras nacía.









Desde el cristal

Tienes los ojos tristes y la boca
fruncida. Me pregunto a qué se debe
el pálido misterio de tu rostro,
quién estará detrás de tantas lágrimas,
por qué pierdes tus días frente a mí.










Escribiendo de noche

La noche delimita una penumbra
exacta, de contornos demasiado
conocidos. El verso te acompaña
en el profundo esquema del vacío,
como nieve de tiempo a las espaldas.

Escribes el espejo, y el espejo
te devuelve la luz hecha jirones.










El doble

The same old fears
Waters

Llevo toda la vida conviviendo
con alguien que se llama como yo,
que se pone mi ropa y mis zapatos,
abre todas las cartas que recibo,
y besa a las mujeres con mis labios.

Se esconde en mi interior tan hábilmente,
y me imita con tanta perfección,
que nadie nos distingue a simple vista.
Pero yo tengo claro quién sonríe
y quién llora en mi espejo cada vez
que me asomo al abismo de mi rostro
y no me reconozco en sus facciones.





Canción de Sagalassos

En la ciudad de Sagalassos vive
mi amor. En sus cabellos quedó el rastro,
mil veces repetido, de mis besos.
Su piel lleva tatuada la memoria
de una felicidad adolescente.

Quizás en Sagalassos vive un hijo
nuestro, un niño que tiene su mirada,
el encanto divino de sus labios,
y la lenta armonía de su voz.

Si alguna vez la brújula te guía
por las crudas montañas de Anatolia,
y llegas al Herón de Sagalassos,
arrodíllate y pídele a los dioses
que me concedan verla una vez más.

Aunque ya hayamos muerto y solamente
quede de nuestros días una hipótesis
arqueológica, el imperceptible
vestigio de que fuimos alma y carne.

(De Tras la puerta tapiada)




Nieve hasta las rodillas
A partir de este punto sólo hay nieve,un inútil océano de tiempodetenido. Si das un paso más,tus piernas van a hundirse lentamente,casi hasta las rodillas: la blancuradel páramo te obligará a seguiradelante, sin rumbo, siempre en círculos.
A sólo un parpadeo de distanciael mundo frena en seco y, de repente,la luz te ha derretido las pupilasy no posees más que la certezade estar ciego en mitad de un mapa mudo.







Ceremonia pictórica

Desata la galerna, William Turner.
Retrata el equilibrio, Botticelli.
Viérteme en los pinceles, Claude Monet.
Llora con mi pupila, Miguel Ángel.
Evapora este instante, Fragonard.
Avanza entre las sombras, Caravaggio.
Descúbreme la línea, Piotr Mondrian.
Congela los silencios, Edward Hopper.
Regálame oro y sangre, Gustav Klimt,

dame la luz del mundo, Jan Vermeer.

(De Tras la puerta tapiada)









Caronte

En más de una ocasión preferiría
Caronte ser su propio pasajero.

(De Tras la puerta tapiada)