BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 8 de noviembre de 2011

5319.- ANDREAS KAMBÁS


Andreas Kambás (Atenas, Grecia 1919-Londres 1965.) En 1941 participó en la Batalla de Creta. Hizo su aparición en las letras griegas modernas con un poema publicado en la revista Letras Neohélenicas y con cuatro más en Nuevas Letras, en 1939. También escribió prosa: “La mujer de Creta”, que se publicó en la revista Cuaderno Primero, en 1945, está basado en sus experiencias en la Batalla de Creta, y el texto “La bella y la bestia”, que se publicó en Cuaderno Tercero; también en 1945. Años después, Takis Papatsonis –(1895-1976) poeta que perteneció a la generación de 1920, descendiente de la generación de Kariotakis– presentó con elogios cuatro poemas de Kambás en la revista Nueva Hestía y, tras la muerte de Kambás, Andreas Karantonis –(1910-1982), crítico y editor que junto con Katsímbalis, dirigió la famosa revista Nuevas Letras, órgano de la nueva concepción de la poesía que impulsó la Generación del '30– le dedicó un estudio en la misma revista Nueva Hestía, en 1966. Perteneció al equipo de edición de la conocida revista Cuaderno. El poema que presentamos está tomado de La poesía griega. Antología y gramatología, de Aléxandros Argyríou, t. v.







Esperábamos


esperábamos en sintagma 1 en la noche
entre las sillas vacías y la luz apagada
esperábamos los amores.
pero los amores no llegaron
porque no podían darnos lo verdadero.

esperábamos en la casa sucia
abrazados a mujeres de una noche
esperábamos el placer
pero el placer no llegó
porque no podía darnos lo verdadero.

esperábamos sobre las cimas de las montañas
entre los árboles fulminados
esperábamos algo de la naturaleza
pero ese algo no llegó
porque no podía darnos lo verdadero.

esperábamos con los sabios
en los talleres inclinados en los estudios
esperábamos el conocimiento
pero el conocimiento no llegó
porque no podía darnos los verdadero.

esperábamos con los amigos sobre los vasos mudos.
esperábamos lo grande lo bello lo ideal.
esperábamos, pero nada llegó
nada podía llegar...

y nos arrastramos tarde a casa
para una noche más.

Versión de Francisco Torres Córdova.