BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

jueves, 3 de noviembre de 2011

5246.- GABRIEL SOPEÑA


Gabriel Sopeña (Zaragoza, España, 1962) es un poeta, profesor y compositor español.
Nació en el zaragozano barrio de Casablanca. Doctor en Filosofía y Letras, profesor universitario, poeta y músico, comenzó su carrera artística en el año 1983, liderando algunas de las bandas pioneras del panorama aragonés, como Ferrobós (Círculo de fuego, Grabaciones Interferencias, 1988) y El Frente (Otro lugar bajo el sol, Es3, 1991; Barcos, Es3, 1992), aparte de su intensa y constante relación con el grupo Más Birras, fruto de su íntima amistad desde la infancia con Mauricio Aznar con quien colaboró en todos sus discos. Numerosos artistas han dado voz a su repertorio en España (Enrique Bunbury, Loquillo, Héroes del Silencio, José Antonio Labordeta, María del Mar Bonet, Los Rebeldes, Manolo García, entre otros), habiendo colaborado igualmente con destacados compositores, cantantes y músicos internacionales, como Jackson Browne , Pat MacDonald , Boz Scaggs , Hugh Cornwell, Ondřej Soukup, Bonnie Raitt, Maria Creuza , Norma Helena Gadea o Lucía Šoralovà , por ejemplo.
Además de su disco en solitario, 1000 km. de sueños (Picap, 1997), ha sido relevante, en la década de los noventa, su trabajo como adaptador y musicalizador de poesía. Su estrecha colaboración desde 1991 con el cantante catalán José María Sanz Loquillo ha tenido una especial repercusión en este sentido, dando como fruto hasta el momento los discos La vida por delante (EMI, 1994, que obtuvo el disco de oro en el año 1996, reeditado el 7 de junio de 2011, en un cofre que incluye temas extra y un recital íntegro en directo en TVE) y Con Elegancia (Picap, 1998), con adaptaciones de poemas de Pablo Neruda, Octavio Paz, Jaime Gil de Biedma, Cesare Pavese o Jorge Luis Borges. Ambas empresas fueron avaladas por sendas giras nacionales, en teatros y locales de medio aforo, en las que Loquillo y Sopeña se acompañaron de una banda formada por: Sergio Fecé (piano, teclados, coros), Jordi Pegenaute (guitarra eléctrica, coros), David Mengual (contrabajo) , Enric Illa (batería), Xavier “Liba” Villavecchia (saxos, flauta), además del propio Gabriel Sopeña (guitarras acústicas, mandolina, piano, armónica y voz). Después, los amplios proyectos corales: Universo en ciernes (El Europeo, 1995, con poemas de Mari Pau Domínguez y participación de artistas como Luis Eduardo Aute, Ana Belén, Aurora Beltrán, Carmen Linares, Miguel Ríos o Pedro Guerra); Orillas (Prames, 1999) -con poemas de trece poetisas hispanas- y Una ciudad para la paz (Prames, 2000)–que incluía versos de Ibn Arabí, Vázquez Montalbán, Ivan Malinowski o Gioconda Belli-, con la participación de las cantantes Carmen París, María José Hernández , Ludmila Mercerón , María Pérez Collados y Elena Rubio y de una constelación de músicos de todos los continentes, bajo la dirección de Sopeña. Cuando tú me leas (2006)– una adaptación de los poemas del escritor aragonés Miguel Labordeta al formato de canciones-, es su último trabajo en el ámbito de la musicalización poética.
La música de la tragicomedia musical Misiles Melódicos (CDA, 2005), con libreto de José Sanchis Sinisterra; la adaptación del musical Juana de Arco, de los compositores checos Ondřej Soukup y Gabriela Osvaldová (On Air Records, Chequia, 2006) y el disco colectivo De azúcar y viento (Prames, 2007, para el proyecto solidario Hermanamiento León, Nicaragua-Zaragoza, España) -–donde colabora con la cantante nicaragüense Norma Helena Gadea, entre otros muchos artistas- son sus últimas entregas hasta el momento.
Ha ofrecido numerosas actuaciones en Europa y América; y fue elegido como invitado especial del prestigioso Lincoln Center for the Performing Arts de Nueva York, donde brindó seis recitales en 2001. Ha compuesto sintonías (suya es la de la emisora pública Aragón Radio), para teatro (Leonce y Lena, de Georg Büchner, 2005), documentales (Memoria del Cine, de Ángel Gonzalvo, 2001) cortometrajes (Colores, de Kike Mora, 2003, reeditado en 2010) y cine (Mujeres en pie de guerra, de Susana Koska, 2004). En 2007, con su tema Salònica –interpretada por María del Mar Bonet-, fue candidato finalista a la mejor canción en lengua catalana en los Premios otorgados por la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música. Durante el año 2008 fue presentador y coguionista de la serie documental Música y Patrimonio, rodada en HD para Televisión de Aragón y dirigida por Víctor Baena.
Estaciones (Delicias Discográficas/Cooperación Internacional 2010), es un disco con fines benéficos, dedicado a los niños, basado en el ciclo del año -con poemas de Fernando de Meer, Juan Mari Montes y Anabel Torres e interpretado por artistas de diferentes campos: el futbolista Pablo César Aimar, el actor Alfonso Palomares, los cantantes Loquillo, Ludmila Mercerón, Elena Rubio, Ariel Prat, Lucía Šoralovà y el propio Sopeña.
Su último trabajo (Cancionero Libertario, Prames, 2010).) es un amplio disco libro que recupera y actualiza viejas canciones libertarias de Europa y América, con textos de Julián Casanova y Plácido Serrano, con dirección musical de Sopeña y de Mauricio Villavecchia y la participación -además del propio Gabriel Sopeña- de la Banda Provincial de Música de la DPZ (dirigida por Rafael Martínez Llorens) , Coro Amici Musicae, BVocal, Elena Rubio, Carlos Malicia, Ariel Prat, Carlos y Hernán Filippini, Philip MacConnell, Cooperativa Aragonesa de Bluegrass (CAB), Ana M.ª Muñoz, Joaquín Carbonell y Chicotén.
En preparación, un disco libro con poemas de Luis Alberto de Cuenca, música del propio Sopeña e interpretación de José María Sanz, “Loquillo”
Como obra poética reciente: "La Noche del Becerro" (Olifante, 1995), "El Cantar de los destierros" (Prames, 2000) y "Buen tiempo para el deshielo" (Lola editorial, 2003). Su último libro, "Máquina Fósil" (Olifante) fue presentado en la Feria del Libro de Zaragoza el 28 de mayo de 2011



LISBOA

Lisboa era brisa de Alfama y de mar,
mar como lanzada de sal sin secar.
Lisboa era el mundo, Lisboa era luz
Lisboa era mía, Lisboa eras tú.

Lisboa era un puerto donde yo atraqué,
Lisboa era un sueño dentro del cuartel
que tus labios dulces supieron romper
Lisboa te amaba, como yo te amé.

Derramando besos llegué hasta el final,
donde las palabras no quieren hablar.
Me serví otro trago, y otro trago más:
Lisboa era el paso hacia la eternidad.

Lisboa pedía el poema mejor,
la mirada más tierna, flores, la voz,
la sangre más joven de mi corazón
Lisboa era el tiempo, Lisboa era yo.

Lisboa de barcos, turquesa y hollín;
Lisboa y tu pecho, Lisboa y carmín.
Lisboa era un verso, Lisboa era el sol
Lisboa no tenía herida y lloró.

Lisboa fue lluvia, tabaco, y canción
Liboa fue como un desgarro de ron
que prendió en la almohada cuando amaneció
Lisboa gritaba cuando dije adiós.

Lisboa me grita diez años después
la voz más amarga, más dura que ayer.
Lisboa me cuenta que te abandoné
y Lisboa te ama como yo te amé.



Portada

Dame una noche

La saeta del norte
marca una pirueta en mi corazón:
yo te dije que ocurriría así.

Necesito tu fuerza,
soy un náufrago buscando el interior
y tú ganaste la orilla antes que yo.

Dame un alba que jamás llegue a nacer,
dame un fuego que nunca consiga arder,
dame un ansia que no pueda comprender.

Dame una noche.







Declaración soez a Roberta

La habitación de la insolencia es ancha
como los veintitrés años
y la mano suave
de vello castaño
que agita tempestades a través del ritmo.







Euterpe

BRÍNDAME tu gozo y he de amarte,
Euterpe, hasta que un golpe de risas arremeta
contra las secuencias y arrumacos de los libros.
Tendré en cuenta tu desdén para cuando haya
que recordar en voz muy baja las derrotas.
Y he de ser severo, muy severo:
el contacto de tus besos lo merece.







Inspiración

PERMITE que te escupa, sucia diosa,
desde el primer vocativo.
Permíteme también que te aniquile
por medio de las preces que te nutren.







Victoria

VICTORIA para quien alude a los misterios.
Soy el misterio.
Victoria para quien traspasa la intención.
Soy la intención.
Victoria para quien desgrana los acordes.
Soy un acorde.
Victoria para quien condena la palabra.
Soy la condena.







Invitación al desastre

VOLVERÉ a cavilar bajo tu vientre sólo
para creer que en la lejana China los placeres
son abarcables,
para luchar por entender las lides fieras
de los párpados persas
y para sopesar injustamente las pasiones
de Sansón.
Volveré a cabilar bajo tu vientre
si permites
que mi piel se destense, odre vacío,
dentro de tu copa roja.







Canción de la retirada

DESASTRE tras desastre me comprendo
como el buque que revienta contra rocas
de países imposibles.
Es entonces cuando brota infame
la palabra más dura de mi boca:
poema, digo, y de repente
me obligo a confusiones que me ayudan:
tortura, terquedad, patrias perdidas,
amor, guerra, padre mío.
Y escribiendo me alcanzo en desbandada,
como ejército vencido que renuncia.







Mi anhelo es un estanque empantanado:
galápagos y ramas sobre flores de loto






Y aquel invierno asesino
en que estrenaste lencería con color de
arándanos
imploré que tu gemido
fuera una nube de algas.






TENGO dieciséis lectores
y la vida efímera de algunas larvas africanas.

Tú, que me ignoras,
formas parte de este rito.



(de Máquina fósil, Ediciones Olifante, Mayo de 2011)