BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 5 de marzo de 2012

6202.- ROD McKUEN



Rod McKuen es un poeta americano, cantautor, compositor y cantante. Fue uno de los poetas de mayor venta en el Estados Unidos durante la década de 1960. A lo largo de su carrera, McKuen ha producido una amplia gama de grabaciones, que incluyen música popular, la poesía de la palabra hablada, bandas sonoras de películas y música clásica. Obtuvo dos nominaciones al Oscar y una nominación Pulitzer por sus composiciones de música.
Poetry
In the late 1960s, McKuen began to publish books of poetry, earning a substantial following among young people with collections like Stanyan Street & Other Sorrows (1966), Listen to the Warm (1967), and Lonesome Cities (1968). His Lonesome Cities album of readings won a Grammy for Best Spoken Word Recording in 1968. McKuen's poems were translated into eleven languages and his books sold over 1 million copies in 1968 alone. McKuen has said that his most romantic poetry was influenced by American poet Walter Benton's two books of poems.





Love’s been good to me


He sido un trotamundos
He caminado solo
Me he pateado cientos de carreteras
sin encontrar nunca un hogar.
A pesar de todo soy feliz.
La razón, ves,
De vez en cuando en el camino,
El amor ha sido bueno conmigo.
Había una chica en Denver,
Antes de la tormenta de verano.
Oh, sus ojos eran tiernos,
Oh, sus brazos cálidos.
Podía alejar los truenos con su sonrisa
Apartar la lluvia con sus besos.
A pesar de que ella se marchó,
No me oirás quejarme.
He sido un trotamundos,
He caminado solo.
Me he pateado centenares de carreteras,
sin encontrar nunca un hogar.
A pesar de todo soy feliz.
La razón, ves,
De vez en cuando en el camino,
El amor ha sido bueno conmigo.
Había una chica en Portland,
Antes de la helada invernal
Solíamos salir juntos
Por October Hill.
Era capaz, con su risa,
De apartar los nubarrones
Y deshacer la nieve con su llanto.
Parece que fuera ayer
Cuando volví de nuevo a la carretera.











Nos tocamos.
Hombro con hombro.
No se puede hacer más cuando se cruzan las calles
con los maniquís en los escaparates observando.


Intento adaptarme a tu paso
para estar seguro de no alejarme de ti.
Hueles como el amor.
Es lo que debe ser
puesto que el perfume que capto es para mí entrañable y nuevo.


Por eso un pequeño paseo por la ciudad
equivale a un viaje
unas vacaciones de amor de nosotros mismos
mas con nosotros.


Todo lo que dices es gracioso o bello.










Frank Sinatra, una valoración:


Corriendo
o
d
n
a
t
l
a
s
quedándose quieto,
Frank Sinatra es el hombre más alto que conozco.
Sentado
sus pies atraviesan las nubes,
y en cualquier caso una noche le escuchamos cantar
Fly me to the moon desde la luna.
Después de eso
incluso aunque le llames Frank
te preguntas si algún día te ganarás el derecho
a hacerlo.
Es alto porque se agacha para ayudar
y se dobla para dar,
y porque mientras iba por su camino
siempre ha tenido tiempo
para quitar la maleza
para aquellos que vinieron detrás de él.
En ocasiones cae al darse la vuelta
y no hay nadie para recogerle, salvo él mismo,
Siempre se levanta
más alto de lo que era el día anterior.
Al conocerle por primera vez
sabes que puede atravesar un muro
con sus ojos.
Después te enteras de que está demasiado ocupado
construyendo puentes como para pensar en la destrucción.
Aun así estás alerta.
¿No es este el hombre sobre el que has leído
que pega a la prensa
y devora sombras
como un martillo neumático mordiendo las calles?
Ten cuidado.
Entonces sonríe.
No sé como quién.
Como nadie lo ha hecho no lo hará.
Te marchas esa primera vez pensando
que quizá ya no quieras escribir canciones
para nadie más que para él.


Otra vez
te lo encuentras y habláis de trenes
y de Alec Wilder.
Bebéis mucho.
Ya de madrugada
él se queda escuchando a Respighi
mientras tú te arrastras hacia tu cama.
Te preocupa porque tiene tanto
(y no me refiero a aviones)
y él piensa que tiene tan poco.
¿Qué le puedes dar a un hombre
que le ha dado tantos mundos de placer
a tanta gente?
El periódico de la mañana.
¿Pero eso no le dejaría al portero
sin ese honor diario?
¿Cuántos Frank Sinatras conozco?
Uno cada día.


Aquel cuya delicadeza con las mujeres
roza modales renacentistas.


Creo honestamente
que no ha conocido aún a ninguna mujer
que creyera que es una perdida.


Ahí está el hombre de familia
preocupado por sus niños.
Ayudando, nunca presionando.
(gracias a Dios que su hijo no
Hace discos para Reprise).
Él es el padre
que esperó hasta que su hija mayor
triunfara por méritos propios
para cantar una canción con ella.
El único hombre
que ha hecho que esa cara risueña
sonriera constantemente.


Tina ha perdido su equipaje
camino a Bangkok,
así que se tira todo el Día de la Independencia
llamando a aeropuertos de todo el mundo.
¿El luchador?
Hmmm.
¡Jesús, el público puede ser malvado!
En una noche en la ciudad
he visto que le han provocado
media docena de veces.
Sonreía y firmaba con su nombre
Nadie se ganó una nariz sangrante
o su foto en The Daily News.
Pero a mí
me preocupaía ver sus ojos girar hacia el naranja,
aunque sea su color favorito.


Aun así te quedas con la impresión
de que en la duda
prefiere darse una paliza a sí mismo.


Quién más se va a casa a Hoboken
y vuelve a Califronia
dos días y veinte millones después.
Así que es un hombre de negocios.


(Recuerda eso y olvida
sus dos Oscar, no uno)


Agallas debería ser su segundo nombre,
No albert.
A veces pienso que inventó las agallas
de arriba abajo.
Cuando le oyes anunciar a los 50
“septiembre es una edad estupenda”,
te das cuenta de los abismos generacionales
que ha juntado con sus propias manos.
Aun así algo
(quizá las glándulas de mono)
le ha conservado más que joven de ciorazón.
Su cabeza es tan nueva como el mediodía de mañana.
¡Ya lo tengo!
Jack Daniels le puso en conserva
allá por 1943.
¿Pero por qué canta mejor cada día?
¿Por qué hay nuevos ciclos humildes
y ese orgullo que anuncia que lo hice A mi manera?
Lo hizo, ¿sabes?
Así que cada uno de nosotros
lo hace la manera suya para demostrarlo.


Él inventó el canto,
y cada vez que canta
da lecciones.
Se reduce a esto.
Sea el tipo de hombre que sea,
quien sea que nos creó
sólo creó a uno como él.
Tienes que quererlo.
Dejo que tú decidas las razones.
Yo he colocado algunas de mis razones
dentro de las palabras y la música que hay aquí
y Frank Sinatra canta esas canciones con amor.
Casi como si fueran de su propiedad.
Supongo que es así, maldita sea.
Como cualquiera que marche al ritmo de su propio tambor,
Sinatra es un hombre solo.
A veces creo que se ríe
por no llorar.


Olvídalo.
No soy Sigmund Freud.
Sólo sé unas pocas cosas.
Hoy conozco a un hombre
que se esconde en las colinas de California
que se ha echado definitivamente a perder
porque otro hombre al que quería
le ha dado nuevas dimensiones a sus hijos.
Mis hijos son mis canciones
y todas las que están en este álbum
tienen resplandecientes zapatos nuevos.


(Junio, 1969)