BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 1 de febrero de 2012

5920.- RICARDO DE CARVALHO




Ricardo de Carvalho Duarte
Ricardo de Carvalho Duarte más conocido como Chacal (Río de Janeiro, 24 de mayo de 1951), es un poeta y letrista brasilero.
Fue alumno de Comunicación Social de la UFRJ y uno de los primeros poetas de la década del 70 en utilizar un mimeógrafo para divulgar su poesía con el libro Muito Prazer (1971/2) con la compañía de Charles Peixoto, que editó Travessa Bertalha 11.
Editó su segundo libro, Preço da Passage, en forma de sobre que fue vendido entre sus amigos y frecuentadores de la zona sur carioca.
En 1975, participó del grupo Vida de Artista, que contaba con poestas como Francisco Alvim y Cacaso. Dentro de ese grupo, editó su tercer libro, América. En 1976 sus poemas fueron incluidos en la antología 26 poetas de hoy, de Heloísa Buarque de Hollanda. Inmediatamente editó Quampérius. En esa época se juntó con Bernardo Vilhena, Ronaldo Bastos y Charles para fundar el grupo Nuvem Cigana, que agitó la vida carioca de finales de los 70, en especial con los hapennings Artimanhas.
Paralelo a su poesía, Chacal comienza a trabajar con grupos de teatro donde escribió Aquela Coisa Toda para el grupo Asdrúbal Trouxe o Trombone y Recordações do Futuro, para el grupo Manhas & Manias. En ese período se acerca a Patricia Travassos y Evandro Mesquita, futuros integrantes de la banda Blitz, en donde Chacal compuso alguna de sus letras.
En 1983 publicó Drops de Abril, reunión de sus libros anteriores.
Sus otros libros son: Comício de Tudo (1986) - crónicas que escrevió para el Correo Brasileño -, Letra Elétrika (1994), Posto Nove (1998) y A Vida é curta pra ser pequena (2002).
Desde 1990 es director del CEP 20.000.



CHACAL Y EL NUEVO LENGUAJE DE LA POESÍA BRASILERA

Traducción Laura Dodyk

En 2007, la editorial brasilera Cosac Naify lanzó una antología con la producción del poeta Chacal. El volumen contiene las obras editadas de 1971 a 2002, además del inédito Beldevere, con una serie de nuevos poemas. El conjunto muestra la fuerza y originalidad de ese autor que está en el centro de la transformación de la poesía brasilera desde el final del siglo XX hasta nuestros días.
Chacal, Ricardo Carvalho Duarte, nació en Río de Janeiro, en 1951. A los veinte años lanzó Muito Prazer, Ricardo. Enseguida, O preço da passagem (El precio del pasaje) y América. Los tres libros fueron producciones independientes, con tiradas chicas, distribuidas de mano en mano en los bares, puertas de cines y teatros. En 1975 lanzó la narrativa en versos Quampérios por el grupo Nuvem Cigana, una productora de eventos e inventos que unió escritores, artistas plásticos, músicos, actores, pirados en general. En 1979 puso en la calle, otra vez de forma independiente, la trilogía Olhos vermelhos, Nariz aniz y Boca roxa (Ojos rojos, Nariz anís y Boca morada). En 1983, esos libros quedaron reunidos en Drops de abril, antología distribuida en todo Brasil por la editorial Brasiliense.
El impacto de ese rescate fue enorme en la producción de los poetas jóvenes de la década del ochenta. El verso de Chacal, dialogando con las escenas rápidas, el humor, la intervención telegráfica de uno de los modernistas más inventivos de Brasil, Oswald de Andrade, construye un poema que vuelve viejo todo lo que se venía haciendo hasta entonces. El discurso sin ceremonia, la jerga, el rock, la contracultura, la fiesta, las drogas, todo eso que estaba fuera de la poesía, entra como sangre nueva de ese nuevo lenguaje. El poema no queda sólo en los libros (aunque se sostenga como poema escrito, con lances visuales por el corte del verso en el espacio, por la sonoridad, por los neologismos, por el placer de la palabra graficada que se revela en cada página), sino que es recitado en bares, shows de rock, piezas de teatro, espectáculos: se integra a diversas artes. El poema y el poeta también son indisociables en la voz de Chacal leyendo sus textos en vivo. Con él y sus colegas de generación, la “muchachada” pasó a disfrutar y a consumir poesía. Es un poeta “en la edad del rock”, como se lee en uno de sus poemas.
Entretanto, todos esos atributos de época, aún siendo importantes, no dan cuenta de la totalidad de Chacal. Todo gran autor que trae una novedad para su tiempo, si su obra perdura es porque él tiene algo que va más allá de su época. El lenguaje siempre nuevo de sus poemas, igual que los escritos ya hace más de treinta años, resistiéndose a volverse redundancia, muestra una sabiduría creativa con las palabras que sólo poseen los que conocen los misterios de la expresión poética. Su visión del mundo, del ser humano, de la sociedad, del poder, de la sexualidad, del lenguaje, confiere una verticalidad a lo que es dicho, encontrando y tanteando, incluso en el clima festivo de su texto, camadas menos aparentes de la existencia.
Chacal está siempre en contramano. Tiene una mirada torcida y crítica sobre todo. Las verdades son puestas a la luz, así como la literatura, la postura de literato o de autor, la poesía, las palabras, la edición, el libro, la vanidad. Su origen como deportista, de chico de playa, trae un aire bueno de respirar en el texto. Y así mismo ese muchacho rockero, hoy ya con 58 años, está con un pie en la fiesta y otro en el espacio propio, crítico y, sobre todo, reflexivo. Mientras afirma la vida, afirma la duda. Hasta en portugués, la palabra vida está dentro de la palabra dúvida (duda). Como él mismo dice en un poema: “siempre dejé la barba en remojo”.
En 1986, Chacal lanzó Comício de tudo, también por la Brasiliense, libro de crónicas y poesías: textos inquietos e inventivos en prosa y en verso. En 1994, vino Letra elétrica. En 2002, A vida é curta para ser pequena. Por fin, Belvedere, 2007. Leyendo de atrás para delante, como propone el orden de los poemas en el libro, o volviendo o dando vuelta la cinta y ampliando el foco sobre la producción más reciente, queda una seguridad: su palabra continúa caminando encima de la difícil lámina de la sorpresa. Sutilezas sonoras, como encontrar luz dentro del nombre Lucifer y otros tantos lances estéticos que no voy a enumerar para no arruinar el placer de su descubrimiento. Con ustedes, un poco de la poesía de Chacal.


POEMAS DEL LIBRO BELVEDERE (COSAC NAIFY, SAN PABLO, 2007)


COMO ERA BUENO
el tiempo en que marx explicaba el mundo
todo era lucha de clases
cómo era simple
el tiempo en que freud explicaba
que edipo todo explicaba
todo era clarito limpito explicadito
todo era mucho más aséptico
que cuando yo nací
hoy rodeado sambado pirado
descubrí que hace falta
aprender a nacer cada día










SIETE PRUEBAS Y NINGUN CRIMEN
Había una mancha de sangre en el chaleco
Y ningún cuerpo
Había una mirada rútila, una cara crispada
Y ningún motivo
Había olor impregnado en el cuerpo
Y ninguna digital
Había un virus, un billete, un arma blanca
Y ningún asesinato
Había en vano una confesión
Y ningún ilícito
Había una silla de ruedas vacía
Y ningún sospechoso
Había un gato sumergido en el acuario
Y ningún pez












LUCIFER LUCIFER
en el principio,…….
Y lo que no estaba, así quedó.
arena en el reloj
tiempo al tiempo
mucho tiempo


hasta que un punto pintó
una partícula lució ahí en lo ninguno
cuando lo oscuro se amenazaba eterno
un fotón estalló
flash salvaje
caballo vértigo
ola que revienta


- lucifer! lucifer! inflamad mi candil!
cremad esa mortaja que me adormece los miembros!


flamead todo, fuego fatuo!
lo que era punto se volvió esfera.
lo que era onda se expandió y el sol hizo medianoche.
ahí donde todo era peñasco, sequedad, aridez,
se hizo la luz


- lucifer! lucifer! levantaos, ángel! dad las cartas!
dad línea para que todo en mí se movilice
y yo pueda, apaciguados mis fantasmas,
levantarme en vuestra luz.
lucifer! lucifer! imperad!












EL BESO
todo el mundo necesita besos
el ascensorista la vendedora
el judoka el playboy
el zaguero el bombero el hidrante
el hidrante necesita también
cuidados mucha agua
analgésicos y dinero
todo el mundo necesita dinero
el maracanã el pabellón de san cristóbal
el cristo la piedra gavia el dos hermanos
quién no necesita dinero?
todo el mundo necesita besos












VIENTO
graficar música
es como querer
fotografiar el viento
la música existe en el tiempo
la grafía en el espacio
el viento en el viento










VIDA DE ARTISTA
siempre dejé la barba en remojo
porque ningún barbero me enseñó
a manejar el filo de la navaja
siempre tuve la pulga detrás de la oreja
porque ningún otorrino me dijo
cómo se habla al oído de las personas
soy un tipo desconfiado
un pésimo marido
nueve años de poesía
me rindieron apenas
un circo de pulgas
y la barba más limpia de Turquía










ALMA DE INDIO
de las personas que nos gustan
lo que da placer es cuando se
puede dar a una embarazada
un abrazo, un beso grande.
pero la mórbida catequesis se
instala en el alma de ese indio
sin ceremonia.












“UN POETA NO SE HACE CON VERSOS”
el poeta se hace del sabor
de saberse poeta
de no tener derecho a otro oficio
de creerse con una utilidad pública real
en el cumplimiento de su misión sobre la tierra
escribiendo tocando creando
lo que pesa es no creerse loco
patético quijote inútil
como quien habla solo
como quien lucha solo
lo que pesa es tener que crear
no la palabra
sino la estructura donde ella resuene
no el verso lindo
sino la forma de ser leído por vos
no el panfleto
sino la forma de distribuir
en cuanto a vos mi camarada
que a la noche recitás para el día
cumplí tu deber como agua quieta
queda acá una sugerencia:
- encerrate con tus sonetos
porque mucha sangre va a correr y no
te queda bien manchar páginas tan inmaculadas.












DESABUTINO
quién quiere saber de un poeta en la edad del rock
un tipo que se cubre de pena y tantas letras
que pasa la noche del sábado borracho
llorando como un niño la soledad
quién quiere saber de amor en la edad del polvo
un romance romántico de cuba
lleno de dudas y desvaríos
como la balada de neil sedaka
quién quiere saber de mí en la ciudad del escalofrío
un poeta sin era en la vera de un calipso neurótico
un orfeo fundido sin ficha ni nadie para llamar
en uno de los 527 teléfonos públicos de esa ciudad vacía




http://www.revistalamasmedula.com.ar/nro3/brasil1.htm