BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 28 de diciembre de 2011

5712.- PATRICIO BRUNA POBLETE









PATRICIO BRUNA POBLETE
Nacido en Valparaíso (Chile) en 1959, Patricio Bruna Poblete estudió en la Escuela de Bellas Artes de su ciudad y posee un extenso currículo de participación en exposiciones colectivas e individuales como artista visual (pintor), tanto en Chile como en el extranjero. En 1994 entró a formar parte del grupo “Pintores Portugueses de Valparaíso”, y desde el año 2009 es miembro de “Arte Chileno Independiente”. Su obra está representada en el Museo de Bellas Artes de Valparaíso "Baburizza" y en el Museo Provincial de Dibujo y Grabado “Guaman Poma”, de Argentina.


El año 2003 comienza a escribir sistemáticamente y a desarrollar (en paralelo a su trabajo pictórico) una propuesta poética. Desde 2007 forma parte del “Centro de Investigaciones Poéticas Casa Azul”, de Valparaíso. Con este referente ha publicado poesía en revistas y en diversos medios de soporte electrónico. A fines de 2008 participó en la publicación del libro “Antología Irregular En Tonos Blanco Y Azul”, una coproducción entre chilenos y españoles (grupo “Casa Azul”, de Chile, con el grupo “Picudo Blanco”, de España. Su primer poemario, publicado en 2007 (bajo el proyecto de “Los incunables”, libros únicos, del grupo “Casa Azul”) es “Dibujos de la Sombra, Poesía & Gráfica”.










CALMANTE ASOMBROSO VERDE


Calmante asombro verde, se posa
campo abierto la gran manta; el otro
callado asomo espera; el refulgir era
lo que ansiabas:
una cierta música de espigas, el oro de
ese paisaje.
¿Qué esperabas cuando salías
del trabajo, si ya era tarde?:
la puesta de sol siempre
apresura; el sol en su agonía
no espera en su último
tramo a nadie con los ojos cansados,
aunque el oro de ese colorido sea
menos que una promesa de iluminación,
aunque sea el mismo claro
día indiferente de siempre esperar, sin ilusiones,
para todos los condenados a sus horas libres,
y la alfombra de pasto mullido ahoga
ahora -bien lo podías esperar-
tu presurosa partida
a destiempo de marcar, más que
tu tarjeta de salida, tu propia vida.
Insinuaba tu conversación -ya en casa- la esfinge
de tu enojo, aunque
cada vez que el termómetro delataba el mal
pronóstico tras el noticiario televisivo, tu temperatura era
la que reía con mis precauciones sobre el desacierto
del tiempo, pero: ¡cómo no cambiar de ropa
por otra más liviana!... “usted, querida mía
… ha percibido el girar de las manecillas”, pero, ¿ha habido cuenta?
“¡sí, usted!, querida mía, ¿lo ha visto?”, al tipo ese del traje rojo
hacer el gesto de consultar su supuesto
reloj: una mueca, una metálica sonrisa
que no compromete en nada al resto de su cara,
sólo sus labios se esfuerzan tratando de prolongar
artificiosamente esa alegría… Lo que más bien de ella es:
el leve rictus
lo único que queda
por repetir -hasta este punto de lo escrito-
de estas mismas palabras… Y ella en su actitud reincide,
con sus ojos repite…
“confío en este calmante
asombro, en la tersura
de esta verde espera, confío
en el parecer sereno del silencio,
confío en este calmante
asombro, en la tersura
de esta verde espera, confío
en el parecer sereno del silencio,
confío... ,
confío... ,
…”



Vestal. Óleo sobre tela, año 2009






LOS DÍAS SON FRONDAS


Los días son frondas
con millones
de hojas cada uno, un espeso itinerario de hombre:
rutas y estaciones, y siempre es la vuelta
a esta manzana, para llegar: calle paraíso,
número infinito, mis pasos... mis pasos se pierden; los días son frondas
con millones de hojas cada uno
de nosotros, sabiendo del otoño, esperando
lo más posible retardar
la seca caída, el enfrentarlo; sabiendo
que habremos de sumirnos en él, ... que seremos parte de él,
amontonándonos resecos a los pies de los árboles;
como el agua es a la forma del vaso
los pulmones toman y contienen en la suya al invierno
con el suspiro congelado
tras nueve meses, así fue seguramente: te inclinaste
a recoger el objeto del estreno de tu primavera
con forma de campana, o ¿era que te prosternabas? ¿Y lo que era risa
o llanto cuando ya aprendías a caminar
es el espacio vacío que se revela,
y sólo toma la figura de cualquiera
sea el ser circunstancial-mente
que nos contiene? Nutre el aire por sus vacíos
al ser del follaje, y el follaje es
aire verde, vacío verde... golpea su augurio
evolutivo de biologías contenidas, es el mismo
crecimiento verde... las vidas por venir.
Luego... el vacío nuevamente. Los días son frondas.










AVALPO


Traspone el cuerpo
Su menguante
Ojo en rojo el sol
Del viaje al gris del sepia
Allí donde siempre es noche
En esa foto
Te entrampó el recuerdo Valparaíso
Te entrampó el recuerdo Valparaíso
Porteños de tu diáspora
Comemos de tu destiempo
Comemos con tu ensalada Light de postales en colores
Comemos abisal carne de inpescado Valparaíso
Comemos abisal carne de inpescado Valparaíso
Porteños de tu diáspora
Bebemos de tu destiempo
Al trago embotante de tu tinto noche
Vino del silencio Valparaíso
Vino del silencio Valparaíso
Puerto que migras y transmigras
De añejo en añejo tu cada aliento nuevo
Pregón del despregón tu manida imagen lugar común
De la lisa repetición artesanos baratos
¡Explotadores de la nostalgia Valparaíso!
¡Explotadores de la nostalgia Valparaíso!
Vendiendo lo que resbala de la cáscara de tu tristeza
Al dejando intacto el cárneo filón de lo que no se puede de ti
Porque tu inasible no - se - seria Valparaíso
Porque tu alma no - se - seria Valparaíso
Fantasma porteño este espacio Valparaíso
Espacio fantasma este porteño Valparaíso
Que va por dentro Valparaíso
Que va por dentro Valparaíso.
Valparaíso.