BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 20 de diciembre de 2011

5620.- DANIEL DE LA VEGA

Daniel de la Vega (Quilpué, 30 de junio de 1892 - Santiago de Chile, 29 de julio de 1971) fue un poeta, dramaturgo, cronista y novelista chileno.hijo de Daniel de la Vega y Agustina Uribe. Estudió sus humanidades en el instituto Alemán de Valparaíso. Un día murió su padre y tuvo que ganarse la vida, afrontar responsabilidades, tratar de que el trabajo no le apartara de cuanto le era verdaderamente grato. Encontró en el periodismo lo que necesitaba para subsistir, sin alejarse de sus íntimas predilecciones. Al cabo de un tiempo dirigía la revista Zig-Zag, colaboraba en El Mercurio, comenzaba su labor en Las Ultimas Noticias, sólo interrumpida por la muerte. En 1942 obtuvo el Premio Atenea. En 1953, mientras se hallaba en España, desempeñando el cargo de agregado cultural en la embajada en Madrid, recibió la noticia de que se le otorgaba el Premio Nacional de Literatura en 1962 se le distinguío con el Premio Nacional de periodismo. Sus principales aportes se dieron en el campo del periodismo. En toda su obra en prosa está el poeta que con naturalidad, belleza y decoro expresa su conocimiento del hombre, su convivencia con las cosas humildes y con las que aparentemente más importantes; su sentido de que el amor y la solidaridad son virtudes necesarias para aclarar la vida. Muere en Santiago el 29 de julio de 1971(recordado uno de los mejores escritores).
[editar]Obras


. Al calor del terruño, poesía, 1911.
. El bordado inconcluso, teatro, 1913.
. Cielito, teatro, 1915.
. Los momentos, poesía, 1918.
. El calor de terruño, 1918
. Las montañas ardientes, poesía, 1919.
. Las instantáneas, crónicas, 1927.
. Fanfarria, revista, 1928.
. Luz de candilejas: el teatro y sus miserias, 1930.
. Caín, Abel y uña mujer, novela, 1933.
. Romancero, poesía, 1934.
. La muchedumbre ahora es triste, cuentos, 1935.
. Marta Leroux y otras amigas, cuentos, 1935.
. La Quintrala, poemas dramáticos, 1936.
. El amor eterno dura tres meses, cuentos, 1938.
. Reino de angustias, poesía, 1939.
. La sonrisa con lágrimas, cuentos, 1941.
. Mansión desvanecida, poesía, 1942.
. La comarca nocturna, cuentos, 1943.
. Silva de plata vieja, cuadros históricos, 1950.
. Cantares de piedra, antología, 1950.
. La pobre talega,de estrellas, poesía, 1951.
. Confesiones imperdonables, crónicas, primera serie, 1963.
. Confesiones imperdonables, crónicas, segunda serie, 1964.
. Confesiones imperdonables, crónicas, tercera serie, 1965.
. Confesiones imperdonables, crónicas, cuarta serie, 1967.
. La despedida, prosa miscelánea, 1982.








¡OH, MUJER! ESTOS VERSOS TUMULTUOSOS Y OBSCUROS…


¡Oh, mujer! Estos versos tumultuosos y obscuros
que arrojo por la vida desesperadamente;
estos versos revueltos, espontáneos y duros
que lee –mansamente, sin inquietud– la gente;
estos versos llameantes, estos versos sombríos,
estos versos que tienen entrañas armoniosas,
son desesperaciones, son aullidos míos
ante el enigma eterno que hay en todas las cosas…


Yo tengo una inquietud que se retuerce loca
cuando interrogo al cielo buscando claridad,
con palabras de llamas que me queman la boca,
y quieren escapar hacia la eternidad!


De «Apuntes líricos», X, en Los momentos, 1918.










Remember


Es dulce hablar a veces de las mujeres muertas,
que al irse nos dejaron una fragancia leve.
Sus nombres tristes tienen resonancias inciertas
y nos llenan el alma de recuerdos de nieve.


Y esos recuerdos lívidos son ventanas abiertas
por donde mira el cielo nuestra existencia breve,
mientras sobre sus manos adoradas y yertas
cae tierra y olvido, pasan los años, llueve.


Y todos comentamos: -Sí... no sé qué tenía
de lejano y de triste cuando se sonreía.
¿Te acuerdas? Tanta gracia en el modo de andar...


Callamos. Ha caído un silencio de cielo,
algo como una luz o una sombra o un vuelo.
Y a todos se nos quitan los deseos de hablar.


(De "Los Momentos")














LOS ESCENARIOS


Madrigueras de pasiones,
de miserias, de canciones,
de locuras, de ladrones...


Callejuelas doloridas
donde se nutren las vidas
de los poetas suicidas.


Plazoletas angustiadas
como cárceles; calladas,
taciturnas, alargadas...


Bulliciosos conventillos
con sus perros y chiquillos
sucios, tristes y amarillos.


Los tenebrosos portales
donde se hunden los puñales
de los amores carnales.


Rincones de los insultos
donde se ofician los cultos
de los pecados ocultos.


Habitaciones oscuras
donde las bocas impuras
cantan cansadas locuras.


Viejo arrabal que alimenta
la sensualidad violenta,
enferma, triste, sangrienta...


Mi canción fuerte y ardiente,
chorreando sangre caliente,
sonará trágicamente
en la noche, como un grito
trémulo, loco, infinito,
de la carne del delito.










LAS SUPERSTICIONES


Viene la mala muerte
y el oculto pecado
escondido en la suerte
del espejo quebrado.


La fiebre y el vicio
se alarga y florece
con el maleficio
del número 13.


La risa no visita
los barrios embrujados
ni la casa maldita
de los amancebados.


En noches oscuras
el diablo penetra
por las cerraduras.


Nacen brujerías
de los gatos negros
de las mancebías.


Queda el diablo esclavo
dejando una llave
colgada de un clavo.


Retorna despierta
la buenaventura
clavando la puerta
con una herradura.


Y la suerte ingrata
siempre se renueva
mostrándole plata
a la luna nueva.












MI VIDA


Te doy las gracias, buena vida,
por la amargura que me has dado,
por esta pena florecida
y este querer que me ha quemado.


Aunque tus dardos me han herido
y me han dejado solo y triste,
yo humildemente te he vivido...
iexcl;Tú bien sabrás por qué lo hiciste!


Me diste rosas, cogí rosas:
me diste penas, bebí penas,
¡penas dolientes y armoniosas
en tus inmensas manos buenas!


Siempre que tú para mí has sido
clara o sencilla, alegre o triste,
yo humildemente te he vivido...
¡Tú bien sabrás por qué lo hiciste!


Entre quebrantos y alegrías,
con estas pobres manos ciegas,
tomo del fondo de tus días
todas las horas que me entregas.


Vida, tú mandas y no ruegas,
en este espíritu doliente,
cuando yo siento que tú llegas
abro los brazos dulcemente...


Tú me has besado y me has herido,
rosas y lágrimas me diste;
yo humildemente te he vivido.
¡Tú bien sabrás por qué lo hiciste!














LA FRONTERA


Hay en la vida humana una oculta frontera,
en donde abre los ojos nuestra propia verdad;
allí no languidece nunca la primavera
y nuestras manos palpan aguas de eternidad.


La vida arde con fuegos de lámpara votiva
que no habrá viento adverso que la pueda apagar,
y nuestra alma sedienta de las cosas de arriba
duerme en una dulcísima actitud de volar...


Cuando el hombre atraviesa la frontera ignorada,
nuevas estrellas surgen en sus noches desiertas;
y el cosmos y el espíritu y el átomo y la nada,
se le entregan leales como manos abiertas...


Yo voy trepando aquellas solitarias pendientes;
buenas almas empujan mi barca sobre el mar...
En el viento presiento rastros de alas ardientes,
huellas de pensamientos tan altos y esplendentes
que mi espíritu pobre no los puede abarcar...


Ilusiones pequeñas, vanidades humanas,
mentiras y rencores: todo se quedó atrás.
Están clareando apenas las primeras mañanas
de unos días enormes: ¡Yo quiero subir más!


Tristezas de la tierra que yo he querido tanto
y que no he de volver a sentirlas jamás...
No importa. Unas sirenas me atraen en un canto
que viene de la altura: ¡Yo quiero subir más!


Y a los hombres que quedan solos con sus pasiones,
les dejaré al partir de este ensueño sombrío,
unos versos sencillos y unas buenas acciones...
Lo único que fue enteramente mío...


Mis manos se despiden temblando de ternura.
Los hombres, los amores, todo se queda atrás...
Contemplo por vez última la angosta senda obscura
y despliego las alas cara a cara a la altura.
¡Yo quiero subir más! ¡Yo quiero subir más!














LAS PALABRAS


Las palabras humildes son armoniosos vuelos
de pájaros errantes que no han venido al mundo.
Cada una posee un sentido profundo.
Hablar con sencillez es un don de los cielos.


Tienen un resplandor inmortal. Es preciso
saber amar las buenas palabras transparentes.
Yo las amo. Conozco sus perfiles ardientes.
Cada palabra tiene su oculto paraíso.


Son arcas de milagro. Nuestros grandes anhelos
se dicen con palabras claras. La poesía
de verdad amanece mas diáfana que el día.
Hablar con sencillez es un don de los cielos.












EL PEQUEÑO UNIVERSO


¿Viajar? ¿Y para qué? El que anhela viajar
nunca verá la tierra, ni los cielos, ni el mar...


Será un ciego, mendigo de verdad. Su mirada
pasará por las cosas sin saber nunca nada.


Yo sé que entre las cuatro paredes de mi huerto
tengo encerradas todas las verdades del mundo:
el pasado brumoso y el porvenir incierto.
Mi huerto es un pequeño universo profundo.


Yo siento las más altas leyes del universo
en la hoja que cae y en el agua que juega...
La santa vida todas sus verdades me entrega
y yo no le doy nada más que mi pobre verso...


Ni la gloria, ni el oro, ni la carne, ni el mundo.
Mi huerto es un pequeño universo profundo.