BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

jueves, 8 de diciembre de 2011

5502.- ISMAEL ARANDA


Ismael Aranda Poveda es poeta, músico e ingeniero costarricense. Nacido en Cartago, Costa Rica en 1976.
Miembro fundador del Círculo de Poetas Paraiseños en 2001 y del Blog Poético Internacional en 2011.
Participó en las publicaciones colectivas: Esporas (2002, Libro digital) y Gritos Viejos, Voces Nuevas (2004, Libro impreso) con el Círculo de Poetas Paraiseños.
Produjo junto con Juan Manuel Montero y Canal 15 de la Universidad de Costa Rica el corto llamado Gritos Viejos, Voces Nuevas, en el 2005.
En el 2006 publicó el CD de música original Rasgos acompañado del grupo Dëlyë con el patrocinio del Ministerio de Cultura Juventud y Deportes. Los temas del disco son composiciones y musicali­zaciones originales de Ismael Aranda.
Estudió en la Escuela Goicoechea, en el Liceo de Paraíso y en el Colegio Científico Costarricense. Se graduó de Ingeniero en Sistemas en el Instituto Tecnológico de Costa Rica en el 2002. En el área musical ha recibido formación en guitarra, percusión y canto en la Escuela Municipal de Música de Paraíso.

En el plano musical/poético ha com­partido escenario con artistas nacionales como: Adrián Goizueta, César Melén­dez, Esteban Monge, Manuel Monestel, María Prétiz y Rubén Pagura.

Estudió en la Escuela Goicoechea, en el Liceo de Paraíso y en el Colegio Científi­co Costarricense. Se graduó de Ingeniero en Sistemas en el Instituto Tecnológico de Costa Rica en 2002. En el área mu­sical ha recibido formación en guitarra, percusión y canto en la Escuela Munici­pal de Música de Paraíso.
Actualmente labora como empresario y consultor internacional en el área de desarrollo de software así como docente en el Colegio Universitario de Cartago. Colabora en proyectos culturales de la comunidad.

En 2011 publicó su poemario “Brebajes”, con la Editorial Germinal (Costa Rica), prologado por el compositor y cantante Adrián Goizueta.








Esqueleto

Hoy tengo la psicología de una nuez
la calma espiritual del Vesubio
la tristeza de una ostra hervida sobre el plato
la sequía del Atacama

Y no quiero ser verde
Ni soñar la profundidad de un lago

Quiero ser un cuerpo que camine
Orondo y erguido
Unas manos de polvo
palpando el polvo del camino

Unos ojos atisbando las montañas
Un esqueleto
recostado en el pasto
con un cráneo vació


Brebajes ácidos








Sucesión

Primero fue mi abuelo
luego mi hermano
luego mi hermana
y yo tratando de llenar el espacio

Durante ese tobogán a la muerte
que fueron tus últimos años

Luego fue tu casa
tus muebles
tu espacio

Para acabar viviendo con tu hija
cuando tú ya no eras tú
sino el espectro que se levantaba a cocinar
platillos imaginarios


Brebajes pasados













Cortos

Cuando me divorcio de la poesía
termino volviendo a ella
con un poema en mano

El cielo luce acuarelizado
y las montañas tienen coronas de algodón

Vengo manchado de nostalgia,
buscando a los muertos entre los vivos


Brebajes de arbusto enano, Brebajes poéticos












Soneto Quijote

Resulta muy probable que no salga
pues el tratar un reto me supone
y aunque un poco la tarea me indispone
quizá al final me encuentre algo que valga

Acá estoy como el necio que cabalga
bajo lluvia y el sol que casi pone
tratando con mi adarga que antepone
mi gana que se porta casi Hidalga

Hay una cosa eso sí que me fascina
de las lides que trae la escritura
mirar como de pronto se encamina

aunque no se le busque con premura
Es la belleza real que se origina
al tratar a la poesía con dulzura


Brebajes poéticos









Antepasados

El tiempo ha sepultado tantas vidas
Tantos amores, prisas, cantos, deseos
Tantos respiros, suspiros, juegos, trabajos
Tantas historias, tantos humanos, tantos como nosotros

Hoy me gustaría saber a quién se parecen mis manos
y no lo sé
De dónde proviene mi paso, mi forma de andar por el mundo
y no lo sé

Cómo saber si tengo la fuerza interior de mi abuelo,
la propensión a la melancolía de mi bisabuelo
o los ojos de mi tatarabuelo

Me gustaría buscarme en los rostros de mis antepasados
Descubrir los rasgos que me perfilan por dentro y por fuera

He buscado sus nombres pero no dicen mucho
Las fechas me hablan de nacimientos y matrimonios
pero la historia, la esencia, sigue perdida

Sentirse con raíces, pero sin conocerlas, es vivir como una espora
Sin saber de dónde se viene, sin saber a dónde se va

En este mundo – en este que conozco –
la muerte de mi abuelo me hizo pensar
que esta ventana de tiempo tiene sus orígenes cercanos
en simples hechos de la cotidianidad,
en noches de sexo que crearon esta pesada rama en la que hoy cuelgo
como un árbol sin fruto

El mundo es como un hotel
el aire, el sol y la tierra siguen
pero cambian los inquilinos

Mañana, algún descendiente se cuestionará lo mismo
sin conocer que alguien de su misma materia antes lo había sentido

Y todo esto acontece, sin poder más que vivir
y ser parte de esta intrincada escalera de seres humanos
que tienen a esta tierra por hogar









Desierto

En el desierto,
la arena vuela y penetra hasta los rincones más íntimos
Sólo queda una gota tibia retenida en la ventana de la existencia
Se siente seca el alma,
como se siente la boca cuando se padece de sed

Se mira sin mirar,
se vive sin vivir

Se buscan manantiales,
se encuentran por doquier y no se bebe

Cuando esto sucede,
se debe ir preparado con unas botas de coraje,
unos ojos llenos de ternura
y un intercomunicador entre el pecho y la mente
Se debe tomar el espíritu y llenarlo cual si fuera un globo,
con toda la Bondad lluviosa

Cuando se pasa por el desierto,
el corazón se siente seco,
le faltan unas manos que lo empujen
y unos labios que le hablen y le besen










Respiro

Hoy por un momento –tal vez el primero de mi vida–
tomé una bocanada de aire frío y de repente todo cobró sentido

Vi las casas, las calles, las luces de mi barrio
Tan calladas, lucen como un gran teatro
Yo, un actor del mismo papel de toda mi vida

Mañana al despertar sabré exactamente qué palabras decir
cómo decirlas
qué dosis de pereza tendré
cuál cantidad de amor voy a derrochar

Lo sé, todos esperan eso de mí
del mismo que siempre he sido
o me esfuerzo por ser

Sin embargo, quisiera ser mañana -por variar– alguien nuevo
Tener una personalidad de la amplia gama existente o inventarme una
Sacarla de mi ropero y usarla, para otro día desecharla y tomar otra









Dos hombres

Dos hombres
En el mismo cuerpo
Uno te recuerda
otro trata de olvidarte
Uno hace pucheros sin querer
otro analiza fríamente
Uno piensa que salvarse es quedarse contigo
otro piensa que salvarse es volar
Uno cree que en vos está todo
el otro piensa que hay otras
Uno quiere abrazarse a tu cintura
el otro quiere abrazar su libertad
A uno le duele su tristeza clandestina
a otro le duele su futuro incierto
Uno quiere verte sonreír
el otro quiere extrañarte
A uno le duele muy profundo tu soledad
el otro piensa “ya te acostumbrarás”
Uno cree en el presente
otro vive del futuro
Uno no comprende por qué el otro actúa así
el otro piensa igual
Hay uno que te necesita, le urge verte, te busca, te mira al caminar
el otro también te necesita pero no le urge verte, ni te busca, ni te mira
Uno está sentado forzando al otro a pensar en vos
el otro está sentado mirando al uno con mirada incrédula
Uno quiere llorar de vez en cuando
el otro no puede reír desde hace mucho
El uno está a punto de llorar
el otro trata de consolarlo
El uno no comprende
el otro respira hondo
El uno se agarra la cara
el otro mira extrañado
El uno siente
el otro razona
El uno te ama
el otro piensa que no la demostrado
El uno no sabe qué hará ni qué sentirá cuando te vea
el otro quisiera no verte para no aguantar al uno
El uno cree que el otro se sentirá mal
el otro teme ponerse incómodo
El uno siente que amarte es estar con vos
el otro piensa que amarte es dejarte así y no hacerte más daño
El uno mira al reloj, son las 5:32
El otro mira al reloj, son las 5:32
Al uno se le hace tarde
Al otro le da miedo ir












Asirte

No creo poder fijar tus ojos
hasta que mire el fondo de tus pupilas
y los detalles de tu mirada

No creo poder fijar tu boca
hasta que la perciba emitiendo cada sonido
y pueda ver cada partícula de aire
saltando feliz en tus cuerdas vocales

No podré imaginar tu rostro y compararlo
hasta que pueda palparlo con mis manos
y sentir cada valle y cada sabana que lo forma

No puedo pensar en tu abrazo
hasta que me rodees y me estreches con fuerza
y me mires con esos ojos nocturnos

Esto me pasa por que soy un ser de caricias
que prende el mundo a tientas como un ciego

Antes de asirte no podré quererte
pues ignoro si existes
como mujer en esta tierra
o como un fantasma en mi mente

Al asirte podré sacarte de tu lejanía
y arrimarte a la cercanía de mi alma
no como brisa
sino como barca que la navegue

Será entonces que vos y yo
hombro a hombro
podremos querernos con todo lo que somos
y significamos











La noche

Tenemos computadoras,
tenemos automóviles,
tenemos las bombillas que iluminan las montañas
como lo hicieran antaño las luciérnagas

Tenemos la opresión del ruido cotidiano
y un ansia enorme de ser felices

Tenemos encierros que nos protegen de la gente,
malos olores en las alcantarillas
y ríos contaminados

Tenemos televisores colmados de porquería,
tenemos sueños rotos ahogados en alcohol,
tenemos el milagro de la vida
y tenemos el milagro de la muerte

Tenemos tecnología, civilización y comunicación
pero nunca hemos estado más incomunicados
Hemos perdido contacto con nosotros mismos y nuestro corazón

Tenemos máquinas rugientes,
aviones dibujando en el cielo,
barcos surcando los mares

Pero aún,
tenemos tantas cosas bellas en el mundo:
tenemos el brillo de una noche estrellada,
el perfil oscuro de la sierra,
el cielo callado e inmóvil
Tenemos la dicha de una noche sin día








Con permiso

No es para entrar que golpeo, golpeo para salir
Facundo Cabral

Con permiso, voy a salir
Dejo el juego, ya me cansé
Me voy adonde mejor caliente el sol
o adonde yo mejor pueda calentar al sol

Posiblemente me quede sentado junto al camino
solo y libre
masticando una ramita de zacate
con una gran sonrisa de satisfacción en la cara
como si me hubiera quitado una camisa de fuerza
o me hubiera escapado de un saco












Rutina

La rutina ha empezado a agobiarme
a perseguirme
a esconderse bajo en el escritorio
entre las teclas

Cada tarde se mete tras la puerta
para darme un abrazo de bienvenida por la mañana

Te pido una tregua
Hacéte mi amiga
Andá date una vuelta
Es más,
te convido a un viaje a la playa
para en tu ausencia
serte infiel con la alegría











Corazón

El corazón es como un ave:
le gusta cantar, volar y posarse en las ramas,
le gusta alimentarse de pequeñas cosas

Sin embargo, a diferencia del ave,
al corazón le gusta siempre meterse en jaulas











Nuevo poema de amor y esperanza

Hace tanto que mis manos no engendraban
Hace tanto que de cantar me había cansado
Fueron días, largos meses a solas,
esperándote tranquilo frente a la ventana de mis ojos
Tantos días que se han ido

Y hoy,
quisiera enredarme hasta los huesos contigo,
ser la música que llegue a lo más profundo de tu sensibilidad,
poder ser el tiempo y adelantar los relojes,
después parar el punto exacto en que me encuentre con vos
Porque todo es una fiesta ahora en mi pecho:
he vuelto a soñar, he vuelto a abrazar a la almohada
y me sorprendo a cada rato pensando en vos
Porque hoy,
quisiera ser el viento o la lluvia que te moje












Sortilegio

No quiero confusiones existenciales
No quiero besar tus labios con usura
No quiero extraer la savia de tu boca
mucho menos el alma de tu cuerpo

Quiero quererte como quiero al aire
como amo a las montañas
como me regocijo en un río
Quiero amarte con paz
Quiero amarte con verdad
Quiero amarte siendo yo

No quiero caer en las justificaciones vanas
del que confundido no sabe qué hacer

No quiero amarte hasta que quede en nosotros
sólo la ruina del amor y la amistad

Sólo quiero quererte como quiero al aire
como amo a las montañas
como me regocijo en un río