BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 22 de noviembre de 2011

5390.- NORA ALMADA


NORA ALMADA
Nací en Buenos Aires en la primavera de 1962, el mismo día del año en que nació John Lennon, y siempre lo seguí. Prefiero decir que estudié Arquitectura en la Universidad de Buenos Aires y el Máster en Literatura Comparada y Estudios Culturales en la Universidad Autónoma de Barcelona en vez de decir que soy “esto” o “aquello”, porque creo que soy múltiple, nómada, oscilante y que no sólo nos define lo académico sino las sonrisas, la golosina preferida, los amores, los paisajes y los abrazos.

Llegué a Barcelona en 1996 y desde entonces coordino talleres de lectura crítica y escritura creativa, en diversas instituciones y en una muy especial, Pròleg, la librería de mujeres de Barcelona. He realizado por Cataluña y España talleres de escritura con grupos de mujeres y conferencias sobre literatura escrita por autoras, porque mi ilusión y me alegría es difundirlas.

Coordino los contenidos de Literata, agenda de libros de Barcelona y he escritos numerosos artículos de arquitectura y diseño en revistas especializadas.

Estimular la escritura y escribir están entre las cosas que más me gustan. La poesía me invade, me nutre, me constituye, me baña y me conmueve.

Mis poemas han sido publicados en diversas antologías y mi obra poética puede verse en Desnudario (2007), Sevilla, Jirones de azul, junto a María José Aldunate y Gloria Bosch. Mi último artículo especializado aparece en Ellas y nosotras. Estudios lesbianos sobre literatura escrita en castellano. Coordinado por Elina Norandi y publicado por Editorial Egales.







Piel

Detrás de la pared
el vacío
como dentro de mí
está el silencio
y entre vos y yo
la piel
ese límite
ese mar









Agua


Cabeza de mujer
y sexo de pez
El corazón late
en una lata vieja
y desde mis ojos
parten barcos náufragos
que siempre mueren
por la boca

Pero lo tuyo es la tierra
y siempre te resististe
a nadar










Contemplación


Hubo un silencio
quieto
blanco
casi muerto
Todo se fue
nadie alrededor
los ojos bien abiertos
y yo
la única espectadora
contemplando la explosión








Marzo

Cae una gota y la guardo en un cajón. Una gota que lleva dentro los mares la sed los sudores del amor aquello que he llorado a solas Una gota que se acurruca y no se seca origen del mundo que quiere renacer como un tallo o un pelo que buscan vivir allí donde antes hubo vida.







Mayo


Si atravieso el espejo
de cabeza
¿Saldrá fuego
o sólo quedará la niña?






Julio

Si abro la ventana
¿Entrará el aire
o sólo saldrá un grito?










"Ísola es el primer libro de poemas, en solitario, de Nora Almada.Organizado en cuatro partes que se nutren entre sí: “La isla”, “La niña del desierto”, “Los mapas” y “El regreso”, cada uno de estos espacios se configuran como brújulas y cartografías del amor, la pérdida, el deseo, el futuro y la identidad. Isla de mar, isla de arena, en ellas está el reflejo que buscamos desde que llegamos al mundo: el nuestro, el de ese ser que se encuentra y también se escapa."Diu la Meri Torras al pròleg: “Ísola es un sitio que invita a perderse, aunque no sea un espacio de pérdida. Se trata más bien de un lugar de encuentro y memoria, de revelación y pregunta,[...] un lugar donde nada está desprovisto de un eco: todos los viajes son de ida. Cualquier fin puede ser un principio. [...] No hay regreso posible.Ísola es, a la vez, punto de huida y de permanencia”.

Septiembre

Si me arranco el vestido
¿saldrán disparados los recuerdos
o tendré que desollarme?






Noviembre

Si me descalzo
¿seré capaz de andar sobre mis huellas?










Instrumental

No había tenedores
y comí con las manos
Descubrimos el fuego
y cuando llegó
la era del cuchillo
con la ropa desgarrada
di vueltas alrededor de la isla
Loca
exhausta
desencajada
volví a tus manos
como antes de nacer
Dispersa entre tus dedos
me olvidé de huir