BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 18 de noviembre de 2011

5372.- BELÉN NÚÑEZ


BELÉN NÚÑEZ, Belén Núñez. Triana. (Sevilla), 1970.
En 1989 se le concede el Premio de Poesía “ Roquetas de mar”, siendo publicado este trabajo por dicho Ayuntamiento.
En 1990 resulta ganadora en el Certamen de Poesía “ Antonio Machado” del Ilustre Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y Ciencias de Málaga.
Ha colaborado en revistas como Renacimiento, Piedra del Molino, Triana, Turia, Numenor, Extramuros y Los Cuadernos de Roldán
Incluida en Panorama Andaluz en el umbral de los años noventa de Ramón Reig. También incluida en la antología de la joven poesía sevillana Alzar el vuelo ( César Sastre editores. Sevilla. 2006 ) y en la Antología Voces del extremo. Poesía y Magia.
Tiene su primer libro “La música del sol”(Barro. Colección Vasija. Sevilla, 1996) con prólogo de Pedro Sevilla.


Su segundo libro “ Este lugar del sueño ” (Colección Los Cuadernos de Sandua. Publicaciones obra social y cultural Cajasur. Córdoba, 2009)


El tercer libro “ El resplandor de la lágrima ” (Editorial Renacimiento. Valencina de la Concepción. Sevilla, 2009)


Último libro "Letras Habladas" con prólogo de Manuel Jurado López.(Colección Alarife. Fundación Cultural del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla, Sevilla 2010)



OBRA:
-La música del sol (Barro. Colección Vasija. Sevilla, 1996)  -Letras habladas
-
Este lugar del sueño (Colección Los Cuadernos de Sandua. Publicaciones obra social y cultural Cajasur. Córdoba, 2009) 
-
El resplandor de la lágrima  (Editorial Renacimiento. Valencina de la Concepción. Sevilla, 2009) 
-
Letras Habladas (Colección Alarife. Fundación Cultural del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla, Sevilla 2010)






La Musica del sol



CLAVE DE SOL

Tan clave
me aterrizó en Sol
que quedó sideralmente estrellada
en mi cintura.

Tu voz
fue ya por siempre
reina astral de los filos de mi falda.



FUGA

!Oh Mahler! Algún día seré un ser gozoso
blanco definitivo, espuma austral.
Calma sin fin encenderá el paisaje,
vainilla los violines
y tú me fugarás,
treparás de los infiernos
mi voz y las palmeras,
el mar de espigas verdes
de sol inseparable,
y en eso serán los jazmines,
así, cuando tú y yo.



En este lugar del sue�o


I

Álamos vencidos
y mantas y colchas en agosto,
psicofonía de ti,
de mis largas madrugadas.
Hoy puedo comprobar
de aquellos artificiales fuegos
...
no fueron míos,
no dedicados
ni un átomo del aire,
el deshielo de un ocaso,
la irresponsabilidad de unas hojas que brillaban al viento.
...
Témpano de agua por mis venas entiende:

Por Goethe: ¿ Qué poeta iría contra un poeta ?




XII

Si yo fuera literatura
no viviría en el pelo veintiúltimo de tu cabello,
ni me acercaría a noches sin sombra,
ni amaría hasta decir basta.
De un perdido tiempo
rizaría caracoles lejanos
hasta el ajuar de tu cabello
y como una llamarada viva
renunciaría hasta el último ocaso.




El resplandor de la lagrima



La pizarra de las pitas enardeciendo la tarde,
el otoño,
los ítems de los árboles besando el río,
llorones,
las serpientes de plata que ondean el agua,
el mar acerado del aire
y besos a punto de nacer, sensibles.
Las pestañas salpicadas de gotas de luz
vuelven a crepitar,
mientras un aleteo imperceptible e invisible
me calienta los labios.





Como un himno
se llega a la mocedad en hora vista.
Se atiende, ordena, actúa.
Cuanto nos exigimos
sólo depende de nosotros mismos,
el resonar de nuestras banderas
y a cada lucha
la fiel servidumbre de estar vivo.



Letras Habladas



El corselete que ciñe mi cintura
es de negro encaje.
La blonda realza la blancura de los pechos.
Me ducho enfrente de su mirada
con la ropa interior.
Me reduzco
al tormento de mi pena
sin saber que existo
en el futuro,
que serviría para algo que quiere asemejarse
al vuelo, y no es más
que puro mecanismo
que me empapa de horror.