BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 7 de noviembre de 2011

5275.- ANTONIO CUSSEN


Antonio Cussen (Santiago, CHILE 1952), poeta y Doctor en Literatura Comparada por la Universidad de California en Berkley. Cussen ha publicado tres libros: La obra de poesía concreta SOLOS, publicada en Indiana, USA, en 1972; la obra lírica MECENAS, publicada por la Editorial Universitaria en Santiago en 2001; y, en el año 1998 el Fondo de Cultura Económica publicó su tesis doctoral bajo el título BELLO y BOLIVAR.







AIDE-MÉMOIRE

Anota lo más urgente, Pausanias;
traer viva y sonriente a Cleopatra,
sin su caterva de eunucos castrados,
y pasearla en un trono de brillantes
por la Vía Flaminia y por el Tíber.
Acuñar la emisión de los denarios
del Gran Año, con el sol en la cara
y en el sello los planetas en línea.
Montar mi trilogía. Traducirla al griego.
Fomentar medicina de ultratumba.
Plantar palmas egipcias en los cerros.
Ampliar cloacas públicas, limpiar
mi palomar. Mandar hacer la copia
del Adonis de Fidias, con los labios
azules, la belleza del detalle.
Navegar con Terencia por la playas
de África y darle un pedazo del Nilo.
Conseguirse el nombre de ese mimo
que tanto toca, inflama y estremece
al Príncipe. Tomar clase de etrusco.
Ahora mismo tomar clases de etrusco.
O quizás no. Tal vez pueda esperar.


mecenas





LA SAGRADA FIEBRE DEL ORO

Siento anticipadamente
el tedio y el cansancio general
que está engendrando la sagrada fiebre
del oro. Estos jóvenes romanos
--los distinguidos, no los disolutos--
buscan minas y acrecentar parcelas,
pero sin el tesón de sus ancestros,
que se las batían con chuzo y rueca.
Mira cómo se deslizan los de ahora
por las calles y el foro, más rellenos
que los cerditos de Circe y untados
con óleos de incremento. Escasea
en todos la rebeldía innata
para desatender el patrimonio.
Es verdad que hay algunos ostentosos
que tienen sus bibliotecas, sus colecciones,
sus academias con teóricos de corte
y un remolino de bobos brillantes,
pero los pervierte la codicia
el poder y la vanidad, venenos
que sólo aumentan con los años.

De Mecenas, 2001.