BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 17 de octubre de 2011

5148.- HENRI MESCHONNIC


Henri Meschonnic (París, 1932-Villejuif, 2009). Teórico del lenguaje, ensayista, traductor y poeta. Publicó, entre muchosotros, los siguientes libros: en poesía, Voyageurs de la voix (Verdier, 1985), Je n’ai pas tout entendu (Dumerchez, 2000), Tout entier visage (Éditions Arfuyen, 2005), De monde en monde (Éditions Arfuyen, 2009) y Demain dessus demain dessous (Éditions Arfuyen, 2010); en ensayo, Pour la poétique (Gallimard, 1970), Des mots et des mondes (Hatier, 1991), L’utopie du Juif (Desclée de Brouwer, 2001) y Pour sortir du postmoderne (Éditions Klincksieck,2009). En 1972 obtuvo el premio Max Jacob; en 1986, el premio Mallarmé, y en 2005, el Premio de literatura francófona Jean Arp.

A lo largo de su vida, Henri Meschonnic hizo una obra que comprende poesía, crítica y traducción, principalmente. Todas sus actividades se distinguen por una búsqueda incesante de algo que no existe, desconocido, en el sujeto, en el lenguaje, en el pensamiento, en la historia. La invención, en general. Como consecuencia, la originalidad, lo específico, lo nuevo se encuentran en cada uno de sus trabajos. Crítico infatigable, erudito sin pretensiones, sabio de pocas simpatías, traductor radicalmente ateo de la Biblia, lector atento de Hugo y de la poesía moderna, destructor incrédulo de lo posmoderno y de los academicismos, cada aventura le valió a Meschonnic la incomprensión, la difamación y, sobre todo, el silencio de sus contemporáneos. Meschonnic, obviamente, no fue un poeta destinado a las pasarelas del mercado, ni de los premios, ni de las diplomacias institucionales; tampoco podía figurar en las antologías. No sorprende que en torno suyo haya surgido un mito de múltiples descalificaciones: polemista, obstinado, terrorista cultural, provocador, serial killer… Atributos, sin duda, provenientes de académicos, literatos y escritores, ejecutores y dueños de una abatida literatura francesa contemporánea.

No sorprende, tampoco, que Meschonnic apenas esté traducido. Contra esta carencia, en lo que concierne al ámbito hispánico, se han aventurado ya algunos traductores, principalmente con la obra crítica y ensayística. Ahora presento una reducida muestra de sus poemas —delimitación equívoca, pues en Meschonnic la crítica y el ensayo son el poema del pensamiento. Su obra en verso tiene tal continuidad, que es imposible delimitar dónde se interrumpe y recomienza cada poema. Sin embargo, no he hecho más que escoger libremente, entre algunos libros de madurez, textos cuya traducción me permitiera inventar un acercamiento a la poética de Meschonnic.

En Pour sortir du postmoderne (Para salir de lo posmoderno) —sin traducción al español—, uno de sus últimos trabajos, Meschonnic escribió: “Las sociedades son calendarios.” Por una coincidencia editorial, esta traducción aparece a dos años de su muerte. A veces, el azar y la historia hacen esas jugadas.

Eduardo Uribe

http://www.puntodepartida.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=1142&Itemid=1





De Viajeros de la voz (1985)

el hombrecito
quiere saber de dónde salen las piernas
cuál es el número que no
se cuenta
son
ya las cinco con diez
y te amo todavía







tanto estoy por venir
que apenas tengo el presente
tanto falto de lugar
que no se me encuentra allí
en donde estoy no obstante me muevo
aquí lo que se necesita y hablo
como todos con la boca
llena de lo que no existe
todavía y no estoy en
exilio el exilio pone todo
en el pasado incluso el porvenir
de aquí hace otra parte
habita un lugar común
el desierto está sobrepoblado
de allí vengo ya no puedo jugar
con los granos de esa arena
porque de ella estoy hecho quiero
ver mejor ojos que me oigan
antes de que encuentre las palabras
uno nunca sabe cuándo se necesita
partir










las placas de las calles también deletrean los nombres del olvido
no son la memoria
se cree únicamente que retienen
pero conmemoran el olvido
y tiene él tantos nombres que tiene más que Dios mismo








De Todo entero rostro (2005)

un loco pasa
pasa
delante de mí
y ríe
de atravesar
la noche la noche
que soy

y a fuerza de verlo
me parece
cuando río
frente a ti
que soy él

*

es una vez más
el instante
era bello
lo tomé

*

cómo podría yo
infinito
decir algo
del finito









De Y la tierra corre (2006)

es tiempo
de oír
lo que uno no quiere oír
oír lo que no hace ruido
la sangre no hace ruido
el pájaro muerto
no hace ruido
caminar sobre una nube
no hace ruido
dejar hacer
no hace ruido
callarse
no hace ruido
pero todo este silencio
de todos aquellos que se callan
hace un ruido para ya no vivir
mentir no hace ruido
pero mentir mentir sobre mentir
acaba haciendo un ruido para ya no
oírse
un ruido de fin del mundo
la muerte no hace ruido



___________________________________




Veía Moisés que la zarza ardía y no se consumía y se dijo: voy a ver qué gran visión es esta y porque no se consume la zarza.




Exodo 3,2


Lingüista, teórico de la escritura, traductor de la Biblia, autor de ensayos imprescindibles en los que reflexiona sobre el ritmo, el poeta Henri Meschonnic (París, 1932-2009) ofrece un lenguaje inevitablemente atravesado por su tiempo. Hay pequeños ecos de Paul Celan (el referente inevitable), articulaciones del yo y el tú (tú que una vez más puede ser religioso o amoroso), epigramas y la decisión de prescindir de toda puntuación. Transcribimos aquí algunos de sus poemas en versiones de Hugo Savino para Leviatán, del libro Puesto que soy esa zarza / Puisque je suis ce buisson

*

hay lugares que están más llenos de espera
que otros
cabezas
más llenas
de un fuego
del tiempo que otras es una
historia que camina mientras duerme
he recibido un talismán
desde el otro lado de la espera
duermo el tiempo
desde que
ardo sin
consumirme
puesto que soy esa zarza


*

no sé
lo que ayer
será
lo que hará el pasado
lo desconocido
no es mañana
es lo que ayer
hará de
mañana


*

el corazón en la mano el corazón
en la boca
corazón que desborda
corazón desplazado desmarcado
es el cuerpo en sus esperas
es esperar quién es el cuerpo


*

hoy
las hojas muertas
iban más rápido que yo


*
es porque me nombro

que no olvido
vivir


*

también yo
tenso mi voz
hacia tu luz
estoy en mi lugar
cada vez
más lejos
vuelvo
sin palabras
conmigo contigo
para ser
nuestro lenguaje



Versiones de Hugo Savino para Puesto que soy esa zarza, Leviatán, 2008