BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 19 de septiembre de 2011

4945.- CORRINE DE WINTER


Corrine de Winter.(Estados Unidos)

Nominated twice for the Pushcart Prize and winner of a Stoker award, Corrine De Winter's poetry, fiction, essays and interviews have appeared worldwide in publications such as the The New York Quarterly, Imago, Phoebe, Plainsongs, Yankee, Sacred Journey, Interim, The Chrysalis Reader, The Lucid Stone, Fate ,Press, Sulphur River Literary Review, Modern Poetry, The Lyric, Atom Mind, The Writer, The Lyric and over 600 other publications. She has been the recipient of awards from Triton College of Arts & Sciences, Writer's Digest, The Esme Bradberry Award, The Madeline Sadin Award, The Rhysling Award, and has been featured in Poet's Market 1995, 1996, 1997, 1998, 1999 & 2000. Her work is featured in the much praised collections Bless the Day, Heal Your Soul, Heal the World, Get Well Wishes, Essential Love, The Language of Prayer , Mothers And Daughters, and in Bedside Prayers, now in its 11th printing.
Ms. De Winter is a member of HWA (Horror Writer's Association) and is a resident of Western Massachusetts.

De Winter is the author of 7 collections of poetry & prose including Like Eve, The Half Moon Hotel, and Touching The Wound, which sold over 3000 copies in its first year.

Poetry:

Because the Heart
De La Sirena
Excerpts from Valentine
As Nothing in Your Life
Fur Immer
Of Desire
Spirit and Flesh
The Women at the Funeral
The Boy on the A Train
Dirty White Angels


Fiction:

Deviation
Excerpt from The Search for Love in Hell
Boys Who Sing
Halo
Valentines for the Dead
What Falls Away







El libro de Eva

I.

Te cuento que la tentación era serena
como una cadena de perlas en mis manos.
No fue la fruta,
color de pulpas y bocas,
sino la idea del tacto
la que me obligó a cogerla.
¿Aún reciente como yo estaba
de la esfera de la mitología,

mis pies medio hundidos aún en arcilla,
qué sabía yo del deseo?
Sólo que la palabra "semilla"
salía de ahí, que toda naturaleza
parece madurar con él.
Es la piel hambrienta la que fuerza su propia visión.
Aprendí que siempre somos la mitad
de otra cosa,
anhelando el misterio
de ese otro lado.
Supe que uno debe bailar
a su ritmo.

Te cuento que la tentación era tierna
y pedía pacientemente direcciones
en el desierto del Edén.
Con el claro patrón de Dios
dibujado en las palmas de las manos
como pequeñas notas,
no podríamos escapar.

No era el mundo con todo ya dentro,
las hojas aladas y el cielo arrebolado,
los animales con sus pieles extrañas,
ni la serpiente con su persuasión arrastrada
moviéndose lentamente en las ramas.
No era el nuevo mundo el que me llamaba...
sino el deseo,
esa enfermedad joven
a la que yo respondía


II.

El primer toque fue puntiagudo,
perturbando lo extraño dentro de mí.
Manchaba como la sangre en el algodón.
Las palomas nevadas,
tratando de entregar paz,
ya me habían avisado,
pero no me dijeron de las llamas.
Y el fuego en el vientre que me consumía
no fue una sorpresa insulsa.
Recuerda que me empujaron a mí
hacia el frente
para navegar en la oscuridad.

La iniciación constituía alcanzar
algo intacto y dulce,
para saborear, pero no para llenarse.
Y gracias a mí,
a estas palpitaciones,
se les dio un nombre.


III.

Donde comenzó la maldición,
en el útero-nido espinoso,
la suciedad prendida
a cada hija,
aquí fue donde el mito se resquebrajó,
la creencia de que Ella
podría conducirte
a aguas sucias
con los ojos vendados,
mancharía tus manos de rojo,
que Ella era parte de lo sobrenatural
y con sus manos podría transformar a un hombre
en agua de mar,
déjalo dispersarse
si Ella lo eligió así.
Te podría ensordecer con su silencio.
Podría devorar toda tu existencia
con la tentación.

Ella te podría enloquecer
con el deseo
de comer de sus manos.