BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 20 de agosto de 2014

MARISA TREJO SIRVENT [10.926]



Marisa Trejo Sirvent 

(Ma. Luisa Trejo Sirvent, Chiapas, México, 1956). Escribe poesía, cuento, ensayo, crítica literaria y artículo periodístico. Es autora de una centena de artículos en revistas culturales del ámbito nacional. Su poesía ha sido traducida al francés e incluida en veinte antologías, doce de ellas internacionales. Jurado en certámenes nacionales e internacionales. Creadora con trayectoria del Sistema Estatal de Creadores y del FOESCA en dos ocasiones. Ha participado en congresos nacionales e internacionales de literatura y educación y en Festivales y Encuentros nacionales e Internacionales de poesía. 

Ha publicado seis poemarios, cuatro libros de ensayos y cuatro libros académicos. Ha compilado también dos antologías poéticas: Árbol de muchos pájaros. Antología de poetas chiapanecos del siglo XX (UAEM, 2000) y Al filo del gozo (2008). 

Entre sus libros se encuentran: Rojo que mide el tiempo (1991),  Juegos de soledad (1994), Una introducción a Sor Juana Inés de la Cruz (I.M.C., 2001), Chiapas biográfico. Ensayos sobre literatura chiapaneca (S.E., 2006), Jardín del paraíso (U.A.E.M., 2000), La señal de la noche. Libro colect. (UNAM, México, 2000), Páramo de Espejos. Vida y obra de José Gorostiza (Gob. del Estado de Tabasco, 2009 y 2010). 





                                         

El mar

               a Raúl Garduño
                
                       “Conduce el mar un carruaje de pájaros
                        la mujer desnuda mira desde el puerto
                        la embarcación ardiente
                        a la luz de la luna se construyen las islas
                        martillos suenan como la frialdad
                        como el aviso de la resurrección”.
                                                                   Raúl Garduño.
    

Siempre hablabas del mar
a veces
hace tiempo,
no existe el mar,
no existe siempre.
Sobrevive la espuma
como una mancha azul,
indiferente.
Los pájaros perdieron su carruaje
la luna como un cirio
ilumina tus islas
y todo cambia
y nosotros,
los que permanecemos,
no tenemos
sino la arena, el faro
y en los ojos la sal.

                                  París, 1980





Anclando sueños
                                                                   
                                                                a José Luis Ruiz Abreu.
                                    Queríamos crecer
                                    como la hierba
                                    y estuvimos huyendo muchos años
                                    sin tierra, sin raíces.
                                    Navegamos en islas, inviernos y castillos.
                                    Volamos sobre puentes y molinos de viento.
                                    Recorrimos las hojas de panteones antiguos,
                                    los urinarios públicos y los barrios judíos.
                                    La nieve hizo de nuestras huellas
                                    un camino hacia pueblos bebedores de vino.
                                    Hicimos el amor en catacumbas,
                                    en trenes sin fronteras, monasterios, arroyos.
                                    Cada lugar se volvía un puerto extraño
                                    para zarpar al amanecer.
                                    Ahora que hemos anclado nuestros sueños,
                                    contamos las imágenes pasadas
                                                para sentir otra vez que estamos vivos.
                                                                             




Puerto Arista
                                          
                                   Hay luces en los ojos de los peces
                                   que los barcos capturan por la noche,
                                   aromas en el aire de cangrejos dormidos,
                                   fósiles transformándose en espuma.
                                   Más tarde
                                   la madrugada tirará otras estrellas
                                   la brisa no azotará más las ventanas.
                                   En ellas aparecerá
                                   la marina de cobre de sus olas inmensas
                                   que borrara las huellas clandestinas
                                   de nuestros pies descalzos.

  
                                



       Tu desnudez

                                       En la oscuridad
                                           Palpo la forma de tu cuerpo de hombre
                                           Recién bañado
                                           Tu desnudez es un preámbulo
                                           El amor agranda el deseo 
                                           Y la evasión total
                                           Se realiza en el eclipse
                                           Que une tu boca con mi boca.

                                   




           Piel de no verte

                                              ¿Hasta dónde la tinta
                                              escribe un verso?
                                             Letras de tinta borro
                                              Vino tinto en la piel
                                              Piel de no verte
                                              Piel a piel la distancia
                                              Tinta el papel de rojo ocre
                                              Y cobre ausente
                                             Esta tinto el amor
                                              Voy a beberte.
                                                                    


                                                                                         
        Periferia de París

                                   "Del sur hemos venido, entre cafetos
       y platanares verdes y naranjales ácidos”.
                                                                                      Rosario Castellanos


Un día dijeron
hace 75 años: vengan todos
y comenzaron a venir de todas partes.
Mano de obra barata
para fincar el desarrollo ajeno
mientras ellos quedaban marginados
en barrios insalubres,
escondrijos de ratas y ternura.
Niños negros que sólo ven el humo de las fábricas,
ventanas donde sólo entra el frío.
Muchachos árabes y martiniqueses
Jugando en escaleras.
Jóvenes de España y Portugal
desde las porterías miran la lluvia.
Azoteas de la gente de América Latina,
ropas color de trópico,
recién lavado.
Pequeñas calles, ghettos.
Tierra de blancos,
amor, racismo y periferia. 
                                                                                                
                              



  El país de los pájaros azules

                                                        “Chiapas, perdónanos tan lejos
                                                         este llanto”.
                                                                    Daniel Robles Sasso.

       En el país de las etnias
       de las más altas montañas
       del bosque de los pájaros azules
       de los lagartos tristes
       de los lagos pintados de colores
       de la selva hecha humo
       y pozos petroleros
       la sangre penetró bajo la tierra
       el eco de los árboles
       anuncia la muerte
       el sueño más real
       quedan los restos enterrados
       escondidos
       el niño que gritó
       el niño huérfano
       y la sal de sus ojos
       que cae sobre las piedras
       no duerme
       en la cabeza el musgo le da vueltas
       algún día hallará 
       el valor
       la palabra precisa
       al recordar
       las grietas de su historia.

                          Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, 1994





Receta de amor
                                 

                                               “vestime de amor
                                               que estoy desnuda…
                                               Rodeame de gozo
                                               que no nací para estar triste”.
                                                               Gioconda Belli.

Debes tocar suavemente
La fibra más sutil
Para poder volver
Para poder decir otra vez
No huyas de mí
Vive lo que yo vivo
Ama lo que yo amo
Debes desear mis labios
Al igual que mis senos
Adivinar mis pensamientos
Más escondidos
Susurrar al oído
No importa qué palabras
Que puedan hacer vibrar
Más allá de la piel
Mi emoción más sentida.






Este es mi mar
                                                       
                         “El mar es bueno y terrible como mi padre. 
                         Yo le quiero decir padre  mar. 
                         Padre mar, sostenme, engéndrame de nuevo en tu corazón”.
              
                                                                                         Carlos Pellicer
                 
                  
                            Éste es mi mar
                                                   el que imagino
                                                                         cuando digo mar
                                                   el que recuerdo
                                                                          por primera vez
                            La casita del faro
                                        como en sueños 
                                                              la lluvia 
                                                                          el pozo 
                                                              la arena de la playa
                                       el abuelo 
                                                  su sombrero de fieltro 
                                                  su traje blanco
                                                  su mirada señalando el horizonte

                                 Mi madre
                                               sus ideas de naufragios
                                               su temor ante las olas enormes
                                               su corazón latiendo ante el estrépito

                                 Mi padre
                                               su mano deteniendo la nuestra
                                               sus juegos en la arena
                                               enseñándonos cómo sortear las olas

                                Este es mi mar
                                              el mar que ha llenado las ánforas vacías
                                                                                     de los deseos
                                              el mar que se ha llevado los secretos
                                                                                     de este puerto 
                                              el mar que nos ha traído su canto en los oleajes
                                                                                     de la vida.
                                              
                    



          La lluvia de la ira

                                 Las caricias
                                             como caracoles
                                                                    se las llevó el mar de la vida
                               vaga aún mi cuerpo
                                                            buscando el fuego de tus muslos
                                                            que apagó la lluvia de la ira
                               vaga aún mi espíritu
                                                             en la desolación de esta noche
                               donde la luna 
                                                    deshilvana mi historia





La ardiente playa de tu soledad

         Si tan sólo supiera donde encontrarte
                   Te enviaría botellas con mensajes cifrados
                        Hasta la ardiente playa de tu soledad
                   Iluminaría el océano
                           Rastrearía tus huellas en la arena
                   Soltaría mil veleros en tu búsqueda
        Si tan sólo supiera donde encontrarte