BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 11 de marzo de 2012

6264.- FLOR CECILIA REYES


Flor Cecilia Reyes (1964), nació en Oaxaca y vive en Metepec, donde dirige la Escuela de Escritores de SOGEM (Sociedad General de Escritores de México). Obtuvo en el 2000 el premio Bicentenario de Poesía del Ayuntamiento de Toluca. Ha publicado los poemarios Atopos (1987); Cerro de Magueyes (1992); Derrumbes (1998); Como una luz callada (2000); Cántaro sonoro (2004)
y Péndulo (2011).






Es fácil entenderse, amado ángel
CHARLES BAUDELAIRE


A qué veniste ángel;
qué designio divino
me permitió tocarte,
a qué cielo profundo
se referirán tus ojos.


Soy ignorante, torpe
y este velo salado
me niega la esperanza
de vislumbrar tu orilla.












Rito

Para Gonzalo Utrilla.



Prendo fuego al pabilo de la noche
para seguir tu rito al invocarte;
hago racimos de flores imposibles
que cosecho en tus lienzos y papeles.
Dispongo de la sal, no la del llanto
sino del mar de índigo y turquesa.
¡Hágase tu luz! en alto pido
y las palabras despeñan su cascada.


La urna de tu polvo
se vuelve un claro aljibe
donde tu voz eriza
en pasión domeñada
un lenguaje de líneas
y de luz anegada.


Sé que no hay más silencio que el de mi sordo oído.


El deseo se vuelve cicatriz luminosa
donde tu mano enciende color insospechado.
Atónita te estrecho en mi naufragio
toco tu corazón que ya venció batalla.














Los quehaceres del agua


Metepec fue algún día
un guijarro lacustre
suerte de rana
o sirenita.


Esmeralda del valle
venero prodigioso
que anunció sus caminos
con el sauce llorón.


Los pozos presagiaron
el desastre
la bestia sorbió el agua
en un bramido
sólo quedó el silencio
dunas donde los lirios.


Roto el espejo y la esperanza
se olvidaron por siempre
los quehaceres del agua.












Espejo


Soy otra.
Lo supe asomada
al espejo
de la tarde.


La fatigada luz
me enfrentó con un rostro
de rabias sosegadas
e inauditos silencios.


El tiempo borda fino
apenas perceptible
trama el cansancio
afianza el desamor
urde el fastidio
y su paso discreto por los días
una tarde aparece
con su verdad completa por tus ojos.