BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

jueves, 5 de enero de 2012

5741.- ENRIC CASASSES




Enric Casasses
Enric Casasses i Figueres (Barcelona, 1951), hijo del químico y poeta, Enric Casassas i Simó, y de la también química, Pepita Figueras i Cros, es un poeta, rapsoda y traductor español en lengua catalana.
Ha tenido una vida muy nómada, viviendo en Barcelona, La Escala, Tenerife, Montpellier, Nottingham, Llumesanas, Berlín y finalmente, en 1997, regresó a Barcelona. También ha trabajado para editoriales de traductor. Sus primeros libros datan de principios de 1970, y con el tiempo ha ido logrando cierto reconocimiento dentro del panorama poético catalán.
Es un transgresor en comparación con otros poetas. Sus espectaculares recitales han contribuido a la vivencia de la poesía fuera de los libros. Se caracteriza por utilizar una poesía muy sonora, jugando con los fonemas. Normalmente sus creaciones parten de una idea concreta para transformarla y darle una visión particular.
Su obra muestra influencias muy heterogéneas, de la poesía medieval al surrealismo, pasando por el renacimiento y el barroco, el crítico Manuel Guerrero ha dicho que lo considera heredero «del verbo poderoso de autores como Joan Salvat- Papasseit, Josep Vicenç Foix, Joan Brossa, Joan Vinyoli o Gabriel Ferrater». El mismo Casasses ha confesado ser tributario y admirador de autores como Víctor Català, Mercè Rodoreda o Fages de Climent.
Su primer libro lo publicó en 1973, titulado La bragueta encallada. Durante los años siguientes sigue escribiendo, pero no es hasta el 1991 que publica su segunda obra, titulada La cosa aquella, obra que recibe el premio Crítica Serra d'Or y en 1993 el Premio de la Crítica de poesía catalana por No hi érem. Es entonces cuando empieza a entrar en el circuito comercial.
Hay que tener en cuenta, también, obras escritas en prosa, que son recopilaciones de colaboraciones en diarios u otras publicaciones, aunque también se incorporan textos inéditos. Es el caso de El poble del costat. La fuerza de los textos, tanto por lo que se dice como por cómo se dice, sorprende al lector.
Algunas de las publicaciones donde colabora o ha colaborado son las revistas artesanales Foragitats. Art i poesia (del colectivo foragitats per dintre) y Pèl capell, exili interior(Calonge de Mallorca y Barcelona), entre otros.

Publicaciones

Poesía
La bragueta encallada (Mahón: Druïda, 1972)
La cosa aquella, con Sense trofeu y Text llest (Mahón: Druïda, 1982 i Barcelona: Empúries 1991) - premio Crítica Serra d'Or de poesia 1992
La cosa aquella, edición facsímil bilingüe (castellà-català) con dibujos del autor, traducción de Marta Noguer Ferrer y Carlos Guzmán Moncada (Gaudalajara, Jalisco, Mèxic: Ediciones Arlequín, 2004)
Tots a casa al carrer, Colección poesia de paper 15 (Palma: Universitat de les Illes Balears, 1992)
No hi érem (Barcelona: Ampurias 1993) - premio Crítica de poesía catalana 1994
Començament dels començaments i ocasió de les ocasions (Barcelona: Ampurias, 1994 i 2007)
Desfà els grumolls (Valencia: Eliseu Climent, 3 y 4, 1994)
Calç. Àlbum de poesia d'un instant i alhora il·lustrada (Barcelona: Edicions Proa, 1996 i 2005) - premio Carles Riba 1995
Els nous cent consells del consell de cent (Barcelona: Cave Canis, 1996)
D'equivocar-se així (Barcelona: Ampurias, Edicions 62, 1997) - premio Ausiàs Marc de Gandia 1996
Uh, con ilustraciones de Stella Hagemann (Aiguafreda: Container 1997 i Lérida: Pagès Editors, 2007)
De la nota del preu del sopar del mosso (Barcelona: Khan, 1998)
Coltells (Gaüses: Llibres del Segle, 1998 y 1999)
Plaça Raspall, poema en set cants (Barcelona: Edicions 62, 1998) - premio Ciutat de Palma de poesía 1999
Canaris fosforescents (Barcelona: Ampurias 2001)
Que dormim? (Barcelona: Empúries 2002)
Descalç. Ljubljana - Barcelona, El taller de poesóa 53 (Vic: Emboscall, 2002 i 2004)
Cançons d'amor i de revolució, libro en internet, en la página de Transports Ciberians (2007)
Salomó (Barcelona: Editorial Cruïlla, 2004) - un poema infantil, ilustraciones de Leticia Feduchi Escario

Narrativa
El poble del costat, Empúries Narrativa 27 (Barcelona: Ampurias, 1993 y 2008)
13 articles epicurians: La foneria i el paper, ... edición artesanal limitada (Roure Edicions, 2008)

Dramatúrgia
Do'm, drama en tres actes. Con ilustraciones del autor y de Stella Hagemann. (Gerona: Accent Editorial, 2008)
L'obra se estrenó en la Sala Beckett de Barcelona en 2003.
Monòleg del perdó, obra escrita expresamente para la actriz Laia de Mendoza, estrenado en Girona en 2004.

Poesía musicada
La manera més salvatge, con Pascal Comelade y sus músicos (Discmedi 2006)
El pa de navegar, poemes, con música de Manel Pagès, libro con dibujos deStella Hagemann (Zanfonia / Grup 62 1999)

Colaboraciones
Enric Casasses ha colaborado en innumerables acciones, recitales y proyectos culturales, entre otros:
Joc partit, recitales interactivos con la poetisa Blanca Llum Vidal (2008)
Pedra foguera, prologa esta antología de jóvenes poetas catalanes y la presenta en diferentes lugares de los Países Catalanes (2008)
Doce poetas catalanes del siglo XX, recitales de poesía catalana con el poeta mexicano, Orlando Guillén, autor de las traducciones al español. Véase el texto virtual en:la página de Orlando Guillén
Poemas sin más, Enric recita Poesía ancadenada al CD que viene con este libro (2008) de Yuri Mykhaylychenko, poeta ucrainés-barcelonés. El libro y oir este y otros poemas en: página de Yuri






Poemas
DE ENRIC CASASSES
TRADUCCIÓN DEL CATALÁN: ORLANDO GUILLÉN




El modo más salvaje
El modo más salvaje,
selvático y salvador
de mover el cuerpo, la manera
más sutil y muscular, más cercana a la Materia
Hecha Fuente Porque Fuente Es,
el movimiento del cuerpo
más insultante de todos, y, sí,
el más amoroso, si quiere,
es la palabra, y hablar.












Europa


El santo ícono griego de los hijos eslavos del palestino crucificado,
santa virgen itálica de los hijos normandos del palestino crucificado,
me habéis horadado las manos y los pies,
me habéis horadado las muñecas y los tobillos,
me han picado el pecho con un punzón… Ey, dios,
¿por qué te hiciste carne por mí, y carne de mujer?
Yo no he matado nunca ningún indio,
no he comprado ningún negro,
las guerras africanas y cubanas y la del opio
me han partido la viña por la mitad, me han echado a perder el vino,
han enloquecido a mis perros, he padecido la sífilis,
se me está muriendo la mujer, la mujer me mata,
oh europa mía, santa heroína, labio partido,
cuerpo lleno de moretones, me matarás,
me matarás una vez más, y pasearé pasearé
por el matorral del viejo mundo nuevo
pasearé entre zarzales muertos de sed
estas llagas y este agujero tuyo
oh danza negra de los brasileños
ay magdalena de los balcanes
oh peste santa
inmaculada por nacimiento y antes incluso
y siempre más, por tantos días, bajo tantas nubes
seré el eslavo
tu eslavo
y tu eslavo.












América


Que no, que no hay nada que hacer, somos hijos
de América, hijos de la papa, hijos de la tomata,
del médico santo enfermo que cura y mata
la histeria triste y la tristeza histérica
a fin de encender música hemisférica
dos veces, para que llueva plata
sobre el público de cada sonata,
el mercurio vivo de la vida no genérica


sino para mí la pura calma edénica,
para ti la pura fuerza cenital,
para él la inspiración esquizofrénica,
mi gallito entero para ella aquí tal cual,
para los demás la pena con sabor a arsénico en
la punta de la lengua genital.












¡Es el Enric Casasses!


Yo también, oscuro, flaco en el espejo, he tenido padres
y doy a luz, y dejo, flotando en el aire,
cogidos en un camino de ardiente escarpadura,
gestos de eco viejo, oh nube, en los altares


de mis hermanos, caras desencajadas
mostrando, ellos, acostumbrados a todo desaire,
apenas si lo veis, secreto sagrado, el olor
del pan de manicomio, caras raras


que ostentan un estigma que las limita,
algo más poderoso que una persona,
cuya ley está inscrita muela adentro:


encarnan el espíritu que me pisa los talones
de un mundo que no se habita ni se evita,
la joroba subnormal y faraona.