BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 17 de diciembre de 2011

5603.- JUAN LÓPEZ CARRILLO




Juan López Carrillo nació en el pueblo marinero de L’Ampolla (Tarragona) el 2 de julio de 1960. Reside en Reus desde el año 1964. Tarragona y Cambrils son sus otras ciudades. Ha trabajado en la hostelería, en la construcción y en la petroquímica. Ahora lo hace como administrativo —eventual— en la administración pública.


Ha publicado los libros de poemas Los años vencidos (1997), Poemax (1999) y 69/modelo para amar (2001), éste último fundamentalmente de poesía visual.


Sus poemas se han recogido también en antologías y libros colectivos: Pasión primera (1984), Homenaje a Vicente Aleixandre (1986), Onze poetes a la Vaqueria (2000), Tempestades de amor contra los cielos. Homenaje a José Agustín Goytisolo (2000), Los versos satíricos (2001), Palabras frente al mar (2003), El origen del mundo (2004), Los muertos no van al cine, (2006).
Fue coeditor de la colección de poesía Rotoarco y tuvo a su cuidado la edición del libro misceláneo Cambrils. Retrat amb paraules (2005). Es coordinador de la revista La poesía, señor hidalgo.


POEMAS DE LOS MUERTOS NO VAN AL CINE




CAOS


Me cruzo con Eugeni,
me saluda, no lo oigo,
me disculpo, no despierto.
Confundo las puertas,
entro en una cuchillería
a comprar Limpieza de sangre.
Arreglo un poco la cocina,
tiro dos huevos cocidos,
recién cocidos, a la basura.
Olvido el nombre de Lola,
también el de mi sobrina,
dejo en el lavavajillas el pan.
Escribo ahora este poema,
doy forma a mis sentidos,
acepto por principio el fin.














AMOR LETAL


No me llames,
ya no me necesitas;
y si no me necesitas
no existo
y si no existo
es que ya estoy muerto.
Y con los muertos
no se habla
ni se va al cine
ni se acude a la presentación
del último poemario.
No me llames,
ya no me necesitas.
Olvídate de mí
y deja a este muerto en paz.














SUMA LEVEDAD


Paradojas de mi vida.
Yo que estoy tan gordo
que me hice plural
al llegar a cien kilos,
sufro la triste evidencia
de pasar por tu vida
como alguien
que no ocupa espacio,
vacío, volátil,
tan sumamente ligero














TERAPIA


A mí me hechizan
y me enamoran
la belleza
y la dulzura
de tus hermosos labios,
tanto los unos
como los vándalos,
tanto los que
me contagian
el molesto resfriado
como los que
después,
con sabor a ti,
medicinales
y arrasantes,
me lo curan todo.
















LENGUAJE


Las experiencias de la vida
afectan al lenguaje.
Y mi vida es una frase pasiva
de tiempo añorado,
llena de adjetivos e interrogaciones,
anegada por la urgencia de las comas,
de los puntos suspensivos
que no llevan a parte alguna.
La palabra
necesita con anhelo
estar junto a ti,
nutrirse del tiempo presente,
de la voz activa,
de la frase limpia y concisa
que domina el verbo y la acción,
y quede así salvada la sintaxis
por la pura caricia de tu gesto.








VIDA INSALUBRE


No me extraña nada
que en el comedio de la vida
parezcas mucho mayor.
Creyéndote el papel de artista
y su agotadora capacidad de vivir,
no ves que lo que te falta
son horas de descanso,
deportes, vacaciones, fibra,
sosiego, vitaminas, dormir.
Todo lo que aviva el cuerpo,
pero deja arrugado al poeta,
una existencia sana y tranquila
y una dieta natural y equilibrada.


Los muertos no van al cine, 2006.












POÉTICA VERTICAL
Escribir durante la mañana
el más hermoso poema de amor
y, al mediodía,
enviárselo a la mujer amada.


Por la tarde,
ir al bar de una amiga
y recitarle el poema de la mujer amada.
Se emociona
como nunca antes la había visto.


Visitar, más tarde,
la casa de otra amiga.
Recito el poema de la mujer amada.
Se emociona y debo regalárselo.




Llega la noche,
compartir con los amigos
tertulia, proyectos y alta literatura.
Pienso en el poema de la mujer amada.




Irnos de putas, horas después.
Sobra una coma en el poema de la mujer amada.




publicado en la revista literaria La Poesía,
Señor Hiodalgo, En nº 2














El que més m’agradaria
fóra envoltar-te de mil colors,
com un Arc de Sant Martí,
el més esplèndid Arc de Sant Martí
que hagin vist mai els segles,
que Petrarca, Ausiàs i Garcilaso
quedessin en blanc vora meu,
dolguts perquè el seu temps ha passat,
perquè la veritable glòria literària
és contemplar-te després de la tempesta.