BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 17 de diciembre de 2011

5600.- LAURA CAMPMANY

Laura Campmany (Madrid), 1962. Poetisa española.
Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid. Trabaja como traductora de la Unión Europea en Bruselas. Es hija del periodista Jaime Campmany.
En 1993 obtiene el Premio de Poesía de la Feria del Libro de Madrid con su libro Del amor o del agua. Anteriormente había quedado finalista en el concurso Un millón para un soneto y del Certamen radiofónico Luis Rosales. En 1998 obtiene el Premio Hiperión por su libro Travesía del olvido. El jurado destacó su "su coherencia y unidad, su lograda simbiosis entre vida y literatura, la autenticidad y gallardía de su voz poética y el notable dominio formal de su expresión, que combina con acierto estrofas y ritmos clásicos y contemporáneos.” Sus poemas han sido incluidos en la antología Ni Ariadnas ni Penélopes. Quince escritoras españolas para el siglo veintiuno de Teresa Gil Feito.
Ha colaborado en prensa con artículos de opinión y crítica literaria, especialmente en el Diario ABC, donde también escribió su padre.


Obras
Del amor o del agua, Madrid, Editorial Bitácora, 1993
Travesía del olvido, Madrid, Hiperión, 1998 (Ganadora del XIII Premio Hiperión 1998)










Tu aliento


Algo que no me duela.
Que si apago la luz, no se consuma.
Algo que flote, y vuele, y no se rompa.
Erguido, como el mástil de una vela.
Salaz, como la espuma.
Algo que brille y nunca se corrompa.
Un compuesto asombroso
que me sirva de plétora y sustento.
Algo vertiginoso:
verbigracia, tu aliento.


















SONETO


En un soneto cabe cualquier cosa:
la tarde del revés, la golondrina
que asoló con sus alas mi oficina,
y el humo, convertido en mariposa.


Le cabe la certeza luminosa
del rayo que ni cesa ni fulmina.
Le cabe la soberbia gongorina
que urdió en la noche el nombre de la rosa.


Si abarcará universos literales,
campos, espigas, lunas, mares, montes,
que, por caber, le caben catedrales
y lirios que resumen horizontes.


¿Y dices que no cabe el amor nuestro?
Si me das un papel, te lo demuestro.


Del amor o del agua, 1993.


















Mi vida tiene...


Mi vida tiene forma de camino,
y un fondo de verdad en la maleta,
y una ilusión, ridícula y secreta,
donde confluyen Dios y mi destino.


Mi vida tiene ya sabor a vino,
y a noches de relente y escopeta,
y a pan desmenuzado en la cuneta,
y a humilde vocación de peregrino.


Mi vida es algo tonto que dormita
bajo la higuera azul de la esperanza
mientras el tiempo, inexorable, avanza.


Mi vida es un clamor que resucita
cuando siente que existe, cuando alcanza
un poco del amor que necesita.


De Travesía del olvido