BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 17 de diciembre de 2011

5591.- IRENA KLEPFISZ

Irena Klepfisz (Nacida el 17 de abril 1941), es una judía lesbiana poeta, académica y activista.


Klepfisz nació en el gueto de Varsovia el 17 de abril de 1941 y tenía 2 años durante la "oyfshtand varshever geto", (yiddish para "el levantamiento del gueto de Varsovia "). Su padre, Michal Klepfisz, un miembro de "der algemeynernyidisher Arbeter bund ", (el Bund judío del Trabajo), fue asesinado en el segundo día de la revuelta.
Klepfisz escapó con su madre al campo polaco donde sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial , escondiendo y ocultando su identidad judía, con la ayuda de los campesinos polacos. Después de la guerra, el resto de la familia se trasladó brevemente a Łódź antes de mudarse a Suecia en 1946. Irena y su madre se mudaron a los Estados Unidos en 1949.


Klepfisz asistieron el City College de Nueva York , y estudió con el distinguido lingüista yidish Max Weinreich , uno de los fundadores del Instituto YIVO de Investigación Judía . Klepfisz CCNY graduó con honores en Inglés y el yiddish.
En 1963, asistió a la Universidad de Chicago para hacer estudios de postgrado en Literatura Inglés. Irena Klepfisz recibió un doctorado en Inglés en 1970.
Actualmente enseña en el Barnard College


Hoy Klepfisz se conoce como un yiddishista , pero su מאַמע - לשון (mame-loshn, literalmente "lengua materna") era polaca, también aprendió sueco . Comenzó a aprender el yiddish en Lodz en la escuela primaria después de la Segunda Guerra Mundial. Aprendió Inglés después de emigrar a Estados Unidos. En la tribu de Dina : Antología Una mujer judía, que ella coeditó con Melanie Kaye / Kantrowitz. Klepfisz describe la experiencia, hasta la edad de 16 o 17 años, de no tener "ningún idioma en el que yo estaba completamente arraigada.
Irena, bien conocida por sus traducciones de poetas yiddish Kadya Molodowsky y Fradl Shtok


Actividades
Klepfisz ha trabajado como activista de feministas y lesbianas en comunidades judías, y lo secular. Ella es también co-fundadora del Comité de Mujeres judías para poner fin a la ocupación de Cisjordania y Gaza (JWCEO). Junto con Nancy Bereano , Evelyn T. Beck, Mennis Bernice, Adrienne Rich , y Kaye Melanie / Kantrowitz, Irena Klepfisz era un miembro de Di Vilde Chayes (Inglés: The Wild Beasts), un grupo judío feministas que analizaron y respondieron a las cuestiones políticas en el Oriente Medio , así como al antisemitismo.


Publicación
Klepfisz comenzó a publicar sus poemas en 1971. Era editora y fundadora de las condiciones (la revista), una revista feminista haciendo hincapié en la redacción de las lesbianas, y también fue coeditora de la tribu de Dina: una antología de Mujeres Judías. También ha sido colaboradora de la revista feminista judía Puentes.


Carrera académica
Irena Klepfisz ha enseñado Inglés, el yiddish, y Estudios de la Mujer. En la actualidad enseña en Barnard de Nueva York.








LA CASA DE LOS MONOS Y OTRAS JAULAS


(La voz pertenece a una mona nacida y criada en un zoológico)




1.


Proclamar cada horror
sería redundante. Los objetos
mismos bastan: un peine roto
el mango de un paraguas un pedazo de plástico
azul un espejo de bolsillo astillado.


la cara es hostil.
intento mirarla fijamente
insiste moviendo


espástica los ojos
que se crispan abiertos cerrados
la nariz tiembla dedos arrugados
que escarban las orejas. no conozco
a esta extranjera.














2.


he sabido de torturas
pero sigo
extrañamente a salvo.


de noche
mis propios sueños me
desgarran me veo vivir
las indignidades más obscenas sondas


e incapaz de desprenderme de mi carne
me quedo callada sin
voz ni gemido sin
poder sentir dolor.


despierto al amanecer
sola intocada
lloro por estar a salvo.














3.


cuando llegan
chillan salvajemente
tirándose contra las paredes
y luego contra las rejas.


algunos se sientan y lloran durante días
algunos nunca se recobran y
mueren.


son familiares
pero cagan incontrolablemente ruegan
tiemblan y se mecen. me niego


a tener nada que ver con ellos
hasta que aprendan a comportarse.














4.


cuando llegó estaba
aturdida y magullada cerrada
la boca severa negándose


a comer. marqué
mi territorio reconociendo
su fuerza su fiereza


pero se debilitó enfermó
la sacaron sin resistencia
volvió tres días después
parches rasurados sobre los brazos.


luego me dijo: creamos
las respuestas que nos rodean.














5.


recuerdo el apretón de sus garras
el mordisco feroz la cicatriz
en mi pierna todavía. estaba enloquecida


farfullaba luego atacó
otra vez. y el sol pareció caer
en el frío mientras me apretaba
contra el rincón la arena endurecida
bajo mis uñas. empecé a roer
el cemento la cara en carne viva.


se la llevaron
y no me miró
al regresar.














6.


Muévete
le dije corriéndome
al rincón
de la izquierda donde me senté
mirando el movimiento
de su cabeza.
cabeceaba
parecía dormir
luego se paró señalando
hacia fuera. las hojas estaban
rojas. era el otoño
ruidosas ramitas secas se quebraban
en los árboles cercanos. me sentí


contenta mirándome
mientras ella señalaba las hojas
rojas.














7.


y al fin
dijo ya basta
y empezó a golpear la cabeza
contra la pared un golpe


y otro golpe hasta sangrar
hasta sangrar
arrojándose y cayendo.


vinieron e intentaron asirla
mientras el sol desaparecía
y los árboles se mecían lentamente


y todos inmóviles
sin atreverse a respirar: la luna
tan fresca y los pájaros
pequeños globos de plumas.


vomité mientras la sacaron a rastras:
mechones de pelo sobre el piso de piedra.














8.


cuando murió la lamenté
un lamento silencioso.
y
los otros preguntaron
aguijoneándome.


gestualmente
hubo mucho entre nosotras
recuerdo sobre todo
sus dientes amarillos su intento
de amansarse.














9.


no hubo sonido:
sólo el movimiento de nuestras manos
nuestros labios succionados
los pies señalando hacia fuera.
fue bastante.
mareada
con mensajes solía
yacer soñar con recintos
diferentes.






Traducción: Diana Bellessi