BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 10 de diciembre de 2011

5509.- ERNESTO R. DEL VALLE



Ernesto R. del Valle/ Cuba.

Poeta y Escritor. Profesor de Español y Educación Artística, Editor de la Revista Literaria Digital GUATINí  (Reside en EUA)

Publicaciones sueltas:

Periódico Adelante, el Caimán Barbudo y Revolución y Cultura (1970. Cuba)
Revistas Cormorán y Delfín, (1970. Argentina) 
Revista Signos (1973. Cuba)
España 2011. Australia Republicana (1975. España)
Enfoques Tabloide cultural periódico EL SIGLO (1999. Rep. Dominicana)
Gente de Alfonsine Magazine Nov. 2010, Nro. 47.  (Italia)
Revista Hontanar  Febrero 

Premios y Menciones:

Mención Concurso Navarro Luna, en 1986.  1er Premio en el Concurso de Cuentos Cortos para el estado de la Florida, auspiciado por la casa Editora Voces de Hoy, 2010

Antologías:

Punto de Partida, (Instituto del Libro, Cuba. 1970).
El asunto es estar Localizable (Edit.Oriente, Cuba. 1991)
Poesía Universal Contemporánea del Siglo XXI, España (2011)
Un Canto de Amor (Mil poemas a Pablo Neruda, Chile (2011)
Mil poemas a César Vallejo, Chile, 2012

Publicaciones:

Miércoles de Ceniza (Cuentos) Miami,  Ed. Voces de Hoy 2010. Miami
Alabanzas y Alucinaciones (Poesía) Miami, Ed. Glorieta (2011) Miami
Emboscadas del sueño (Poesía) Ed. Glorieta, Miami. 2012) 
El amor en su hechizo (Antología poética) Breve selección de la poesía de amor hispanoamericana, aparecida en la Internet. (Edit. Glorieta 2012)

Ha publicado entrevistas a diferentes personalidades de la Literatura, las Artes Plásticas, la Música y la Fotografía.

Revista promotora de poetas publicados en la Internet y de escritores y poetas de dentro y fuera de la Isla de Cuba. Se solidariza con las causas progresistas, en contra de las guerras, la injusticia, la violencia doméstica y por la coexistencia pacífica entre las Naciones.





TARDE (Decineto)



Tarde gris, almidonada
por la llovizna y la bruma
para que la brisa asuma
el insomnio de la almohada.

Tarde muerta allá en su gris
hecha lazo en mi camisa
con su herida y cicatriz

Tarde gris como una misa,
lluvia de un tango feliz
sobre un ave de ceniza.





TÚ Y MI SED

Dadme de beber de tu ánfora el vino destilado por tus manos..
dejadme conocer los sinuosos laberintos de su sabor,
el exquisito aroma de su néctar.
Te espero en el jardín que ya conoces.
Los pétalos del ciclamen tienen el color de tus labios
y el sándalo se esparce solamente para ti.

Te esperamos yo y mi beso y esta tranquila manera
con que libero tu piel de los pliegues angustiosos
de tu peplo
como me enseñaste a desprender
las Fíbulas de tus hombros.
Quiero ver caer desmadejadamente la túnica que guarda las breves
prominencias de tus senos.
Ven, dadme de ese vino que guardas en tu ánfora.








LA PUERTA

Si la ves abierta, ¡no la cierres.!
Quizás no hayan entrado aún
los sueños y quimeras
que persiguen tu sombra.
No cierres la puerta, déjala de par
en par lactando sus posibles alimentos
Por ella entran también los augurios,
los centauros de las tentaciones,
el teorema abstracto de la vida,
algunas reconciliaciones, odios y temores,
de vez en vez el amor hace su aparición
en el dintel
con el tallo de alguna rosa
entre sus dientes.
Tú sólo espera a que la lluvia
aplaque el polvo acumulado en los rincones
y verás entrar a los duendes y unicornios
de tus sueños.
Si la ves cerrada, ¡no la abras!
para que no escapen los sueños
y el sortilegio pueda hacer nido
en el limpio rincón
donde te aguardan los caballitos
de luz de tus jornadas..




VANIDAD

Si luego de la bruma y de su aplauso
piensas que puedes alcanzar los cielos.
Si en tus pocos proyectos y desvelos
ves que en tu alma poca lluvia causo.

Si dices realmente, que la magia nace
de tu gran talento en la palabra escrita;
o te ensordece la otra voz que grita
o casi muerto tu talento yace.

Soy la raíz del sueño que se enciende
al centro de tu insomnio. ¡Has un alto!
¡no creas ser un ángel o algún duende!

Pues la espuma de aquel aplauso pende
de un hilo resuelto en el asalto
cuando lo vano, su camino emprende.









STARBUCKS COFFEE

Llegas con un ejército de aroma enredado a tus cabellos.
Tus pasos de gacela te llevan hacia donde haces el pedido.
Luego, sin mirar a nadie, escoges una de las sillas y te sientas
a la mesa como si se tratara de un trono o un santuario
y allí esperas la llegada de las constelaciones.
Cruzas las piernas y liberas un tibio olor a jazmines,
el perfume bate sus alas en tu estancia.
Entonces me doy cuenta que no sueño,
que existes realmente sin sospechar
que te vigilo la manera en que tomas la taza entre los dedos
y bebes despaciosamente un mínimo sorbo de café.
mientras vas escribiendo algo en el cuaderno de notas.
Nunca entenderás, muchacha, este histórico momento,
¡cuánto de ti he aprendido al apresar en tus miradas
ese brillo seductor, ese instinto de tigresa
que sólo yo he descubierto!
ni los hilillos rebeldes que caen sobre tu cuello
para ampararlo de los besos y caricias clandestinos
que vuelan hacia ti como pequeños colibríes de fiebre
para instalarse victoriosos detrás de tus orejas.




COORDENADAS DE LA MEMORIA

Cuando el tiempo de mi Isla se cruza en mi camino
y se hace uno el instante y el espacio,
hay una enorme felicidad rondándome la piel,
la que me juego en cada palabra y cada verso.
Mi piel de ayer transfigurada en el aluvión y la furia de las aguas
sobre los techos coloniales de mi ciudad-leyenda.
Cuando llego a mi ciudad botánica e indivisible,
vivo sus brumas matinales, el perfume de su heroicidad,
escucho el canto de las aves somnolientas
despertando los signos de otros aleteos,
entonces siento, desmesuradamente,
cómo el aroma de las begonias y los azahares
envuelven las atardecidas al oeste de mis camisas
y vivo tranquilo esas horas de a manotazos vivos
sin incertidumbres desleales que agobian,
sin temores urdidos por la elocuencias de los otros
y sin desagravios onerosos.
Porque mi Isla es húmeda y tibia
como la vagina madre, enorme puño a la injusticia,
una historia solemne a sotavento.





LUCES DE NEW YORK

Ciudad despierta, adherida al tiempo insomne,
al tiempo indetenible, al tiempo que nada deja
a los hombres y mujeres estériles.
Santa ciudad de ovarios retorcidos y sexos hambrientos de curiosidad.
Ciudad de estandartes caídos en mitad de la conciencia.
Miro todo ese espacio conquistado y recuerdo a aquellos
que te bendijeron sin cruces de oro en los caminos empolvados,
entre el bosque enorme por el que paseaban
en busca del venado, ante la mirada del gavilán;
los que llevaban tu nombre en otra lengua, en otros albores de amor y sacrificio
los que remaban sus canoas Hudson abajo
en busca de sus bisontes y enigmas celestiales,
o por el East River
junto a las llamas y el humo de las llamas,
junto a la noche y lo oscuro de la noche,
junto a la hembra y el sexo de la hembra,
junto a los gritos de alegría en sus bailes
bajo la noche estrellada o la luna embarazada por el trópico;
junto a los gritos de guerra y sus lanzas de guerra,
dando su vida sencilla por sus territorios
amenazados,
conculcados,
destruidos
por los caras pálidas que llegaban
desde otras latitudes para
pisotearlos,
masacrarlos,
violarles las mujeres
y al final confinarlos en zonas marginadas como simples
curiosidades de la historia.
¡Oh santa ciudad!, desde aquí miro,
en medio de la densa bruma, tus infinitos rascacielos
esa selva de acero, cristales y concreto
que te ciñe los costados y se clava en las nubes
como se clava en mi corazón
los pasos de los pordioseros por tus calles...
Miro desde esta altura mínima y observo
tus luminarias comerciales,
tus luminarias vendibles y execrables,
tus luminarias exentas de solidaridad
y pienso, (todavía pienso) en aquellos
que te hicieron nacer de sus entrañas
mas sanas y felices, los que te hicieron
sin esa mascarada que ahora te ilumina el rostro
de abuela innecesaria.

New Jersey, 2003




INSOMNIO




¿Dónde las copas cargadas de sueño?

¿Lo sabes tú?

¿Lo reconoces en el hundimiento de la sangre,
en el estadío alucinante del tiempo?
Digo que el Hombre fluye por los siglos
con la transparencia de lo hondo,
con los gérmenes de las sustancias esenciales,
con sus lúpulos de idénticas estrellas.
Y digo que la órbita de la poesía
es fina llamarada a sus ojos,
un rocío al tacto,
un árbol enorme abierto a las auroras.
¿Dónde pues, el vaso incólume del sueño?
¿Dónde el caracol y la lombriz se hacen uno,
febriles y graduales?
¡Dilo tú, padre Whitman, pertinaz y terco en la vigilia productiva!
¡Tú, hermano Longfellow, laborioso y saturado de silencios!.
Sólo soy un hombre que embrida junto a otros
un gramo de verdad, un minúsculo gramo
bajo la comba demencial de la noche.
Sólo traduzco el breve aletear de las abejas
en su vuelo infinito hacia las flores
y en esa labor voy devorando estas raíces súbitas,
esta espesa nata de delirio, invicta y terrenal,
donde otros buscan, ciegos y cansados,
la concha azul, el hilo enredado, las ruedas
zanjando los círculos concéntricos, los salmos
perdidos para siempre en las promesas,
¡el anillo de la muerte tras las órbitas!







Del libro en preparación: 
MIS GUERRAS Y OTRAS BATALLAS



MIS GUERRAS Y OTRAS BATALLAS

(…) y ser ese animal
Feliz que junta sus mitades.

Pablo Armando Fernández/ .Cuba


De noche mueren de nostalgia los geranios.
Apuro el candor de una estrella
y apago el sol debajo de la almohada.
Distiendo la mitad mi cuerpo.
donde inauguro el silencio.
Bebo de sus sombras un agua distinta
y cierro los ojos ante las mariposas
para no perderme en su campo de batalla.

La  otra mitad  de mí, se encuentra 
alegre y entre brumas
con la risa inaugural de los que sueñan
y se limpian las manos
en el secreto de las toallas colgadas  del recuerdo.

Pero yo me abstengo,  hasta ahora,
de brindar por la belleza
en este carrusel que al paso de los años
mas que vida, es una almendra de ceniza,
una fruta memorial, sin cáscara
ni aroma, mordida por aquellos
que ya fueron y hoy son polvo
revelado  en nuestros lomos.

Con certeza fallecen de nostalgia los geranios
y hasta las aves ciñen la vergüenza  para el vuelo.
Trato de unir mi otra mitad mas no me alcanzo
porque en el sueño, las flores no son más que pesadillas







LLUVIA EN LA TARDE

La lluvia perezosa, esa que cae, como pidiendo disculpas bajo el cielo gris. Es la antesala de la melancolía. Un amor roto bajo una lluvia gris, es terrible y si ella tiene los ojos grises, qué se le va hacer si el alma se te ensombrece. El día gris es hermoso aunque nos traiga estos recuerdos agri-dulces 
La lluvia deja esa inconmensurable nostalgia, ese infinito sustrato de recuerdos impostergables, Cae la lluvia como un cielo diluido en gris a nuestras almas.
Lluvia sobre el asfalto de las calles, en las hojas de los árboles y en los terrones del miedo a los charcos de tristeza.
 La lluvia… ¡cómo tremendamente imperas en el ser humano!. 
¡Qué bastión de humedades tratas de  vencer en esa bendita eclosión que armoniza con la luz y con la triste cadencia de tus gotas sobre el cristal de cualquier ventana donde un rostro asoma su nostalgia!. 

El día gris, empedrado
como lámina de acero,
es ave de mal agüero
clavándose a mi costado.
Pero me gusta ese lado
de fiera melancolía.
Es el gris que en cierto día
de juventud ya lejana,
una mirada temprana
de mujer, fue mi alegría.
 Lluvia y sustrato de humedad en los recuerdos, deja de caer y ultima de una vez por todas tus acuerdos y proposiciones con lo pretérito, lo incógnito, el misterio..
Yo me siento a observar, desde mi estancia humana, desde mi espacio empolvado de estrellas, las insólitas magnitudes del agua en sus esdrújulas cavidades donde se despereza una y otra vez, el fauno de la abulia.
Entonces…
Abro un libro y leo sobre el hombre que perdió el camino hacia sus bastiones.
Sirvo el vino en la copa de la esperanza, 
Brindo y bebo desde mi victo






CAMAGUEY CIUDAD LEGENDARIA

Mi ciudad, hoy 25 de Mayo, está alegre, sin ninguna coordenada que le reintegre los pasos a las despedidas como novia en vísperas de perder su virginidad.
Mi ciudad es una novia anciana, lúgubre, legendaria, plena de hechizos y quimeras; plagiada constantemente por las lluvias y el canto de las aves.
Parió temprano un arcoíris enredado en sus caminos,
Parió un trueno debajo de la ceiba que la dignifica y luego un güije a orillas del arroyo de Méndez.
Mi ciudad parió poetas y locos, ambos sumidos en el humus recóndito de sus mayores
pero sigue siendo virgen, sigue buscando el semen de la historia para embarazarse en la liturgia de sus Iglesias y en lo vegetal de sus caminos.
Hoy, 25 de Mayo, la recuerdo como una  novia eterna y ambos sabemos el secreto que guardamos entre yaguas secas y hojas de yagrumas.
Porque hay espacios para las lluvias que humedecen sus insomnios libertarios.y para aquellos cánticos callados de los esclavos rebeldes o para estas palabras que ahora escribo en homenaje a la memoria de su virginidad y al ámbito azul que la protege y ama como esposo.






Del libro en preparación  
ESTE GUSTO IRREMEDIABLE



RESPUESTA AL FILO DE LA TARDE

No soy ajeno al laberinto
de letras que formamos...
de nada somos dueños
escritura no tenemos
del fuero que habitamos—

                                            Joseph Berolo (Colombia)


Me apresto hermano a responder
en medio de la lluvia y de este gris
que el cielo miamense, me regala. Aquí estoy
leyendo ciertamente tus versos
amistosos, llenos de esa paz sin barrera
sin laberínticas pasiones, sin la rauda
y alucinante libélula del tiempo acortando
la esencia raigal de las palabras.

No realmente embotado estoy,
-¿qué palabras para orquestar esta querencia
que anega como el lodo mi carácter?-
Quizás solo sea el disfraz de algo más bello,
de otras lontananzas, de otros gestos
que se aduermen intranquilos en mi pecho.

Ya voy colimando la ternura, ya voy terciando
los surcos en mi estancia, ya voy adjudicando
a mis quehaceres otros polígonos de dicha.
Ya va haciéndose más clara la sombra 
que me envuelve, la sombra parcial
que todo pone en brumas, que todo distiende
hacia la nostalgia falaz e incorregible.

Agradezco al amigo sus palabras salidas
de ese joyero especial en que se aduermen;
agradezco su amistad, su anhelo hecho alas
para volar los cielos de la tarde y ahondar en él
los vientos de otras ensenadas encendidas,
de otras cruciales bienandanzas,
al sol que llega y no se escapa y no se rinde,
ni tan siquiera en esas adversas zonas donde la luz
comanda su ejército de espigas.





D E L I R I U M

¿Por qué la noche vasta y rigurosa
Con sus brumas de fuego nos maltrata?
¿Por qué lo triste que a la rosa mata
llega a su matriz de forma sentenciosa?
¿Porqué la mano fría y sudorosa
de la muerte mi pecho Amor desata?
¿Por qué los besos de su boca ingrata
la vuelve necesaria y más humana?

Así con voz ansiosamente triste
va el humano sumido por la incierta
armadura de sombras que lo viste.
Y la muerte que en todo es una experta
no responde y marcha hacia la puerta
para escapar del Hombre que la embiste…




Del libro en preparación 
GESTACION DEL ARCOIRIS


UNA PUERTA EN OCTUBRE. 

Hay puertas que van a los abismos 
desde su mismo dintel.
 No hay fronteras ni hay avisos que alerten 
al Hombre sobre estos 
dominios existenciales y complejos. 
Mas yo abrí una puerta que me llevó,
 no a la salvación eterna de mi alma, 
ni. tan siquiera al breve paraíso 
tan creíble y puñeteramente deseado. 
Abrí esa puerta donde apareció 
primero tu sonrisa desplegada 
como un mantel de bienvenida, 
tus cabellos y tu rostro 
y sólo después ese cuerpo intransferible 
al tiempo de las mariposas.







SUEÑO

                                                   Fatrás Rodel

Tu castidad me porfía
me niega tu amanecer.
¡Cuánto de mí yo daría
Por verte desfallecer
en el ardor de mi hombría!
Tu castidad me porfía;
me niega tu amanecer.
Por domar tu rebeldía
jinete de mí te haría
cabalgando de placer.
pero todo es fantasía
como tu flor ¡Oh, mujer!

Tu castidad me porfía;
Me niega tu amanecer.






REGALO
   
                                   Fatrás Rondel.

Es para ti este Fatrás
También llamado Rondel.
En silencio lo leerás
Y sentirás en la piel
Mis caricias y algo más.
Es para ti este Fatrás
También llamado Rondel.
Y en tu mirada pondrás
Los misterios del clavel
Cuando descubras en él
El espacio en el que estás.
Mi esposa querida y fiel.
¡Es para ti este Fatrás
También llamado Rondel.!






TU TIEMPO, MI TIEMPO Y LA VIDA.

                                                     Fatrás Rodel.

Mis años van a tus años
Abrazados a la vida.
Y no serán nada extraños
Cuando la miel te convida
Sin sombras y sin engaños.
Mis años van a tus años
Abrazados a la vida.

Subiremos los peldaños
Del amor sin una herida
Y como en una guarida
Nos guardaremos los daños
Y frustraciones perdidas,
Mis años van a tus años
Abrazados a la vida.