BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 7 de septiembre de 2011

4845.- JUAN JOSÉ GALDEANO CASTRO

Fotografía de un Hospital psiquiátrico Serbio




JUAN JOSÉ GALDEANO CASTRO / San Juan, Argentina.


La Locura,

como concepto se instala en los ojos

una piedrecita pequeña con la fiereza tenaz del tabú
no con temeridad feroz o ferocidad letal
sino como una piedrita en una enramada
sacudida por el viento para caer
con Newtoniana precisión.
clavando sus patitas. en el patio del miedo.

La carne ventisquero de pupas
o aquelarres desdentados en las nanas de las brujas.
sin eje ni quicio en las brújulas
se busca una puerta
que nos diga quién es y dónde ha ido
que viento lunar ató su cola,
aúlla y se arrastra lisonjero
ciego a la belleza y al amor.

Para ser carne de cartones
en los fríos cenáculos de yonquis y mendigos
o cabriola de polvos y papeles
en el penar de putas y viandantes
perdidos
con esa risa loca con que danzan los postigos
cuando dan en la cara
después de haber vivido un día
borracho con las sombras de la calle.

la basurita cachusa es un gato doméstico,
una hirsuta baba en la comisura
a los ojos
de la realidad
del dolor
de la muerte.

La soledad a la intemperie con mayúscula, soberana, libre
clava su agujón
con forma de ano en la cresta del ego.
Quienes juegan con las formas de sal
hacen las formas de la palabra.

El frenaso es tal
que a dos lágrimas se encuentra el llanto y la risa
a dos pasos el amor y el odio.
Son dos pasos esa lágrima
seca que cae desatando aguaceros.

¡Loco! ¡Loca! vasos que comunican lo esto y lo otro,
en la cima del gallo su sima preguntando.






I

Che,
vos puta musa mía,
que andas orando hieles y mieses
por no hacer noche ni quebranto de jote
comparece ante mis deseos,
el despecho.

No es cierto que escriba, más bien me escribes
torpe, acomplejado, lleno de pupas
el damero de sangre que otros llaman laberinto

¿laberinto la vida?
Más bien despojo del helecho las hojas de los días.
Porque tensa belleza es la oscuridad
como flaca es la rama
que nace del dolor
que siento como un dardo clavado en aquel risco.

Si la burra babea su corazón de espuma
su seda sus eses tramara el destete
pués

asuma la musa
el caracol que trina
y la razón permita con tanta primavera
su embudo de arena.



II (de-construcción del palíndromo)

La Paz,
el Amor,
un Criptograma
la suma o la resaca,

no pueden ser comprendidos
en el peralte de una mejilla,
si calabacea sin costuras
una implosión
un silencio de sal
una oración al porvenir
el pozo de lo vivido.

Los ciruelos están encendidos
y las lenguas baten
como serpientes en las brasas
la espiralera de pájaros

sus raíces
en los huesos.


http://elmomo.zoomblog.com/