BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 13 de marzo de 2012

6290.- JULIO CÉSAR POL

Julio César Pol , editor y economista. Nace en agosto de 1976, en Ponce, Puerto Rico. Es uno de los escritores y editores más influyentes de la promoción/generación de 2000. Cofundador de varios de los grupos literarios más relevantes de la década de 2000: El Sótano 00931, Colectivo literario, Botella al mar y La generación del nuevo ‘98. Fue Director de la revista El Sótano 00931 en el período de 2000 a 2007. Además fue Coordinador General de los encuentros de (De)Generaciones y editor de la antología Los Rostros de la Hidra.
Ha publicado los libros La guerra de las Galias (edición de autor) y La luz necesaria (2006) publicado bajo el sello editorial Isla Negra Editores. Además ha publicado en revistas internacionales como Desde el límite (2002), Borinquen literario (2004), Letras salvajes (2004) Hostos Review (2005), Aullido (2006) y Baquiana (2006). En su rol de editor publicó la antología Los Rostros de la Hidra. Pol obtuvo premios en los certámenes de ICPR Junior College, en los certámenes Universidad de Puerto Rico en Ponce, la Universidad Politécnica de Puerto Rico, el certamen del Círculo Jaime Marcano, el certamen del Círculo de Recreo de San Germán y el certamen de Olga Nolla de El Nuevo Día.

Además, es economista, posee una maestría en Economía en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras y actualmente cursa estudios doctorales en los Estados Unidos en este campo. En el área de economía ha publicado innumerables trabajos relacionados con los temas de crimen, economía subterránea, migración, suicidio y economía laboral.




El peso de la noche

A Melisa en una noche de Caracas



Desnudo
Con todo lo que puedo recordar de ti
Dándole paso en esta habitación hermética
Trayéndote desde tu cuerpo hasta mí
Entre muros de ciudades
Selvas y mares en fuego
Le doy la forma con la noche a tu perfil
Finjo tu cicatriz en mi mano
Te asigno la densidad de un sueño
De ficción ansiosa y dura
Es el peso de un cuerpo horizontal
Que indómito se contrae para tomarte la vida
Sumo el crepúsculo
Y la sombra de tu cuerpo resplandece
Y desde aquí quiebro con el verbo
este puñal violento que separa
a un mismo cuerpo
a la distancia








UTOPÌA


La luz necesaria.
La libertad precisa
y la negociable.


La salud, el techo,
un poco de pan,
y tú.


(2001)








MÁS...


"Ni más, ni menos. Más."
Blas de Otero


Mientras más nos quiten.
Más…
Con dientes de menos,
con palabras de más.
Más.


Si nos arrancaron nuestros hijos,
sin sangre viva, ni mujer.
Más fuertes que nunca,
más libres.
Más.


Mientras más sangre inocente,
mientras menos paz.
Más.


Sin techo, ni trabajo
alivianada es la carga,
más ligero el paso
adonde queremos llegar.


¿Con menos razones?
Con más…


Por mis muertos que me esperan,
por mis vivos por llegar,mientras menos nos dejan.
Más.


(2003)











POR LA RUTA DE LA ESCORRENTÍA


A Melisa porque me contienes


Catapulta


Y descubrimos esa vieja tecnología en los sexos. /
A rudos tropiezos adentramos pies y manos / a ese
acre color de eras / a esa oscura cabina de poca luz. /
Y tensamos con fuerza instrumentos. / Quebramos
engranajes. / Movimos con desespero ejes oxidados
/ y nos afanamos en la torpeza; / nos descubrimos en
la torpeza / tanteando a oscuras manuales: / el braille
en los poros que no entendimos. / Así de inexpertos /
nos decidimos a correr la máquina / que nos arrastró
por vicios / y entrecuerpos.








La despreciada del Jardín Cuadrado


A Mick Jagger


Morir lentamente
entre un orgasmo y un ataque cardíaco
en un camerino del Madison
inducidos por la viagra
y la entrepierna de una adolescente
en llamas.


El autógrafo sobre el seno izquierdo
se desvanece
entre tu sudor y sus gritos.










Long Island


A Federico


El amor es un desorden hepático. A veces, una dislocación craneal. La genialidad y la estupidez se transponen, y un tropiezo va tras otro, y otro. Te arrojas sobre la cebada fresca y la caña de azúcar. Vas calmando su recuerdo, sabes que la cirrosis son sus ausencias. Piensas en alcohol, los nervios se te relajan hasta el piso. Lentamente vas olvidando que la tarde no era amarilla, el nombre de tu madre, el cuerpo que tenías, que existes... Escapas fútilmente por el drenaje cibernético, y las cruces de teléfono, los grupos de autoayuda, y los portales pornográficos, y los comerciantes de cristo que llaman al frente, y el antidepresivo, y la cuenta de la luz que quieres que corten. La transubstanciación en el metano es nuevamente. A oscuras la botella gira -vacía- en contra del reloj, y no hay nada que te salve de ti.











EL OTRO LADO DE LA MANO


A Diana por todas esas noches
de hambres y sueños en que me mostraste la poesía


Alucina


Corre al boticario y alucina.
Lánzate a sus brazos como un niño.
Olvida tus problemas.
Siente cómo tu madre empuja
su teta en tu boca
hasta hacerte dormir plácidamente.


Aléjate del mundo
ahí está la esquina.
Haz parar el temblor que domina tus manos.
Sueña.
Introduce tu cabeza en la tierra ante la pesadilla.
Sueña
No se te ocurra abrir los ojos entre los gritos.









Sastre jurídico


Como los juristas
los poetas son malabaristas
del engaño.










Trapecio negro


El negro beso.
El oscuro trapecista
que se balancea con la lengua.




Tomado del libro idus de marzo (2008), Editorial Isla Negra, Colección Filo de Juego. Julio César Pol.