BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 14 de febrero de 2012

6041.- ALBERTO PELLEGATTA

De la nueva generación de jóvenes poetas italianos, Alberto Pellegatta (Milán, 1978), al decir del sumo poeta que es Maurizio Cucchi, es "una de las figuras principales".

No por nada el propio Cucchi no sólo ha prologado su primer libro de poemas (Mattinata larga, Lietocollelibri, Faloppio, Como, 2002), convirtiéndose así, como con respecto a otros jóvenes poetas, en un verdadero descubridor y maestro de las nuevas generaciones, sino que además lo ha incluido en esa interesante y muy útil antología, para todo lector italiano y extranjero, publicada por la editorial Mondadori en 2004: Nuovissima poesia italiana.

También ha sido incluido en la antología realizada por Mario Santagostini I poeti di vent'anni (Stampa, Brunello, 2000). Colaborador de las reconocidas revista literarias "Nuovi Argomenti" y "Caffè Michelangiolo" recientemente Pellegatta ha publicado en la importante y ya tradicional reseña literaria "Almanacco dello Specchio" (2010) una serie de poemas de los cuales aquí también damos cuenta con algunas de nuestras traducciones.

Alberto Pellegatta escribe poesías de amor, pero más que definir los rasgos del ser amado, apresándolo en las palabras, lo libera en la memoria de la magia de su circunstancia.
Esta casi cacería de lo indecible, de lo inasible, tiene siempre la gracia de un color, la fugacidad de una cadencia. Pellegatta lo sabe y no por nada el poema que abre su libro Mattinata larga dice: "La memoria tiene salas inmensas, / cuartos llenos de espejos, / polvo inaccesible. Pero, en cambio, / este instante es intermitente / como una imagen rota".

Pero aunque en la memoria, o mejor, en la memoria del presente ?que es a veces la poesía- la realidad sea una "imagen rota", el poeta con morosa persistencia reconstituye en el ámbito del poema, sin rastros de la ruptura, no la experiencia ya definitivamente quebrada, sino ese "no sé qué", esa parábola oculta, que la realidad no supo comprender, no supo conservar.

Poesía de amor, sí, y en buena hora, pero al mismo tiempo, en su cacería de una cadencia, de una atmósfera, de la "ocasión" diría Montale, un humilde amor por las cosas concretas, cotidianas. La "mermelada" de la mañana siguiente, la "baldosa" casual junto a la cama "de los suspiros", la "hierba seca bajo los pasos", los "balcones", las "ropas tendidas", el "metal oscuro" del cielo milanés. 

Pero a diferencia de las "ocasiones" montalianas, aquí ya no hay rastros de ninguna "inminencia", aquí todo es ya llano destino asumido, un tenso estoicismo descreído. La gracia de esta poesía está en esa dignidad y en su alegría consiguiente, más allá de este supuesto.

La poesía de Alberto Pellegatta es como una mano extendida que va rozando y modelando en la noche, o en la clara mañana, con sus dedos firmes y delicados al mismo tiempo, los mínimos accidentes y perfiles del rostro de su amor, del rostro y del halo que lo envuelve.







La memoria tiene salas inmensas,
cuartos llenos de espejos,
polvo inaccesible. Pero, en cambio,
este instante es intermitente
como una imagen rota.









Llega lenta la noche que he gastado
sobre los libros, y con el viento,
hace el agua más espuma.
Llega lenta la noche y el viento
tiene garras de vidrio y el gruñido
ronco del jabalí.
Llega lenta la noche,
mientras escuchamos pasar las motos
veloces con la ola de marea de sus motores.
Pasan, pasan resquebrajando el cielo.










De La salute (2004-2005)


In mezzo ma sgranata
raggiunge i nomi più alti del freddo.
Scende per le mappe del cielo. Passa
dallo sgabello ai pesci
al corridoio che sprofonda.
Progetta la fine della sciarpa
e brucia carta di Eritrea.


Se triste nel gelo gonfio e con le bende
—per scale buie e fumose o per leggi naturali—
si alza prima al mattino
per fare ancora meno.


En medio pero desgranada
alcanza los nombres más altos del frío.
Desciende por las mapas del cielo. Va
del tamburete a los peces
hacia el pasillo que se hunde.
Proyecta el fin de la bufanda
y quema papeles de Armenia.


Si triste en el hielo inflado y con vendas
—por escaleras oscuras y humosas o por leyes naturales—
se despierta pronto por la mañana
para hacer aun menos.










Incomincia in un posto di mare
o in mezzo a una pianura stretta ai laghi,
crede che per vivere si debba aspettare
l’anno prossimo, l’oltre futuro dei morti.
Che sono muffe nere nella testa.


Mentre la salute è un mistero sconcio, meraviglioso
e, finalmente, senza futuro.


Empieza en un lugar de la costa
o dentro un collar de lagos,
cree que para vivir hay que esperar
al próximo año, al más allá de los muertos.
Que son negros mohos en la cabeza.


Mientras tanto la salud es un misterio obsceno, maravilloso
y, finalmente, sin futuro.










Vedo dure campate di pietra
da questo schermo d’ingegno.
Sono le due direzioni
del corpo, elaborate e eventuali.
Salivano da una curva a dieci metri
dall’acqua, ferme all’albero vincolato
e ultramorto. I circuiti di siepi,
il grande salone del mondo e la veranda,
il posto delle seghe nella torre.


Negli anni sessanta è stata una casa
di cura, un posto imbiancato nel verde,
un acquario tiepido. I mobili non so,
sono spariti; le palafitte nel lago, per difendersi
e resistere, a noi non sono servite.
Ciò che rimane scende nel parco e nei vincoli
condominiali, insieme ai miei gattopardi.


Veo duras arcadas de piedra
en esta pantalla de ingenio.
Dos son las direcciones
del cuerpo, elaboradas y eventuales.
Subían de una curva a diez metros
del agua, parándose junto al árbol vinculado
y ultramuerto. Los circuitos de sotos,
el gran salón del mundo y la veranda,
el sitio de las sierras en la torre.


En los sesenta fue una clínica
un lugar pintado en el verde,
un acuario tibio. Los muebles no sé,
han desaparecido; los palafitos en el lago, para defenderse
y resistir, no nos sirvieron.
Lo que queda baja por el parque y los vínculos
del condominio, con mis Gattopardi.1










Si abbandona, senza peso né anima
all’acqua acrilica.
Fa il morto, mentre lo sfondo
ignora carpe e gatti, si sgonfia
e queste sponde inalano
un paesaggio di ossido e stelle


(dalla piscina al bosco, alla camera da letto, amore)


Così affonda nel corpo naturale
e il verde gli entra in circolo,
scivoloso e segreto.
Le scale sforano nel prato musicale
e il sole non serve più a niente.
Il canto, inquieto, segue una grammatica
primitiva, vegetale.


Questo progetto non prevede viali
né quadranti, né metropolitane
ma orizzonti allergici e luci elastiche.


Se abandona, sin peso ni alma
al agua acrílica.
Se hace el muerto, mientras el fondo
ignora carpas y gatos, se hincha
y estas orillas inhalan
un paisaje de óxido y estrellas


(de la piscina al bosque, a la cama, amor)


Así se hunde en el cuerpo natural
y el verde se le pone en circulación,
resbaladizo y secreto.
Las escaleras horadan el prado musical
y el sol no sirve para nada más.
El canto, inquieto, sigue una gramática
primitiva, vegetal.


Este proyecto no prevé avenidas
ni cuadrantes, ni subterráneos
sino horizontes alérgicos y luces elásticas.










a mio padre, architetto


I fenicotteri si allineano nelle saline
entrano nelle tue condutture.
La leva è in posizione, in scala,
gli idrocarburi radianti e gassosi
nella grande notte forata.
Raffineria del discorso, luna idraulica.


a mi padre, arquitecto


Los flamencos se alinean en las salinas
entran en tus conductos.
La palanca está en posición, a escala,
los hidrocarburos radiantes y gaseosos
en la grande noche horadada.
Refinería del discurso, luna hidráulica.










Fiumi lontanissimi, ricevete il paradiso,
nessun prato verrà meno ai suoi vermi.
Avremo dita così piccole da toccare
ghiandole e gangli
da schiacciare il pulsante dell’aria
condizionata, climatizzando la cronaca.
Soli come carie o mal di pancia.


Ríos lejanísimos, recibid el paraíso,
ningún prado faltará a sus gusanos.
Tendremos dedos así de pequeños para tocar
glándulas y ganglios.
Para apretar el botón del aire
climatizando la crónica.
Solos como caries y un dolor de estómago.






De L’appetito e il pasto – El apetido y la comida (1996-2004)


Girandole di gas nel vuoto concavo
che ci contiene tutti. Non c’è nessun centro e l’orlo
si cuce su se stesso. Il tempo è spazio che si espande.
Il tempo è fame e lo spazio è freddo. Abiterò
Infrastrutture luminose.
Saremo più lontani, i mondi dai mondi, infiniti.
E farà più freddo, fino a riassorbirsi dentro a un buco.
Oppure si riconcentrerà fino a riaccendersi.


Ma adesso, l’attimo presente, è la capitale del Tempo.


Girándulas de gas en el vacío cóncavo
que a todos nos contiene. No hay ningún centro y el borde
se anuda en sí mismo. El tiempo es espacio que se expande.
El tiempo es hambre y el espacio, frío. Habitaré
infraestructuras luminosas.
Estaremos más lejos, mundos de otros mundos, infinitos.
Y hará más frío, hasta reabsorberse dentro un agujero
O se reconcentrará hasta volverse a encender.


Pero ahora, el presente, es la capital del Tiempo.










Spaventosi silenzi primitivi
popolati da svelti passanti.


Sembrava che i buchi risucchiassero
anche la luce, invece trasmettono
informazioni all’universo.




Espantosos silencios primitivos
poblados de rápidos pasantes.


Parecía que los agujeros tragasen
también la luz, sin embargo trasmiten
informaciones al universo.










In mezzo a braci densissime,
per mutamento graduale e lento
o per spaventosi impatti siderali,
si è inclinata assumendo un moto
incongruo e complesso.
Tutte le storie dei mondi
si allontanano
in recessione, ammassi luminosi e granulari.
Riemergeremo dalle profondità dei suoi triangoli.


En medio de brasas densísimas,
por gradual y lenta mutación,
o por espantosos impactos siderales,
se inclina asumiendo un movimiento
incongruente y complejo.
Todas las historias de los mundos
se alejan
recesivas, aglomeraciones luminosas y granulares.
Volveremos a emerger de las profundidades de sus triángulos.2










Rughe


Si insinua il sospetto che la loro soluzione
sia la nostra rovina. Così si disfa il fuoco.
Un mulinello assorbirà ogni cosa
persino i baci della bocca. E il labirinto
affonderà nella siepe stessa. Così i pesci
saranno ferite dell’acqua, e sarà
il rumore delle foglie tra le foglie
come il sapore nell’aria del caffè, del tiepido
poltrire nel letto, ormai
sfuocato. Mentre
si consumano i denti. Eh, sì
ci pentiremo di ogni smorfia della bocca,
persino dei sorrisi disarmanti. Così
dice allontanandosi: A volte mi aiuta pensare
in decime di ottave, o guardare sul muro
le macchie di muffa che l’intonaco
trasforma in figure enigmatiche.


Arrugas


Se insinúa la sospecha de que su solución
sea nuestra ruina. Así se deshace el fuego.
Un remolino absorberá cualquier cosa,
hasta los besos de la boca. El laberinto
se hundirá en sus mismas paredes. Así los peces
serán heridas del agua, y será
el ruido de las hojas entre las hojas
como el olor del café en el aire, del tibio
holgazaneo en la cama, ya
desenfocado. Mientras
se consumen los dientes. Eh, sí
nos arrepentiremos de cada mueca de la boca,
hasta de las sonrisas que desarman. Dice
así alejándose: a veces me ayuda pensar
en décimas de octavas, o mirar en la pared
las manchas de humedad que el enlucido
muda en figuras enigmáticas.










Dal rosso al viola, al verde che rivela
il buio e riproduce messaggi viscosi.
Sotto c’è una schiuma
che muove i flussi senza senso.
Una musica liquefatta.
Relazioni e merende con soggetti
impredicati.
Sento in ogni cosa una perdita
mentre le spiagge si squagliano.


Del rojo al violeta, al verde que revela
la oscuridad y reproduce mensajes viscosos.
Abajo hay una espuma
que activa flujos eléctricos,
una música licuada.
Relaciones y meriendas con sujetos
sin predicado.
Siento en cada cosa una pérdida
mientras las playas se descuajan
ultravioletas.










Ha strade come anni, passaggi dappertutto
(Zola, Hugo, Poe, perfino Simenon)
è il luogo totale e complesso
dove si vivono le storie coi cappelli
le esperienze degli altri silenziosi,
le merende. Tutte le lotte
gli schianti le mode le terrazze
e sembra di assistere alla Storia. Quindi io
come prodotto finito, alla ricerca della formula
amorosa perfetta, del meccanismo terminale.


Tantas calles como años, pasajes por todos lados
(Zola, Hugo, Poe, hasta Simenon)
es el lugar frontal y complejo
donde se viven historias con sombreros
las experiencias de los otros silenciosos,
las meriendas. Todas las luchas
los estruendos las modas las terrazas
y parece asistir a la Historia. Y luego yo,
en la búsqueda de la fórmula
amorosa perfecta, del mecanismo terminal.