BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 12 de febrero de 2012

6023.- ALBERTO CUBERO




Alberto Cubero
Madrid, 1972
Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Carlos III de Madrid.
Ha publicado relatos y poemas en las revistas Nitecuento, (Barcelona, 2003-2004), Escribir y publicar (Barcelona, 2004), Shiboleth (Madrid, 2008) y Poeta de Cabra(Madrid, 2009).
Finalista en el Certamen Internacional de Relato «Art Nalón» (Langreo, 2006). Finalista en el Certamen de Poesía «Arte Joven Latina» (Madrid, 2006). Tercer premio en el Certamen de Poesía «Gabriel Miró», (Castell de Guadalest, 2007).
Ha participado en seminarios y talleres sobre filosofía, novela y poesía impartidos, entre otros, por Jorge Urrutia, Eugenio Trías, Miguel Casado, Juan Carlos Mestre o Eduardo Milán.
En 2008 publica su poemario PÁJAROS DE GRANITO acompañado en el mismo volumen por Pablo Martín Coble con PRIMERA PALABRA, dentro de la colección «Duetos de poesía» de Legados Ediciones.
Ha leído sus poemas en los recitales que organiza la librería Arranca Thelma (Madrid, 2008), en el ciclo Voces y poetas de Angelika Cinema Lounge (Madrid, 2009) y en el ciclo La voz y su sombra coordinado por el poeta Eugenio Castro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid (noviembre de 2009.
Libros publicados:
La República de la Imaginación (Legados Ediciones)
Pájaros de granito (Legados Ediciones)
LA TEXTURA METÁLICA DEL DOLOR. Poemas de Alberto Cubero/ Pinturas deLeandro Alonso (El Sastre de Apolinaire, Madrid, 2011)















El caballo herido que galopa en los amaneceres ha gritado tu nombre.
¿No lo has oído?
Ha sido un grito agudo, intenso, como salido de un dolor inconsolable.
¿No lo has oído?
Como el grito de la madre ante el hijo moribundo.
Después ha comenzado a llover ceniza.
Miras al cielo y no aciertas a explicarte el incendio, qué incendio
de abrazos interrumpidos.
Has recordado que hay una estrella que arde por cada corazón deshabitado.
Has recordado la luz vieja de las ciudades abandonadas 
y el olor amarillo de las flores pútridas.
El caballo herido que galopa en los amaneceres ha gritado tu nombre
y el pronombre que te habita cuando nadie te pronuncia.
¿Eres quien camina en las solitarias noches de invierno?
¿Eres el escultor de la nieve, el orfebre de la melancolía y de las fuentes
que la alimentan?
Llueve ceniza sobre las mujeres parturientas y sobre los ancianos 
enloquecidos, ceniza sobre los rostros de quienes han llorado 
el final de la música y la muerte del otoño.
Murió el otoño y el pájaro de la medianoche que cantaba las resurrecciones.
Y tú has acunado su cadáver entre los brazos, has acariciado 
las alas flácidas, has contemplado los ojos ya fugados para siempre.
El cielo se estremece, se estremecen las raíces del sauce y el corazón 
noble de los que hablan con las sombras.
Tañen las llagas azules de los labios sellados, tañe el olvido,
la metástasis que enferma las fotografías y los calendarios.
No amanece.
No amanece aún.
Pero una luz persiste en la búsqueda, en abrir camino, en ser camino,
en reinventar sin descanso las desinencias de los anhelos.
¿La ves? ¿Eres quien camina sobre la trémula cuerda de la esperanza?








Lo incierto es luz
raíz de la luz
olor a tierra mojada
horizonte es el tiempo
acantilado, tú.


(…)


Grita el pájaro de la locura.


Las paredes de cartón
son devoradas por la humedad.


Las llagas sangran alcohol.


El corazón del mundo respira
en el interior de una botella.


Sueña el pájaro de la locura
con las ancestrales manos del dolor.


La aurora no volverá a hacer nido
sobre los tejados de las catedrales.


(…)


Transitas los arrabales
del corazón
desconoces el camino
de regreso
a dónde.


(…)